Archivo de la etiqueta: Juan Cabandié

«Repudiamos el proyecto de ley de humedales de Cabandié que mutila el proyecto consensuado.»

Las organizaciones que conformamos la Red Nacional de Humedales, que impulsamos el proyecto consensuado de Ley de Humedales, denunciamos y repudiamos la estrategia llevada por el Gobierno Nacional, mediante el Ministro Juan Cabandié, en coordinación con el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA).

Así, Ambiente promueve un proyecto de ley que permite explotar humedales, restringe el alcance de su protección y está hecho a medida de los sectores que los destruyen. Un texto que contradice y minimiza el proyecto consensuado por organizaciones, científicos y científicas sin conflictos de interés y legisladores.

La semana pasada, el Ministerio de Ambiente anunció la presentación de un proyecto de Ley de Humedales acordado en el marco del COFEMA (cargos políticos designados a dedo por gobernadores).

El ministro Juan Cabandié con tono triunfalista declaró que se trataba de un “hito en el consenso federal” y pretendió arrastrar en su maniobra a las organizaciones sociales al afirmar que fuimos parte de un proyecto regresivo en materia ambiental, escrito a puerta cerrada, con un único interlocutor, los estados provinciales, buenos alumnos del poder económico.

Queremos dejar muy claro que este acuerdo de cúpulas no tiene apoyo alguno de la ReNaHu ni del resto de las organizaciones ecologistas y calificar tajantemente como una mentira estratégica que este vaciamiento del proyecto de ley de presupuestos mínimos de protección de Humedales haya sido con nuestro consentimiento.

El proyecto que apoyamos es el que construimos en los territorios junto con la ciencia digna y es el texto que recoge el dictamen unificado aprobado en 2020 por la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano con la firma de 23 diputadas y diputados de diversos bloques, un texto que representó un acuerdo histórico y una labor de más de un año entre organizaciones, científicos y científicas y asesores para arribar a un texto común, que abrevó de los extensos debates parlamentarios, conformó un amplio consenso sobre sus alcances y definiciones y resultó muy claro desde el punto de vista técnico sobre qué define y caracteriza a los humedales y los alcances de los servicios ecosistémicos que deben respetarse como un piso mínimo.

Este proyecto de amplio consenso, perdió estado parlamentario en la Comisión de Agricultura y Ganadería de Diputados, presidida por el correntino Pitín Aragón, que jamás lo trató.

Fue vuelto a presentar en conjunto con numerosas organizaciones, el 2 de marzo de 2022, por intermedio del diputado nacional Leonardo Grosso con otros 36 legisladores.

Cuatro meses después, en un bochorno pocas veces visto en el Congreso, aún no tiene giro a comisiones por parte del responsable de esa faena, Sergio Massa, presidente de la Cámara.

Esto confinó al proyecto consensuado a un limbo administrativo ya que es imposible conocer a qué comisiones exigir un plenario para su tratamiento.

Se trata de un texto que claramente, cómo se expresa en sus fundamentos, ha logrado obtener un consenso casi sin precedentes en la historia legislativa nacional, para el que se destinaron largas horas de audiencia y ha logrado adhesiones y respaldo de organizaciones de la sociedad civil, científicxs, investigadorxs, profesionales y especialistas, movimientos sociales, campesinas/os e indígenas, asambleas, colectivos, entre otros.

Vale recordar que la indigna actitud del ministro Cabandié y de Gabriela González Trilla, de ignorar la labor, la constancia y la necesidad de organizaciones y asambleas territoriales de promover un proyecto de ley que proteja a los humedales y garantice un piso de derechos para la preservación de la vida; esta actitud centrada en atender únicamente a las cúpulas políticas, registra el triste antecedente del senador de Juntos por el Cambio, Alfredo De Angeli, que también se jactó de lograr consenso con un organismo restringido a la voluntad popular como el COFEMA.

En ambos casos, a favor del poder económico y en desmedro del interés común.
Desde Renahu consideramos que este nuevo intento de destrozar la iniciativa de una ley de protección de humedales desde los territorios va de la mano con el avance de las actividades destructivas que los ponen en riesgo, y con ellos, nuestro futuro pues la economía (y nuestra calidad de vida) depende de la naturaleza y nunca al revés.

FUENTE: @ReNaHu

Van a reparar la estación que mide la contaminación de la ex Botnia

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, se reunió con el intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, y firmaron un acta de entendimiento para articular acciones de monitoreo de calidad del aire.

En este orden, se comprometió la financiación para el arreglo de la estación que Comisión Nacional de Energía Atómica situó en el balneario El Ñandubaysal. La idea es volver a controlar las emisiones contaminantes de la pastera finlandesa UPM ex Botnia, ubicada en la vecina ciudad uruguaya de Fray Bentos.

En este acuerdo, se indicó oficialmente, se avanzará en la puesta en funcionamiento de la Estación de Monitoreo Continuo de Calidad del Aire en la Municipalidad de Gualeguaychú con equipamiento que cumpla con la normativa de referencia de la agencia estadounidense de Protección Ambiental. Además, se iniciará el proceso técnico y administrativo para la transferencia del dominio de los equipos a dicho municipio.

La mencionada estación funcionó durante el período 2009-2013 en Ñandubaysal con equipamiento de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el monitoreo se realizaba a través de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). El arreglo de los equipos será financiado por el Ministerio de Ambiente nacional y las tareas de control del aire serán realizadas por el municipio, para lo que se contará con el trabajo de dos profesionales de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

Previo a la firma, representantes de la cartera de Ambiente y de la CNEA visitaron Gualeguaychú a fin de evaluar las condiciones del sitio para emplazar el equipamiento.

Acompañaron a Cabandié en el encuentro Soledad Cantero, jefa de Gabinete del Ministerio, Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental, y Jorge Etcharrán, subsecretario de Fiscalización y Recomposición.

Cuarto intento para la sanción de una Ley de Humedales

Con los incendios en Corrientes como telón de fondo, el martes volverá a presentarse el mismo texto que perdió estado parlamentario recientemente. El Ministerio de Ambiente también cocina un proyecto. La demanda en el país lleva una década.

Tres veces cayó el tratamiento de la Ley Nacional de Humedales en la Argentina. En las dos primeras ocasiones (2013 y 2016) el proyecto llegó a la media sanción. A fines de 2021 perdió estado parlamentario sin siquiera eso, y luego no fue incorporada al temario de sesiones extraordinarias, por lo cual volvió a foja cero.

Diputados del oficialismo volverán a presentarlo este martes por la vía administrativa y el miércoles habrá una presentación pública a la que están convocadas la comunidad científica y organizaciones socioambientales. El texto es el mismo que hace poco quedó fuera de juego. «Fue resultado del debate y un acuerdo enorme en términos políticos.

No queremos que pase todo de vuelta, echar a perder la enorme discusión que hubo», explica a Página/12 el diputado Leonardo Grosso, quien hasta el año pasado presidió la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano. A su vez, el Ministerio de Ambiente trabaja en un proyecto propio desde comienzos de febrero.

Los incendios en Corrientes volvieron a poner en evidencia la necesidad de la ley. En esta «re-presentación» la intención es reunir la firma de diputados de distintas bancadas, «porque fue un proyecto que apoyaron todas», aunque el contexto político es otro ahora debido al recambio de legisladores. Ya cuenta con 20 firmas del Frente de Todos. El miércoles el acto será en una de las salas del anexo C de la Cámara Baja.

En agosto de 2020 miles de personas cortaron el Puente Rosario-Victoria para manifestarse contra los incendios en el Delta del Paraná y exigir una norma que protegiera a los humedales. En noviembre del mismo año la comisión de Ambiente dio dictamen de mayoría sobre el proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para el Uso Racional y Sostenible de los Humedales. Diez textos habían sido unificados. Al perder estado parlamentario la propuesta se encontraba en la comisión de Agricultura y Ganadería.

¿Por qué el tratamiento de la Ley de Humedales cayó por tercera vez?

¿Por qué se llegó a la instancia de que la ley cayera por tercera vez? Esto responde Grosso: «En Agricultura siempre hay lobby. Es la comisión que no da paso a esta ley y no la trata. Los diputados no quieren asistir a ese temario, se rehúsan a ponerlo, los presionan en sus provincias los diarios y cada grupo concentrado instalando la idea de que esto frena la producción. El lobby más oculto es el de la minería, que usa otras estrategias». Uno de los señalados como responsable de la caída del proyecto es el correntino José Ruiz Aragón, del FdT, en su momento titular de la comisión en la que el texto se estancó, actualmente senador provincial. «No creo que sea responsabilidad de un diputado. Hay una responsabilidad institucional y una falta de formación por parte del conjunto de la dirigencia política; formación que melle el discurso de que la ley es prohibitiva de la actividad económica.

Hay una falta de conciencia general en temas ambientales en los sectores que tienen representación política.

Hace dos años venimos con restricciones terribles que han destruido nuestra economía. La pandemia hizo desastres. Y la covid es un virus de origen zoonótico: eso debería llamar la atención de todos nosotros.»

La importancia de una Ley de Humedales

De acuerdo a la síntesis de referentes de las organizaciones comprometidas con el tema, algunos puntos cruciales de la norma son: la regulación de las actividades que se realizarían en humedales, la transferencia de recursos del presupuesto nacional hacia las provincias para mejorar la gestión de estos ecosistemas, la creación de un inventario y la apertura de espacios participativos en los cuales se diseñe el ordenamiento territorial. La caída por tercera vez de la iniciativa generó una honda sensación de frustración tanto en las organizaciones ambientalistas como en referentes de la ciencia, sobre todo porque era una promesa de campaña.

El proyecto que cayó y que vuelve a presentarse tiene un camino de «cuatro audiencias públicas, dos reuniones de comisión de diputados, exposiciones de más de 60 personas de 18 provincias, de la comunidad científica, las organizaciones, los pueblos campesinos e indígenas, las comunidades de la agricultura familiar, los sectores que desarrollan sus actividades en humedales, como los desarrolladores inmobiliarios y del negocio forestal y la Sociedad Rural». El único ámbito que no quiso sentarse a discutir fue el de la minería. Se conformó un comité de científicos que mantuvo 15 reuniones con asesores. El dictamen de Ambiente fue de mayoría, con una disidencia parcial. «El Frente de Todos, Cambiemos, los bloques peronistas apoyaron.

Hay un proceso muy sólido», agrega Grosso. El texto cuenta con el aval de las organizaciones ambientalistas y recoge, de algún modo, todos los debates que se dan desde 2013. Por todos estos motivos, el planteo de presentarlo tal como está.

El proyecto del Ministerio de Ambiente

Días después de que la ley quedara fuera de juego, el Ministerio de Ambiente anunció el inicio de un debate para otro proyecto con el mismo fin, lo que generó desconcierto e incluso malestar en organizaciones como la Multisectorial por la Ley de Humedales, que se expresó en sus redes al respecto. «No lo conozco (al proyecto). No estoy en contra, pero creo que el Ministerio debería respetar la instancia de debate que ya hubo», opina Grosso.

Fuentes de la cartera que conduce Cabandié confirmaron a Página/12 la intención de elaborar un nuevo proyecto, que se debatirá en el marco del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema). Informaron que están «convocando a todos los sectores, a las organizaciones ambientalistas, las provincias, científicos y también a los sectores de la producción para la elaboración de un proyecto de ley que sintetice todas las miradas e intereses» y, así, «construir consensos». Un rumor indica que Ambiente podría tomar como base el documento ya consensuado.

El viernes representantes de organizaciones socioambientales se reunieron con Grosso y sus asesores. Emilio Spataro, fundador de Guardianes del Y’Verá e integrante de la Red Nacional de Humedales (ReNaHu), participó y también viene sumándose a los encuentros con autoridades de Ambiente. «Se le ha dicho al Ministerio que ya no hay nada que discutir, que la discusión está más que cerrada. Lo que hay que hacer es avanzar y no dilatar más», protesta. Ante este cuarto intento, concluye: «No hay una política hacia los humedales desde el gobierno nacional, sino iniciativas parciales y aisladas. Hay que empezar a implementar políticas porque estamos en una crisis climática de la cual Argentina es víctima».

FUENTE: Página 12

El incendio en el Delta de San Fernando ya fue extinguido

Embarcaciones y aeronaves que operan en la zona informaron que ya no se detectan focos activos. Los Bomberos de San Fernando junto a distintas áreas de la Nación y la Provincia, con la colaboración de personal municipal, trabajaron durante más de 3 días entre los arroyos Felicarias y Fredes.

Tras un gran trabajo de los Bomberos de San Fernando, la Nación, la Provincia de Buenos Aires, los vecinos de la zona de los arroyos Felicarias, Fredes, Estudiantes y Paraná Miní, y personal del Municipio de Defensa Civil, Medio Ambiente y Salud en Islas; fue constatada la extinción del foco de incendio en la 2da Sección del Delta sanfernandino.

El Director Gral. de Políticas Ambientales del Municipio, Gabriel Tato, valoró la labor de quienes participaron en el operativo: “Después de una ardua lucha por agua, tierra y aire tenemos la satisfacción de que el fuego haya quedado extinto. En una época compleja por las temperaturas y dificultades hídricas de nuestro Delta, hombres y mujeres, funcionarios y equipos especializados dejaron todo lo humano y técnico para salvaguardar la vida y las casas de nuestros vecinos”.

Tato completó: “Solo agradecer a los Bomberos de San Fernando y a las autoridades nacionales y provinciales, el Gobernador Axel Kicillof, el Ministro de Seguridad Sergio Berni, el Ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié y su Vice Sergio Federovisky, que a través de sus expertos y equipamientos contribuyeron para que hoy podamos pasar un fin de año tranquilos y con nuestras familias».

Al respecto, el Jefe de Cuerpo de Bomberos Voluntarios sanfernandinos, Fernando Albanesi, confirmó la noticia: “Los integrantes de nuestra brigada círcularon embarcados por la zona y no divisaron focos activos. Se entrevistaron con vecinos de la zona y dejaron el contacto ante cualquier emergencia. Sabemos que será un verano caliente, con bajantes que harán que se vuelva a complicar, pero estamos preparados para responder”.

Desde el martes 28 de diciembre el incendio transcurrió monte adentro, en una zona de difícil acceso y complicada por la bajante de agua, altas temperaturas y viento no favorable, una situación que es la misma en todo el Delta de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires. El jueves se había logrado controlar y tanto los isleños como sus viviendas se encontraban fuera de peligro. Este viernes fue confirmada su extinción total.

En el lugar trabajaron la infantería de Bomberos, aviones hidrantes del Servicio Nacional de Manejo del Fuego del Ministerio de Ambiente de la Nación y helicópteros del Ministerio de Seguridad bonaerense y la Prefectura Naval Argentina.

Se presume que el siniestro habría sido intencional y ya hay una línea de investigación abierta para encontrar a su responsable. En ese sentido, el Municipio colaborará con la Justicia.

«El único camino a contemplar es la Ley de humedades, necesitamos controlar los humedales»

Cabandié sobre los carpinchos de Nordelta: «Tenemos que alejarnos de la banalización del tema»

Cabandié destacó que su cartera se encuentra trabajando en el tema para darle una solución «en estas semanas»

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible consideró que el traslado de estos animales «no es la mejor ni la única opción» y señaló la necesidad de poder regular los humedales y tener un inventario nacional de los mismos.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, pidió este lunes alejarse «de la banalización del tema» de los carpinchos tras la aparición de estos animales en la urbanización Nordelta, en el partido de Tigre, al tiempo que dijo que no cree que sea «la mejor opción o la única opción» trasladarlos de ese lugar.

«Cuando hablamos de carpinchos en Nordelta tenemos que alejarnos de la banalización del tema, hay que utilizarlo para avanzar con el cuidado de los diversos ecosistemas», destacó el funcioonario nacional en declaraciones a radio La Red.

En ese marco, amplió: «Hablar de carpinchos es ejemplificar la necesidad de poder regular los humedales, de tener un inventario nacional de humedales y tener en cuenta lo que se ha significado el avance de barrios privados y la actividad productiva sobre ecosistemas que son humedales y son tan necesarios para la regulación de agua, para evitar inundaciones para la calidad de agua».

En tanto, Cabandié señaló que es posible hacer un traslado de los carpinchos pero «no creo que sea la mejor opción o la única opción».

«Hablar de carpinchos es ejemplificar la necesidad de poder regular los humedales», sostuvo Cabandié

«Tenemos que acostumbrarnos a vivir con las especies autóctonas; me parece que los barrios deberían tener una actitud de manejo de especies nativas, lo que va a poder permitir tener una convivencia armónica», agregó en ese sentido.

Asimismo, el funcionario destacó que su cartera se encuentra trabajando en el tema para darle una solución «en estas semanas» y señaló que el Delta en su conjunto es el hábitat del carpincho y que, si hay un exceso de ejemplares, el Ministerio de Ambiente puede tener una intervención pero no erradicarlos.

Sobre los incendios forestales que se registran en diferentes territorios del país, expresó que hay una serie de factores que influyen, como una época de sequía acumulada, estrés hídrico, falta de agua en algunas regiones, la falta de nevadas y factores climáticos como falta de humedad o calores que no se corresponden con el invierno.

Todo esos factores, remarcó, «favorecen focos ígneos que se van trabajando y combatiendo»

«El único camino a contemplar es la Ley de humedades, necesitamos controlar los humedales», enfatizó el ministro.

FUENTE: Télam

Arde la Patagonia: en 2021 el ecocidio no se detiene

Los incendios forestales intencionales en siete localidades de la Patagonia arrasaron más de 300 viviendas, dejaron heridxs, evacuadxs y 15 personas desaparecidas. Las más perjudicadas son las comunidades de pueblos originarios.

Foto: Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir

“Es insoportable el humo. Todo oscuro. Se cortó la luz. Es desesperante. Estoy sin internet”

“Bolsón, El Hoyo, Golondrina, Maitén. Está ardiendo todo”.

“Siendo las 2:14 está lloviendo. Nos relajamos pero sigue el viento. Apenas aclare, mi hermano saldrá a ver si quedan animales vivos. Les agradezco infinitamente cada mensaje de apoyo. Se sintió la fuerza que mandaron. Rume mañum”.

Los mensajes llegan desde el Lof Cañio Pangui Wingkul, Cushamen, al norte de la provincia de Chubut. Los recibe una periodista en la Ciudad de Buenos Aires y se encarga de difundirlos en todos los grupos que puede. La que escribe es la werken (vocera) mapuche Marilyn Cañio, quien también forma parte del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir.

El año pasado los incendios forestales intencionales destruyeron un millón de hectáreas en todo el país. Sólo en la región del Delta del Paraná (Cuenca del Plata) se consumieron 300 mil.

A fines de enero de este año, un incendio forestal afectó por 40 días a El Bolsón, en Río Negro. Este domingo los focos se reavivaron en la Patagonia: específicamente en las provincias de Río Negro y Chubut.

Para el martes por la tarde las llamas alcanzaron, en pocas horas, a siete localidades de la llamada Comarca Andina: Las Golondrinas, El Hoyo, Epuyen, Cholila, El Maitén, Cerro Radal y El Bolsón. A 70 kilómetros de El Maitén, Marilyn enviaba mensajes pidiendo ayuda y difusión.

“Hasta ayer martes 9 se habían quemado 7.500 hectáreas. Ya durante enero y febrero se habían quemado más de 40 mil. El fuego comienza a amenazar las zonas urbanas llegando a viviendas. Y ha provocado, además de daños materiales, personas heridas”, informaron desde la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones.

“Todos los focos los activan intencionalmente y en puntos estratégicos. No se puede creer cómo nos dejan abandonados. Todavía estamos buscando familiares”, dice a Cosecha Roja Maia, de la organización Defensa del bosque El Bolsón.

Desde el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir difundieron un comunicado que más que comunicar implora ayuda: “En el lugar trabajan 40 brigadistas de manera terrestre pero hacen falta más recursos con urgencia. Las autoridades dicen que la población no tiene que preocuparse, que el fuego no llegará a zonas urbanas, como si la urbanidad fuera lo único a proteger mientras son nuestros territorios ancestrales los que continúan asesinando”.

El fuego barrió con todo: viviendas, animales y forestación. Según los números oficiales, hasta el momento hay 15 personas desaparecidas y más de 300 viviendas afectadas.

Este miércoles al mediodía, antes de viajar a El Bolsón, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, dio una conferencia de prensa. Anticipó que presentará una denuncia penal para que la Justicia investigue lo sucedido e identifique y castigue a los responsables de los incendios.

“Hubo una intencionalidad expresa y sabiendo bien lo que hacían”, dijo el ministro. “Estamos en un contexto de cambio climático donde en la región alcanzan picos históricos de acumulacion de material combustible. Por lo tanto, sumado a las temperaturas, al viento de ayer, las condiciones son propicias para la expansión de ese fuego”, agregó.

Desde el Ministerio pusieron a disposición un avión Hércules que reclutó unos 40 brigadistas en varios puntos del país, para sumar a lxs 60 que ya están trabajando en la zona. En el lugar trabajan además tres aviones y dos helicópteros. Cabandié se justificó: “Si hay un fuego simultáneo y se da en siete localidades al unísono, no alcanzan los recursos para combatirlo”.

La Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) publicó hoy un comunicado en el que denunció el desfinanciamiento del Sistema Nacional de Manejo del Fuego. “Cuenta tan solo con el 0,003% del presupuesto del año 2021, monto que cayó desde el 0,01% en 2017”, detallaron. Y destacaron que “entre 2017 y 2019, el 20% de los fondos no se ejecutaron, mientras que en 2020 no se ejecutó el 37% del presupuesto”.

Ecocidio y terricidio

La magnitud que vienen teniendo los incendios forestales y sus consecuencias ambientales pusieron en agenda el año pasado un concepto que muchxs nunca habían escuchado: ecocidio.

En los hashtags, en los comunicados de las organizaciones ambientalistas y en sus banderas el término es ineludible.

¿Pero cuándo y dónde surgió el concepto? Julián Monkes, licenciado en Ciencias Ambientales y docente de la UBA, cuenta que data de principios de los ‘70 en Estados Unidos en un contexto de Guerra Fría y Guerra de Vietnam. “Los primeros movimientos ambientalistas masivos surgen en el seno de los movimientos antibélicos. Claro que existían personas y referentes del ambientalismo, pero lo masivo se remonta a las marchas por la paz”, dice.

¿Qué tiene que ver el medio ambiente con la guerra? “Surge la idea de que las guerras o las armas de destrucción masiva pueden generar devastaciones en los ecosistemas. Y ahí empieza a usarse el término ecocidio como un crimen: el de destruir el sostén del sistema de vida del planeta”.

Muchas comunidades originarias, eligen hablar de terricidio. ¿Cuál es la diferencia? “Las comunidades lo resignifican porque usar el concepto de territorio es muy distinto a usar el de ecosistema”, aclara Monkes. Mientras el ecocidio es mucho más biofisico, el terricidio hace referencia a la destrucción de los territorios. “El territorio es eso: la construcción de un lugar en términos de donde una comunidad echa sus raíces. La destrucción no es sólo biofísica, sino que también se destruye culturalmente. Eso es el terricidio”.

FUENTE: La Vaca

Cabandié sobre los incendios: “fueron intencionales y la Justicia debe investigar a sus responsables”


En conferencia de prensa, el Ministro de Ambiente, Juan Cabandié pidió a la Justicia que investigue quiénes son los responsables ya que explicó que “fueron intencionales porque nos basamos en el tipo de fuego y en los registros de la zona. Eso si, no sabemos quiénes son los responsables. Esa es una tarea que debe hacer la Justicia. Me llama la atención como en tres horas, se incendiaron siete localidades de forma simultánea. No conozco las razones“

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié confirmó la llegada de más brigadistas para combatir el fuego en El Bolsón

En la tarde de ayer, se activaron incendios forestales en las localidades de El Bolsón y El Hoyo (Río Negro), Golondrinas, cerro Radal, Cholila, El Maitén, Lago Puelo y Epuyén (Chubut). El viento propagó las llamas rápidamente, arrasando bosques y viviendas. Hay cientos de familias evacuadas y heridos.

Frente a los incendios que afectan a Río Negro y Chubut, la Nación envió esta mañana: 2 helicópteros, 3 aviones hidrantes, 12 autobombas, vehículos de apoyo y 62 brigadistas convocados por el SNMF.

La gente de la zona sigue pidiendo ayuda. Muchas personas perdieron sus viviendas.

Los tiempos de la Justicia. “Lamentablemente, eso ya lo vivimos con lo que nos pasó con el Delta del Paraná que se incendiaba con fines comerciales y la Justicia era muy lenta y nunca daba con ninguno de ellos, a pesar de que por nueve meses hubo focos. Tanto a la provincia de Rio Negro como de Chubut pedimos a las autoridades de los juzgados federales que actúen con celeridad para que den con los responsables de este ecocidio”, dijo hace unos minutos Cabandié en conferencia de prensa.

Ante la pregunta de los periodistas de cuál sería la respuesta, el funcionario, que anunció que viajrá en unas horas a la zona, detalló: “sancionar una mejora de los bosques nativos porque de esa manera estaríamos restringiendo la pena. Las quemas y la deforestación son las que arrasan con los bosques nativos. Mejorar la ley es uno de los objetivos porque ya que tiene 14 años. En 70 años, nos quedaríamos sin bosques nativos si seguimos asi. Me he comunicado con Sabina Frederic (ministra de Seguridad de la Nación), y gendarmería esta desde anoche en la zona”.

También aclaró que la modificación de la ley de manejo del fuego “ha servido muchísimo”.

Más presupuesto. Desde Greenpeace Argentina piden ampliar los fondos y la infraestructura destinados a la prevención y lucha contra el fuego; que se cataloguen como delito penal a los desmontes y los incendios forestales; y que se obligue a los responsables a la restauración de los bosques nativos destruidos.

Lo mismo piden desde Jóvenes por el Clima: “después de un 2020 de incendios récord, en 2021 se continúa desfinanciando el Sistema Nacional de Manejo del Fuego. El Presupuesto aprobado para el año 2021 indica que el Sistema Nacional de Manejo del Fuego contará con $282 millones, lo que representa sólo un 0,003% del presupuesto total. El presupuesto total del año 2021 duplica el del 2020. Sin embargo, el presupuesto para el fuego se mantuvo igual. Eso implica una reducción del 50% en términos reales de la plata para combatir los incendios. Exigimos urgente que aumenten el presupuesto destinado al Sistema Nacional de Manejo del Fuego para tener aviones hidrantes, infraestructura, personal y control territorial para detectar potenciales incendios antes de que se produzcan”.

FUENTE: Radio Perfil

Cabandié: «Apagar un incendio en el Delta del Paraná cuesta 20 millones por día»

El ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, aseguró hoy que «apagar un incendio en el Delta del Paraná cuesta 20 millones por día» y se quejó por la falta de avances de la Justicia para determinar responsabilidades.

Según el funcionario nacional, los incendios del Delta de Paraná «(los) apagamos y a los tres días vuelven a encenderlo».

«Nos encantaría saber quiénes son los responsables de los incendios, pero eso le corresponde a la Justicia», añadió.

En ese marco, en diálogo con Radio Continental, el titular de la cartera de Ambiente manifestó que «la Justicia tiene que determinar quiénes son los dueños, realizar imputaciones, indagatorias, procesamientos, detenciones en caso de tener todos los elementos para resolver de esa manera, y esto no sucede».

Cabandié adelantó que «hay datos sorprendentes de quienes son los que queman y esas personas son las dueñas de las tierras».

Según Cabandie el 95 % de los incendios son intencionales.

Además, contó que hubo entre 14 o 15 imputaciones en Paraná, Entre Ríos, pero el juez que entiende en la causa «no resuelve, se excusa y dice que no tiene todos los elementos; es insólito».

«La deforestación es un grave problema», aseveró el ministro y remarcó que los incendios afectan nueve provincias tanto por factores climáticos como por causas intencionales.

«El 95% de los fuegos son con intencionalidad por distintos motivos: por especulación inmobiliaria, por uso y costumbre del sector agropecuario; y eso hace que la situación sea compleja porque no hay precipitaciones y porque hay mucho material combustible acumulado en distintas provincias», añadió.

El funcionario nacional también dijo que «la especulación sojera o ganadera en la mayoría de los casos» es la responsable del desmonte, y que por esa razón su objetivo es fortalecer a los «dueños o habitantes de tierras para que en vez de ir al lado ganadero o sojero pueda tener otras herramientas productivas».

FUENTE: Télam

Incendios sin control en San Luis | Se desconoce la cantidad de hectáreas quemadas

Ayer por la tarde se vivió un momento de mucha tensión cuando se evacuó totalmente un hospital materno infantil. En Córdoba, la situación mejoró en relación a la del viernes, pero todavía hay diez focos activos. Cabandié consideró que es «muy bueno» el proyecto que presentó Máximo Kirchner para proteger a los ecosistemas.

Incendios en Córdoba – Imagen NA

Numerosos focos de incendios que asolan a la provincia de San Luis desde hace diez días, sin provocar víctimas ni heridos pero sí daños materiales, destrucción de flora y mortandad de animales, siguen sin estar controlados y se desconoce la cantidad de hectáreas quemadas, informaron hoy las autoridades.

Ayer por la tarde se vivió un momento de mucha tensión cuando se evacuó totalmente el Hospital Materno Infantil «Teresita Baigorria», localizado al norte de la ciudad de San Luis, debido a que las llamas de los incendios desatados en la sierras cercanas al edificio llegaron hasta su playa de estacionamiento.

Todos los pacientes fueron trasladados para evitar que se vieran afectados por el humo y las cenizas, y están internados en establecimientos sanitarios públicos y privados, según informó la titular del Comité de Crisis local, María José Zanglá.

Se trata de 72 pacientes, de los cuales 15 se encontraban en estado crítico en terapia intensiva neonatal, 17 eran recién nacidos que estaban junto a sus madres y 40 mujeres, algunas a punto de dar a luz.

Los incendios están afectando a la ciudad capital, a Juana Koslay, distante 15 kilómetros de San Luis, y a Papagayos, Villa del Carmen, El Morro y Villa Larca, en las zonas norte y noreste de la provincia.

El Jefe del Programa San Luis Solidario (ex Defensa Civil), Damián Gómez, dijo hoy a Télam que el fuerte viento complicó todas las situaciones e impidió la acción de aviones hidrantes que no pudieron despegar por las condiciones meteorológicas.

Gómez añadió que las ráfagas variaban constantemente de dirección, y las llamas estuvieron cerca de muchas viviendas en los lugares donde se desarrollaron estos procesos ígneos, que fueron contaminados por el humo y las cenizas.

Asimismo, indicó que en Papagayos y Villa del Carmen la situación continúa siendo crítica con focos de incendios activos, mientras que en El Morro y Villa Larca estiman que en 48 horas pueden quedar controlados.

El Morro se encuentra 100 kilómetros al norte de San Luis, mientras que Papagayos, Villa del Carmen y Villa Larca se ubican 200 kilómetros al noreste de la capital puntana.

En la lucha contra los incendios están participando 1.200 brigadistas de distintos cuerpos de bomberos y de Vialidad provincial, destacó Gómez.

En Córdoba

En tanto, unos diez focos de incendios de mantienen activos hoy en la provincia de Córdoba, en tanto que el fuego de mayor importancia se ubica en el departamento Cruz del Eje, al tiempo que regresaron a sus hogares las familias que ayer fueron evacuadas preventivamente en la localidad de Cruz de Caña, según la información oficial.

“Hoy tenemos una situación más tranquila con respecto a la jornada de ayer, pero aún tenemos entre ocho y diez puntos calientes en donde estamos trabajando con 520 bomberos”, precisó el director de Defensa Civil, Diego Concha.

En ese sentido detalló que el foco más importante está ubicado en el departamento Cruz del Eje, entre las localidades de Candelaria, Cruz de Caña, Cabeza de Novillo y la estancia Represa de Morales, en el noroeste provincial que limita con Catamarca y La Rioja, donde están combatiendo al fuego los aviones hidrantes.

Los otros focos activos están ubicados en la zona sur, en el departamento de Río Cuarto, en unas plantaciones de pinares entre Alpa Corral, Achiras y Lagunilla. Para este sábado el cuadro de situación “no presenta riesgos de interface”, por lo tanto no hay amenazas para las zonas pobladas, indicó.

El Plan Provincial de Manejo del Fuego tiene disponibles ocho aviones hidrantes (cuatro de Nación y cuatro de provincia) y dos helicópteros, que se encuentran distribuidos en las pistas ubicadas en La Cumbre (valle de Punilla); Soto (Cruz del Eje) y Elena (Río Cuarto).

Como consecuencia de los intensos e ininterrumpidos incendios forestales que se vienen registrando desde hace dos semanas, la provincia de Córdoba activó ayer el «alerta roja». Ayer arribaron para colaborar con el combate al fuego 65 brigadistas del gobierno nacional, 27 de Santa Fe y para hoy se espera la llegada de 18 bomberos de Entre Ríos.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié, advirtió hoy que apagar los incendios en el Delta del Paraná «cuesta 20 millones de pesos diarios», ante lo cual volvió a reclamar a la Justicia que detenga a los responsables y al Congreso que sancione una ley para tipificar delitos contra el ambiente.

«Los ganaderos no dejan de prender fuego en el Delta del Paraná desde hace seis meses: apagamos y a los tres días vuelven a prender. Al erario público le cuesta 20 millones de pesos diarios apagar esos incendios» en Entre Ríos, sostuvo el funcionario nacional.

Juan Cabndié

Asimismo, Cabandié se refirió a la «grave situación» que vive Córdoba por los incendios en las sierras y explicó que «hay una acumulación de material combustible por la sequía, una de las más contundentes de las últimas décadas».

«Son condiciones propicias para los que realizan quemas, por especulación inmobiliaria»

lamentó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, quien afirmó que «siempre es intencional» el origen de este tipo de incendios.

«Tenemos que penalizar el delito de deforestación: mientras no lo hagamos, ésto va a seguir sucediendo. Hay que tipificar el delito. La Justicia tiene que tener un rol fundamental. Si tuviese vigencia la ley que propone Máximo Kirchner, nadie se animaría a quemar», concluyó.

FUENTE: Página 12

Alberto Fernández impulsará una Ley de Educación Ambiental y la jura al medio ambiente

El Presidente dijo que una ley de Educación Ambiental serviría para poner en la cabeza de cada niño y adolescente «por qué tiene sentido esta disputa», al presentar un plan de políticas junto al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié.

Fernández: «Es mi deber como Presidente ponerme al frente del cuidado del medio ambiente».

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que la pandemia demostró «lo nocivos que fuimos los seres humanos» con el medio ambiente.


Destacó la necesidad de avanzar en la elaboración de una Ley de Educación Ambiental y propuso también instaurar el «juramento al medioambiente» por parte de alumnos y alumnas, con el fin de concientizar sobre esta problemática y promover el compromiso.

Al encabezar un acto en la residencia de Olivos junto al ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié, Fernández destacó que «la primera vez que nos encerramos» a raíz de la pandemia de coronavirus, para mitigar la propagación del virus, «las condiciones ambientales parecieron mejorar», lo que demostró, indicó, «lo nocivos que fuimos los seres humanos» con el medio ambiente.

En este sentido, recordó cuando apenas iniciadas las medidas restrictivas por la pandemia de coronavirus a nivel global, se veían «animales» salir de sus hábitats y caminar por las calles mientras la gente estaba dentro de sus casas.

En el marco del acto, que contó con la participación de otros miembros del Gabinete y referentes de organizaciones defensoras del medio ambiente, Alberto Fernández destacó el trabajo realizado por el ministro Cabandié para poner al tema en la agenda nacional y asumió como jefe de Estado el compromiso de ponerse «al frente del cuidado del medio ambiente».

Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Movido por ese impulso, dijo que le propuso al ministro Cabandié «hacer una Ley de Educación Ambiental para poner en cabeza de cada uno de nuestros niños y adolescentes por qué tiene sentido esta disputa, esta pelea» para preservar el medio ambiente que, dijo, es también «la casa en la que vivimos».

Juramento al medio ambiente

Además, contó que propuso acompañar esta ley con el «juramento al medio ambiente» por parte de alumnos y alumnas de escuelas, tal como hacen en la provincia de Misiones, para que las nuevas generaciones «asuman el compromiso» de cuidar y preservar la vida ecológica y de los animales, y «no contaminar el lugar en el que vivimos».

Alberto Fernández afirmó en esta línea que se comprometía a «ser el primero» que jure «lealtad al medio ambiente» para dar dimensión de la importancia que tiene el cuidado de la naturaleza que en anteriores generaciones no se veía con tanta claridad como se ve ahora, con el calentamiento global y otras problemáticas.

FUENTE: Télam