Marcha y misa en San Martín a dos semanas de las muertes por la cocaína adulterada

En un encuentro que reunió a representantes de diferentes iglesias y a organizaciones sociales, el pedido fue «salud, paz y trabajo» para los barrios vulnerables.


Este miércoles 16 de febrero, a pocos días del episodio de la cocaína adulterada que dejó 24 muertos en el conurbano bonaerense, se realizó una marcha y una misa ecuménica en la localidad de José León Suárez, partido de San Martín.

La concentración, que comenzó en la Plaza 5 de Noviembre, ubicada en Artigas y 21 de Junio, se dio en el marco de la campaña «Comunidad para la Prevención del Consumo» y culminó en el mástil de Suárez. El pedido principal: paz, salud y trabajo en los barrios vulnerables.

Del encuentro participaron representantes de las iglesias Católica, Luterana y Evangelista, junto a organizaciones sociales que trabajan en los barrios populares de la zona como el Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la 26 de Julio, el Movimiento Popular la Dignidad, Tres Banderas, entre otros.

«Fueron dos semanas muy difíciles, y son tiempos muy difíciles para nuestras comunidades y nuestros barrios, pero decidimos construir un antes y un después a partir de la tragedia de cocaína adultera», expresó en diálogo con QUE PASA Leonardo Grosso, diputado nacional y referente del Movimiento Evita.

En ese sentido, manifestó que «queremos entre todas las organizaciones salir a abrazar a nuestros pibes y nuestras pibas que tienen problemas de consumo y poder construir respuestas comunitarias a una problemática que está muy extendida en San Martín y en cada uno de nuestros barrios».

«Le estamos dando inicio a esta campaña, con la decisión de todos los miércoles generar distintas acciones que nos permitan charlar del tema y construir salidas colectivas», afirmó Grosso, y dijo que los vecinos de los barrios tienen «descreimiento porque muchas veces la política mira para otro lado: la justicia y la policía es parte del problema, por eso apostamos a la salida comunitaria para construir confianza».

La misa tuvo a representantes de distintas religiones y credos. El padre Andrés Benítez y el padre Adolfo Benasi, de la iglesia católica; el pastor Gustavo Gómez, de la iglesia luterana; y los pastores Mario Scilliario y César Martínez, de iglesias evangélicas.

FUENTE: Que Pasa Web