Archivo de la etiqueta: Vicentín

Histórico acto por la soberanía del Paraná y la Construcción del Canal de Magdalena

En la ciudad de Rosario, la CTA Autónoma junto a las organizaciones hermanas congregadas en la Mesa Coordinadora de la Soberanía de la Vía Troncal Paraná – Paraguay protagonizó una jornada de lucha planteando la re estatización de las vías navegables, la derogación del decreto 949/2020, y la construcción del Canal de Magdalena.

De esta forma las acciones que iniciaron el día de ayer en La Plata frente a la Legislatura con el acto de la CTAA, la CTA de los Trabajadores, la CGT, la Corriente Federal y diversas expresiones territoriales, confluyeron en caravana con delegaciones provenientes del norte y la capital de Santa Fe y provincias del litoral (Corrientes y Entre Ríos) en el Monumento Nacional a la Bandera, para marchar a la Bolsa de Comercio de Rosario.

Oscar de Isasi, Secretario General de la CTAA Bonaerense valoró la tarea de la Mesa Coordinadora de la Soberanía de la Vía Troncal “que ha estudiado profundamente y nos ha enseñado cuánta riqueza se fuga por el Paraná – Paraguay y esa ruta del coloniaje que es el Puerto de Montevideo”. El dirigente puso en relevancia “el dato político de estas construcciones colectivas generadas en el Congreso de la CTAA del mes de diciembre, cuando definimos como prioridad construir una Marcha Federal con todos los argentinos y las argentinas que piensen como nosotros para poner de pie una propuesta que nos permita salir de la crisis generada por el neoliberalismo y profundizada por la pandemia, basada en la soberanía, el trabajo digno y la producción”.

En ese marco, “se encuentra el desafío de construir fuerza organizada para recuperar los puertos privatizados y la salida soberna al mar desde la Cuenca del Plata. Asumimos ese desafío, y lo queremos construir en unidad y masividad porque ya tenemos experiencia” y es por eso que “definimos abrir los brazos y juntarnos con el conjunto de movimiento obrero y con el conjunto del movimiento social que quiere poner de pie una propuesta con salida liberadora”, y es por ello que “estamos muy felices de estar aquí con la CTA de los Trabajadores, la Corriente Federal y con las distintas expresiones de los Movimientos sociales, porque la unidad y masividad hizo posible la derrota del consenso neoliberal de Macri. La unidad y la masividad que derrotaron el consenso neoliberal que venía a quedarse por 20 años, hará posible que recuperemos la soberanía del Río Paraná y construyamos el Canal de Magdalena para millones de compatriotas lo necesitan”.

Por ello, subrayó que “nuestra CTAA ratifica el compromiso de seguir construyendo pueblo por pueblo, ciudad por ciudad, en los sectores de trabajo consenso, transformar ese consenso en organización para que seamos miles y miles los que lleguemos a la Plaza de Mayo a defender la soberanía fluvial, marítima, lacustre y de aguas subterráneas”, y expuso “nos quieren hacer creer que la Argentina es un país pobre, pero nosotros decimos que es un país rico cuyo problema es que la riqueza está concentrada en pocas manos” y “las multinacionales que operan en 14 puertos de los 18 importantes, capital belga, norteamericano, francés y chino tienen mucho que ver en esa concentración”.

https://www.instagram.com/reel/CfMohW0lzaZ/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Seguidamente convocó a la “unidad con los desocupados, con los estables, con los del sector privado, los de la economía popular, los estales, e ir a buscar al hombre y la mujer de a pie que están trabajando y sobreviviendo todos los días, si tiene la suerte de tener trabajo. Tenemos que plantear que el destino de la vía troncal del Paraná tiene que ver con su suerte cotidiana” e invitar a “imaginar que con esos 54 mil millones de dólares que se fugan año tras año por el Paraná, parte se quede para la salita del barrio, la estufa de la escuela en invierno, para generar empleo, para abordar y resolver la emergencia alimentaria. Tenemos que ligar la disputa por la estatización de la vía troncal del Paraná con la capacidad de mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo”.

Finalmente De Isasi dijo “la construcción del Canal de Magdalena tiene que ver con razones logísticas de la disputa antártica. Ello fundamenta la necesidad de recuperar la salida al mar. En Punta Arenas Chile está armando una infraestructura de cara a la Antártida y los ingleses en Malvinas. Debemos recuperar la salida al mar para tener la mejor posición en esa disputa. El canal de Magdalena significa abaratar la vida de millones de compatriotas que viven en la Patagonia”, y su construcción combinada con la recuperación de la Vía Troncal del Paraná – Paraguay “significa reactivar la industria naval, y en ese marco que el Astillero Naval Río Santiago vuelva a ser ejemplo de construcción de barcos como lo fue alguna vez en latinoamericana, y que esos barcos lleven bien alto la bandera argentina”.

“Soberanía ambiental y económica para recuperar y democratizar la felicidad”

A su turno, el Diputado Provincial por el Frente Social y Popular de Santa Fe Carlos Del Frade manifestó orgullo por que se haya desarrollado el acto “en esta que es la ciudad de Ernesto Che Guevara, la ciudad de la rebeldía”, y reivindicó a las compañeras detenidas desaparecidas “que en las mazmorras de la dictadura, acá nomás a tres cuadras, se reivindicaban revolucionarias. 6 de cada 10 de ellas tenían menos de 35 años”.

El legislador agregó “en Rosario había que apagar la Revolución y vinieron acá a la bolsa de comercio en septiembre de 1977, cuando Ramón Genaro Díaz Bessone, en aquel momento Ministro de Planeamiento de la dictadura, dijo ‘alfombra roja en la bolsa de comercio de Rosario. Hicimos el golpe para defender al capital y a la empresa privada’. Nada de San Martín, nada de ser nacional: sangre derramada de trabajadores acá en 1977”, enfatizó.

“40 años después, el presidente de la bolsa de comercio de la ciudad de Rosario se llama Alberto Padoan, dueño de Vicentín, la empresa que fue el jugador del macrismo que nos robó como pueblo 791 millones de dólares entre agosto del 2019 y enero del 2020. Pero el problema serio es que esta gente domestica la cabeza de los grandes partidos políticos y les hace pensar que los planes económicos y políticos son los que imponen las multinacionales y por eso nos roban el Paraná, por eso no controlan que por ahí entran esa droga y esas armas que matan nuestros pibes y nuestras pibas” y es por ello que “controlar el puerto es proteger la soberanía de los que más queremos, nuestras hijas y nuestros hijos. Es un festival del narcotráfico y de las armas las exportadoras que tenemos acá”.

Del Frade luego denunció que “el dinero que se llevan las exportadoras no solamente está manos extranjeras, sino que está en manos de delincuentes y no podemos permitirlo” y criticó al gobierno de la ciudad de Rosario que “está gobernada por resignados, como está quebrado ideológicamente también el gobernador de la provincia (Miguel Lifschitz)”.

“Nosotros votamos un gobierno nacional y popular, y si no hacen medidas nacionales y populares se vuelve antinacional y antipopular. No puede ser que en Argentina, que va a exportar 90 mil millones de dólares, 9 de cada 10 trabajadores estén por debajo de la línea de la pobreza. Eso no es peronismo. Eso no es nacional ni popular. Eso es anti nacional y antipopular”, continuó Del Frade, que concluyó diciendo “se tiene que despertar el gobierno: recuperemos Vicentín. Recuperemos el comercio exterior argentino para nuestro pueblo, porque si no lo que está en juego es la vida de nuestras pibas y nuestros pibes. Soberanía ambiental y soberanía económica para recuperar y democratizar la felicidad”.

Claudia Baigorria, Secretaria Adjunta de la CTAA Nacional expresó “es un orgullo acompañar este acto masivo y unitario” y contó que “tal cual lo hicimos esta mañana en conferencia de prensa, seguimos diciendo que es estratégica la recuperación del a soberanía sobre nuestro querido río Paraná y todo lo que es la cuenca fluvial y marítima, exigiendo la derogación del decreto 949/2020 porque todo lo que se produce en estas tierras verdaderamente tiene que estar en manos del estado argentino que tiene que hacerse cargo de su administración”.

La dirigente afirmó que “de esa forma recuperar la flota naval, generar mano de obra para la construcción del Canal de Magdalena y la flota mercante” y concluyó sosteniendo que “para hablar de esta patria justa, libre y soberana estas riquezas tienen que quedarse nuestra tierra y ser distribuida para sacar al más de 50% de argentinas y argentinos que están en situación de pobreza” y en ese marco “desde la CTAA vamos a seguir trabajando por la unidad, construyendo poder popular para alcanzar nuestros sueños”.

Estuvieron presentes dirigentes de la Mesa Provincial y regionales de la CTAA Bonaerense como Pergamino, San Nicolás, Malvinas Argentinas, Moreno, Territorial Abasto, La Plata, Pilar, Ramallo, San Pedro, Zárate, Baradero, Escobar y Merlo.

GALERÍA

Cobertura Colaborativa Equipos de Comunicación de la provincia de Buenos Aires y la provincia de Santa Fe.

FUENTE: ctabuenosaires.org.ar/

Claudio Lozano propone capitalizar Vicentín como una empresa mixta

El director del Banco Nación, Claudio Lozano, se manifestó a favor de capitalizar la empresa Vicentín e instó a los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura a definir un «proyecto estratégico» para convertirla en una «empresa mixta que sea testigo en materia de comercio exterior de granos» y pueda «intervenir en el mercado de alimentos».

Lozano respaldó la posición del presidente Alberto Fernández respecto de la necesidad de que el Estado sume una empresa testigo que ordene el mercado.

«Existen sobradas razones para que las fuerzas que integramos el Frente de Todos iniciemos un proceso de movilización política y social que respalde esta decisión presidencial»

Claudio Lozano

Al respecto, resaltó la importancia de «esclarecer ante la opinión pública un camino que le ponga un límite a la impunidad con que suelen actuar estos grupos empresarios, y fortalecer a la comunidad con herramientas que permitan administrar mejor el funcionamiento de la economía».

“Con el Banco Nación a la cabeza del conjunto de la banca pública y sumando a otros organismos como la AFIP, también acreedores de Vicentín, hay que utilizar los derechos que el Estado tiene en el concurso, encolumnados por el carácter de acreedor privilegiado del Nación», concluyó Lozano.

La Corte Suprema de Justicia de Santa Fe decidió desplazar al juez del concurso preventivo de acreedores de la empresa Vicentin, y le ordenó remitir las actuaciones para poder expedirse, a la vez que suspendió todos los plazos procesales.

FUENTE: Télam

Urgente: detuvieron por estafa a Omar Scarel, actual presidente de Vicentín

Es sindicado como el responsable de intentar vender activos que ya estaban cautelados por la justicia. También hubo allanamientos en Rosario.

El presidente de la compañía Vicentin, Omar Scarel, fue detenido esta mañana en Avellaneda, Santa Fe, como parte del avance en la causa que lo involucra junto a otras personas, imputadas por una estafa de más de 500 millones de dólares. También hubo allanamientos en la zona de Puerto Norte, en Rosario.

El empresario es acusado de falsificar balances de la empresa que permitieron la venta de activos de la empresa que ya habían sido cautelados por la justicia.

Vicentin publicó un comunicado en el que aseguran que la medida «no encuentra ningún tipo de justificación» y que respecto de la acusación, «la compañía de ninguna manera ha incumplido estas restricciones y todos los acuerdos concursales».

La detención de Scarel implica un giro importante en la causa, ya que Vicentin debía cerrar a fines de mes el concurso de acreedores.

Según consigna el medio santafesino Rosario3.com, «el Ministerio Público de la Acusación le atribuyó haber confeccionado, aprobado y utilizado los balances anuales con cierre a octubre de 2017 y octubre 2018 que contenían información financiera falsa consistente en la ocultación del verdadero pasivo de la empresa».

FUENTE: Tiempo Argentino

Vicentin: nueva imputación para directivos por quedarse con más de 55.000 toneladas de soja ajenas

El fiscal también acusó a los directivos de 2018 y 2019 de Vicentin SAIC y Renova de estafar al banco holandés ING, en beneficio de una financiera que luego se quedó con el frigorífico Friar.

Vicentin: nueva imputación para directivos por quedarse con más de 55.000 toneladas de soja ajenas – Tiempo Argentino
El fiscal Sebastián Narvaja, de la Unidad de Delitos Complejos de Rosario, Santa Fe, imputó este lunes a directivos de Vicentin SAIC y de Renova por administración fraudulenta en perjuicio de la empresa Commodities, del Grupo Grassi.

Según la presentación, que se hizo con los acusados presentes, Renova recibió a lo largo de 2018 y 2019 soja en grano para depósito que luego retiraba Vicentin SAIC para su propio uso y por la cual le pagaba a Commodities. En ese entonces, Renova era una firma controlada por Vicentin SAIC. En ese trapicheo, Renova acogió poco más de medio millón de toneladas de poroto de soja y Vicentin SAIC retiró 445.000 toneladas. Pero Renova nunca devolvió las 55.000 toneladas faltantes, cuyo valor actual limpio es de unos $ 3000 millones. Es más, niega que esas toneladas existan.

Por ese motivo, el fiscal imputó por el delito de administración fraudulenta a las autoridades de Renova durante los años 2018 y 2019: Sergio Eduardo Gancberg (presidente), Diego Fernando Mejuto (vicepresidente), Daniel Néstor Pájaro y Daniel Buyatti (directores titulares). También imputó, por el mismo hecho, a los directivos de Vicentin SAIC Alberto Julián Macua, Roberto Alejandro Gazze, Máximo Javier Padoán, Cristián Andrés Padoán, Martín Sebastián Colombo, Sergio Roberto Vicentín, Pedro Germán Vicentin, Roberto Oscar Vicentin y Yanina Colomba Boschi y a Omar Adolfo Scarel. En tanto, Diego Fernando Mejuto, otro directivo de Renova comprendido en la denuncia, no se presentó –con autorización– a la audiencia de este lunes y será imputado con posterioridad.

Ahora bien, las 55.000 toneladas de granos no fueron el único ilícito narrado por Narvaja.

Un pagadiós

El fiscal apuntó a un segundo hecho que podría ayudar a entender que pasó con otra empresa del grupo, Friar, un gran frigorífico vendido en 2020, cuando Vicentin SAIC ya se había presentado en el Juzgado Comercial de Reconquista para que le dieran el concurso de acreedores.

En esta segunda acción ilícita, los directivos de Vicentin derivaron una garantía de pago desde un banco acreedor hacia un tercero que finalmente terminó cobrando el dinero en detrimento del acreedor.

El banco holandés ING venía otorgándole a Vicentin SAIC créditos para prefinanciar exportaciones. Esos préstamos incluían una garantía en favor de ING, que así se aseguraba el cobro en caso de que Vicentin estuviera incapacitada para pagar. La garantía consistía en un documento por el cual ING podía dirigirse directamente al comprador de los productos de Vicentin SAIC para cobrar el crédito.

Vicentin dejó de pagar los créditos del ING a fines de noviembre de 2019. El banco, entonces, se dirigió a Cargill, que debía pagar a Vicentin por la compra de productos. Pero grande fue la sorpresa de ING cuando desde Cargill le dijeron que otra firma ya había pasado y cobrado ese dinero, unos U$S 5,2 millones.

La firma en cuestión era BAF Latam Trade Finance Fund, que logró cobrar el dinero que Cargill iba a pagar gracias a una gestión específica que realizaron los directivos de Vicentin SAIC a sabiendas de que estaban dejando afuera al banco ING, al que le correspondía el dinero por los contratos firmados previamente. “En otras palabras, Vicentin generó un mejor derecho a BAF Latam Trade Finance Fund y frustró el que habría otorgado previamente a ING a través de la instrucción irrevocable de pago”, dijo el fiscal en su exposición.

Ahora bien, BAF es la financiera que recibió el frigorífico Friar en septiembre de 2020, cuando el concurso de Vicentin SAIC ya tenía siete meses de actuaciones.

Esto fue posible por una maniobra previa que muchos, como el director del Banco Nación Claudio Lozano, no dudan en calificar de vaciamiento de Vicentin SAIC. Esta firma adquirió Friar en 2004, pero al momento de la venta solo poseía el 0,4% del capital. El resto había sido derivado hacia otras empresas del mismo grupo: 40% estaba en manos de Vicentin Family Group, con sede en Uruguay y que oficiaba como holding dentro del cual se encontraban como firmas independientes tanto Friar como Vicentin SAIC y otra docena y media más.

El otro 49% de Friar estaba en poder de Nacadie Comercial, una forma uruguaya propiedad también de Vicentin Family Group, firma que garantizaba parte de los créditos que pedía Vicentin a otros fondos y bancos. Nacadie Comercial tiene operaciones de transferencias de fondos con la sociedad Nacadie Panamá. Cabe recordar que CAF aparece en esta historia apropiándose de una garantía que debía cobrar otro.

Vicentin SAIC entró en el concurso en 2020 superendeudada y sin activos. La investigación de la justicia aún debe dar más respuestas sobre lo que sucedió.

Tiempo Argentino

INICIO

DOS AÑOS DESPUÉS, TODOS NO SOMOS VICENTÍN

En los primeros días de diciembre de 2019 entraba en cesación de pagos la cerealera Vicentín S.A.I.C., y dos meses después, en febrero de 2020, el grupo empresario se presentaba a Concurso de acreedores, como modo de afrontar el tendal de 1698 acreedores que por un monto de deuda de 1350 millones de dólares habían quedado colgados de un pincel por la conducta del citado Grupo Empresario.

Hablamos de miles de productores de distintas provincias de la Argentina, buena parte de la Banca Pública, proveedores comerciales, un total de 37 bancos locales y extranjeros, e incluso en esa lista el propio Banco Mundial a través de la Corporación Financiera Internacional, que es el órgano del BM para asistir crediticiamente a empresas privadas.

Además, miles de trabajadores de manera directa y unos 23.000 de manera indirecta comenzaban un angustiante período de incertidumbre respecto a su futuro laboral. Ya se sabe qué pasa cuando una empresa se presenta en Convocatoria.

Desde ese momento a hoy, han pasado más de dos años, que son una nueva evidencia – que debería servir de ejemplo y constatación para buena parte de los argentinos y por qué no para ‘analistas’ que ven la realidad de Argentina desde púlpitos en Uruguay, San Pablo o Miami-, del modo en que la asociación cuasi delictiva entre el Poder Económico y el Poder Político, logra estafar de manera impune al conjunto de la sociedad.

En este caso, el acreedor individual más importante de Vicentín, con una deuda de unos 300 millones de dólares es el Banco Nación, agente financiero del Estado Nacional, y principal Banco Público de la Argentina.

Vicentín repite y ejemplifica una lógica de comportamiento que ha sido propia de los principales Grupos empresarios locales. Que haya manifestaciones a favor de esos Grupos y de esos comportamientos no puede deberse a otra cosa que a ignorar lo que traman: usufructuar en beneficio propio de los fondos públicos. Pero ese accionar nunca puede darse sin que medie la connivencia con el poder político. En este caso, durante el gobierno de Mauricio Macri, a través de múltiples irregularidades, Vicentín S.A.I.C acumuló financiamiento del Banco Nación por 300 millones de dólares.

¿Puede una empresa recibir ese financiamiento del Estado? Por supuesto. Pero Vicentín nunca debió tenerlo, porque tenía la calificación crediticia vencida, y para que obtuviera esos fondos se violaron las normas del BCRA respecto a que ningún deudor puede acumular créditos superiores al 15% del patrimonio de la Institución. Lo que es peor, el financiamiento siguió fluyendo de manos del entonces titular del Banco, a pesar de que Vicentín había dejado de cancelar sus cuotas desde agosto del 2019. Ninguna pyme hubiera obtenido un peso sin cumplir con lo detallado hasta aquí.

El dato que falta para terminar de indignarse es que mientras Vicentín incumplía con los pagos de sus cuotas, existía una cuenta de garantía en el Banco donde ingresaron, en ese mismo período, unos 790 millones de dólares (más del doble del crédito).

¿Qué hicieron las autoridades del Banco, en ese momento encabezadas por Javier González Fraga, con un consorcio que debe mucho y tiene el doble depositado en la cuenta de garantía? Nada. En lugar de ejecutar la garantía frente a las irregularidades existentes, le liberaron esos fondos para uso discrecional.

Corresponde precisar que Vicentín fue en las elecciones del 2019 el principal aportante para la campaña de Juntos por el Cambio.

En los registros de aportes de campaña para las PASO que la ley electoral dispone que se haga pública, se observa que Vicentín, por diferentes empresas de su grupo -Oleaginosa Moreno, Algodonera Avellaneda y Frigoríficos Friar S.A.-, realizó una donación total de $13.500.000. Cabe destacar que el otro grupo económico que más aportes realizó a Cambiemos en las PASO fue Aceitera General Deheza, unos $10.000.000.

Esta relación no solo permite entender las irregularidades del crédito obtenido en el Banco Nación, sino que además nos da una pista respecto al hecho de que no solo el Nación sino prácticamente toda la Banca Pública financió al Grupo Vicentín. Dentro de los cerca de 1700 acreedores del Grupo están el Banco Provincia, el Banco Ciudad, el BICE – Banco de Inversión y Comercio Exterior, así como también los organismos de recaudación nacional como la AFIP y la Aduana e incluso agencias recaudadoras de Provincias y localidades como Salta, Chaco o San Lorenzo. Son más de 400 millones de dólares los que tiene enterrados el Estado y la sociedad argentina en esta cesación de pagos.

Vicentín SAIC. Monto de deuda según entidad (miles de pesos), noviembre de 2019

Denominación del deudor Entidad Periodo Monto %
VICENTIN S A I C BANCO DE LA NACION ARGENTINA 11/19 18.168.013 77,05
VICENTIN S A I C BANCO DE LA PCIA DE BUENOS AIRES 11/19 1.676.493 7,11
VICENTIN S A I C BANCO HIPOTECARIO S.A. 11/19 728.520 3,09
VICENTIN S A I C BANCO MACRO S.A. 11/19 576.280 2,44
VICENTIN S A I C BANCO INDUSTRIAL S.A. 11/19 459.779 1,95
VICENTIN S A I C NUEVO BANCO DE ENTRE RÍOS S.A. 11/19 451.534 1,92
VICENTIN S A I C NUEVO BANCO DE SANTA FE S.A. 11/19 332.537 1,41
VICENTIN S A I C BANCO ITAU ARGENTINA S.A. 11/19 325.474 1,38
VICENTIN S A I C BANCO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES 11/19 311.203 1,32
VICENTIN S A I C BANCO DE INVERSION Y COMERCIO EXTERIOR S.A. 11/19 300.793 1,28
VICENTIN S A I C BANCO SANTANDER RIO S.A. 11/19 188.469 0,80
VICENTIN S A I C BANCO MARIVA S.A. 11/19 56.185 0,24
VICENTIN S A I C AMERICAN EXPRESS ARGENTINA S.A. 11/19 2.866 0,01
VICENTIN S A I C BANCO CMF S.A. 11/19 536 0,00
VICENTIN S A I C BANCO DE GALICIA Y BUENOS AIRES S.A.U. 11/19 10 0,00
VICENTIN S A I C BANCO BICA S.A. 11/19 1 0,00
Total – 11/19 23.578.693 100
Fuente: BCRA

UNA EMPRESA RICA DE UN NEGOCIO SIEMPRE RENTABLE

No hay una explicación razonable para semejante desfalco. Vicentín era la sexta cerealera de las 10 que concentran la venta de más del 90% de los granos y derivados que nuestro país coloca en el mundo. Ubicada en una actividad de absoluta viabilidad económica, la cesación de pagos del 2019 interrumpe unos catorce años de expansión exportadora de Vicentín.

Años 2015 2016 2017 2018
Vicentin 27.100 45.200 61.335 118.015
Puesto del Ranking 19 10 7 6
Total 2.060.785 2.858.574 3.478.711 6.294.297

Las razones del desastre hay que buscarlas en el proceso de diversificación de actividades y de internacionalización encarado por el Grupo Empresario a partir de 2012. Proceso asociado a la creación de múltiples empresas y a la decisión de conformar una nueva cabeza del grupo empresario en Uruguay, pasando múltiples negocios que dependían de Vicentín Argentina y que van a terminar dependiendo de Vicentín Family Group, empresa holding domiciliada en la vecina orilla.

Vicentín Argentina, al mismo tiempo que transfería activos al Uruguay, acumulaba deudas, y a través de múltiples operaciones comerciales y financieras con las empresas del grupo comenzó a derivar recursos fuera del negocio al tiempo que engordaba la fortuna de sus principales accionistas.

Vicentín SAIC Sucursal Uruguay está constituida desde el año 2004, pero su registración en el listado del Banco Central Uruguayo se da recién a inicios del 2019, momento previo a la operatoria de prefinanciación de exportaciones entre la empresa local y la sucursal uruguaya de Vicentín, que generó el incumplimiento de la deuda de Vicentín SAIC con el Banco Nación.

Esta lógica de comportamiento premeditadamente fraudulenta de los grandes capitales locales exige una respuesta de la política pública, la cual se hace cada vez más indispensable como modo de limitar el declive en el que ha entrado el capitalismo argentino.

La razón es simple. Estos verdaderos fraudes siempre terminan del mismo modo. No solo es la dilapidación de los recursos públicos. Luego sobreviene la quiebra o el desguace de la empresa, la crisis laboral ante la destrucción de puestos de trabajo y el avance de la concentración y la extranjerización de nuestra economía. La contrapartida de estos comportamientos es una sociedad donde las mayorías sufren el imperio de la desigualdad, la pobreza y el hambre.

POR QUÉ SE CAYÓ LA EXPROPIACIÓN

El Gobierno de Alberto Fernández pareció querer avanzar en el límite a estos comportamientos cuando decidió la expropiación de Vicentín.

Si bien hubo algo de improvisación y se evitaron algunos pasos previos que le hubieran dado mayor solidez, iba en la dirección correcta.

Algunos de esos pasos previos hubiesen sido: la articulación con las cooperativas, los pequeños y medianos productores y los trabajadores afectados; construir consenso en la opinión pública difundiendo la problemática y el fraude perpetrado, haber demostrado públicamente los ilícitos cometidos por Vicentín y gestar condiciones para expropiar el conjunto del Grupo empresario, seleccionando los activos que importaban y poniendo las deudas en cabeza de los accionistas.

Lo que ocurrió, en parte por los errores cometidos en el intento expropiador, en parte por las contradicciones que desató la decisión al interior del Frente de Todos y, en gran medida porque no se dimensionó el significado que tamaña decisión comportaba, al confrontar al gobierno con las principales exportadoras del país, lo cierto es que todo terminó en el marco del Concurso de Acreedores que tramita en la Ciudad de Reconquista ya hace más de dos años.

EL PODER DE LOS GRANDES GRUPOS FRENTE A LA JUSTICIA

Un Concurso de acreedores de un gigante como Vicentín nunca debió haberse realizado allí. Es evidente que la sexta exportadora de cereales de la Argentina, empresa que presidía la Bolsa de Comercio de Rosario, tenía una dimensión económica de alcance nacional que no podía subsumirse en una localidad como Reconquista…el territorio original del centenario grupo empresario Vicentín, y que, en tanto tal, evidencia la presencia y su predominio tanto en sus actividades como en sus instituciones.

Es así que el Juez que conduce el concurso carece de la más mínima objetividad. Durante años fue abogado del Banco Nación en la sucursal de Reconquista, interviniendo en los créditos que tenían como beneficiario a…Vicentín.

El Juez Fabián Silvano Lorenzini terminó siendo absolutamente funcional a los intereses de la empresa: permitió que el Concurso empezara sin que existiera siquiera Balance,
que frente a la decisión nacional y provincial de intervenir la conducción de la empresa impidió en todo momento que esto se consumara, y garantizó que los mismos que estaban al frente de Vicentín -y que son responsables del escandaloso fraude perpetrado-, ¡sigan aun hoy manejando los destinos de la firma!.

Un Juez que ha dilatado el Concurso al extremo, que le dio prácticamente un año de plazo a Vicentín para presentar el Balance correspondiente al año 2019. Un Balance que terminó siendo un verdadero dibujo, con presentaciones judiciales que sostenidas en las propias afirmaciones del Auditor que contrataron en la emergencia del fraude, lo denunciaron como falso.

Un Juez que acaba de otorgarle en 2022 un nuevo plazo a la empresa para que continúe el período de exclusividad en la búsqueda del número de acreedores necesario para imponer una propuesta.
Un Juez que ha transformado el Concurso en el territorio sobre el cual poder edificar la salida elegante de Vicentín luego del fraude cometido.
E

n síntesis, un Juez que está cerca de lograr que los plazos del Concurso se estiren tanto que el final del mismo pueda darse luego del cambio de Gobierno, quizás con la expectativa de que un cambio gubernamental en el país impulse el cambio en el Directorio del Banco Nación que es quien tiene en buena medida, como acreedor privilegiado, la llave del Concurso de Acreedores.

AL BANCO NACIÓN SÍ LE IMPORTA QUE VICENTÍN PAGUE

Hasta aquí, el Banco Nación y su actual Directorio ha sido el que impulsó la denuncia pública de la estafa de Vicentín, así como la Institución que, en el Concurso, ha llevado en minoría la confrontación con buena parte de las decisiones del Juez.

Desde que tomó estado público el fraude del Grupo Vicentín, la cuestión que se juega es ver si la política pública es capaz de terminar con la impunidad de estos grupos empresarios, evitando las consecuencias que estas suelen tener en términos de mayor concentración y extranjerización, así como también en términos de destrucción laboral, o si los mismos logran, a través del fraude, no solo multiplicar sus fortunas, sino también participar y ser socios de la reestructuración y el sendero empresarial futuro.

En particular, el caso Vicentín permite a través de los derechos que el Banco Nación tiene en el Concurso, sumado al resto de la banca pública, en asociación con cooperativas y productores, dar vida a una empresa mixta que siga ocupando un lugar central en el comercio exterior de granos, y que de este modo se transforme en una empresa testigo en un sector clave para el país, retomando el control sobre el ingreso de divisas, una cuestión central para el manejo de la economía nacional.

LA MODORRA DE VICENTÍN ES FALSA

El Concurso que hasta el momento se viene desarrollando bajo la conducción del Juez Lorenzini, ha sido el marco para que Vicentín presente (recién en noviembre del 2021) una propuesta donde aparecían como interesados en conformar una Asociación para quedarse con la empresa, el grupo suizo Glencore (un socio histórico de Vicentín en una empresa clave que se llama Renova), Molinos Agro (empresa relevante y en crecimiento en el mercado, propiedad del Grupo Pérez Companc), y Asociación Cooperativas Agropecuarias (que es el principal acreedor privado en el Concurso de Vicentín).

La sola presentación del conglomerado comprador basta para observar que la tendencia a la concentración y a la extranjerización ya está presente.

¿Qué proponían los ‘salvadores’ de Vicentín? Una quita de un 70% sobre el conjunto de los acreedores -incluido el Banco Nación-, y condicionaba el pago (¡después de la quita del 70%!) al flujo neto mensual que produzca la unidad de Bioetanol de Vicentín (supuestamente 4 millones de dólares por año), unidad que por cierto no era de los activos que privilegiaba la nueva asociación empresarial y que seguiría dependiendo de Vicentín. En síntesis, décadas para completar el pago al Agente financiero nacional.

El Banco Nación rechazó la propuesta y el propio Juez, en este caso, la caracterizó como una propuesta abusiva pidiéndole al Grupo empresario que la mejorara.

A partir de allí, el 8 de febrero de este año Vicentín planteó una segunda oferta. Esta, si bien disfraza aquella quita del 70% con una emisión de acciones que quedan en manos de los acreedores, para luego ser recompradas 12 años después, en realidad supone una quita de entre el 78 y el 80%.

Expliquemos por qué esto es así: los pagos que se proponen para el conjunto de los acreedores son un pago inicial de 170 millones de dólares, uno adicional de 127 millones de dólares, y otro a 12 años de 165 millones de dólares.

En esta segunda oferta Vicentín incorpora con un anticipo de U$S 30.000 la cancelación del 100% de lo adeudado a los pequeños productores, que son aproximadamente 800. Esta jugada lo que pretende es sumar el voto del 47% de los acreedores, y derrumbar la exigencia de cobro de la banca pública.

A la vez establece un trato diferencial para con los bancos extranjeros, que en su conjunto representan el 49,73 % de la deuda total en concurso. Esta nueva propuesta, también incorpora algunos pagos adicionales; se basa en la autorización de que Vicentín se desprenda del 33% de las acciones que mantiene en Renova, la ‘joya’ del Grupo y que Vicentín conducía en sociedad con la mencionada Glencore, de Suiza. ¿Por qué Renova es la joya del Grupo Vicentín? Porque hasta fines de 2018 era responsable por el 52% de las utilidades del Grupo.

Si bien cuesta entender el entramado, lo que queda claro es que los nuevos dueños se van a desentender de las empresas de Vicentín que están en el nodo norte de la Provincia.

En suma, la propuesta de manera explícita avanza en el desguace de la empresa, completa la extranjerización de la principal empresa que es Renova (que quedaría totalmente en manos de la suiza Glencore), y exhibe -por no decir que sentencia – al nodo norte de la empresa con un ‘ya no tiene destino’, lo cual supone impactos laborales negativos.

Como puede observarse, lejos de ser un capricho de la Banca Pública, el concurso bajo la conducción del Juez Lorenzini ha llegado al punto donde la propuesta de solución al caso Vicentín tiene todos los componentes esperados.

De concretarse, esta supone quita abusiva al conjunto de los acreedores, una crisis laboral por pérdida de puestos de trabajo, concentración y extranjerización y, por supuesto, y no es menor, en la nueva conducción de la empresa, quedan los actuales responsables de Vicentín. Ellos, los responsables del fraude, participan minoritariamente de la nueva conducción.

Frente a esto, desde el Banco Nación ya se le ha planteado al juez que esta propuesta es un verdadero insulto a la inteligencia.

No mejora la anterior, mantiene una quita similar (70% o 78% en el plazo extendido), pero además descapitaliza a Vicentín. Por lo tanto, la rechazamos y pedimos que no se le dé más tiempo a Vicentín para buscar apoyos y que, de una vez, se termine con el período de exclusividad e ingresar en el denominado cram down (o salvataje), a efectos de encontrar otra solución que garantice el empleo y la continuidad de la empresa al tiempo que la mantenga en manos nacionales y en sociedad con el Estado.

SI SE PUDO ACTUAR CON INTELIGENCIA CON PESCARMONA, SE PUEDE ACTUAR IGUAL CON VICENTIN

Para que esto se concrete, no alcanza con el Banco Nación. Es necesario una estrategia global de la gestión gubernamental que entienda el valor estratégico que tiene Vicentín, como la hubo con el Grupo Pescarmona.

El caso Pescarmona es la situación de un endeudamiento que viene desde el año 2014. La empresa estaba endeudada con el Banco Nación, el Banco Interamericano de Desarrollo, inversores canadienses y bonistas privados. Pescarmona Argentina había caído en desgracia a partir del fracaso de su expansión en Brasil, donde había incursionado en el negocio de los parques eólicos, y como Pescarmona Argentina era la garante de las diferentes experiencias de Pescarmona en el mundo, la crisis de Pescarmona Brasil, terminó arrastrando a Pescarmona acá.

El endeudamiento que Pescarmona tenía, exigía una reestructuración.

Se buscó por la vía de que aparecieran inversores privados para que pudieran de alguna manera capitalizar la empresa. No aparecieron los capitales privados, los inversores. Sin embargo, Pescarmona tenía un nivel de desarrollo tecnológico interesante e incluso podía competir en diferentes licitaciones tanto a nivel nacional como a nivel internacional, pero fuertemente endeudada, sin contar con una perspectiva cierta y agotándose prácticamente el capital de trabajo, se veía impedida de obtener negocios.

En ese marco, el Ministerio de Desarrollo Productivo evaluó que Pescarmona era una estructura importante dentro del acervo industrial y tecnológico de la Argentina, en el terreno de lo que sería ingeniería, bienes de capital, metalurgia y demás, y tomó una razonable decisión: en el marco de una emisión de acciones por parte de la empresa, el Ministerio de Desarrollo Productivo la capitalizó, puso 15 millones de dólares, caracterizándola como una empresa de estratégica para la perspectiva industrial del país, y quedó en manos dominantemente estatales; hay también capital privado, pero también minoritario.

Y de hecho hay un directorio donde la presidencia la tiene alguien puesto por el Ministerio de Desarrollo Productivo, y también hay directores puestos por el capital privado.

Esa es la experiencia de Pescarmona, donde el Ministerio, al igual que debiera serlo con el caso Vicentín apareció conduciendo una salida. La quiebra de Pescarmona hubiera implicado una pérdida importante para el patrimonio productivo del país.

Si Pescarmona fue absorbida por el Estado caracterizándola como proyecto estratégico, esa misma calificación merece Vicentín.

Se necesita que las diversas áreas competentes del Estado acompañen al Banco Nación y aprovechen los derechos que el Banco tiene en el Concurso de Acreedores, para conformar una empresa mixta donde el Estado en sociedad con productores pueda ser testigo de un comercio exterior absolutamente opaco, donde son muchos los recursos que perdemos anualmente -como reiteradamente lo denunció la socióloga y ex diputada Alcira Argumedo- en el marco de la triangulación comercial Paraguay- Rosario-Uruguay.

Vicentín es una empresa viable, que en el marco de una nueva conducción y garantizando financiamiento a los productores para que vendan la materia prima, está en condiciones de operar y vender al exterior a precios inmejorables.

Es una empresa en la que, además, si se trabaja para recuperar el 50% del control sobre Renova, perdido en el marco de una operación que está dentro del período de sospecha del concurso (ver secuencia más abajo), tiene capacidad de repago de sus deudas al tiempo que nos permitiría transparentar en serio el comercio de granos.

Para esto, hay que impugnar a un Juez que trabaja en otra dirección y tanto el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, a cargo de Julián Domínguez, como el de Desarrollo Productivo, deben involucrarse junto al Banco Nación en una propuesta de solución superadora de la construida en el marco del concurso del Juez Lorenzini.

No todo está perdido. El fraude aún no se consumó. Tenemos la oportunidad de ponerle un límite a la impunidad y construir la empresa testigo que nuestro Comercio Exterior necesita.

Es más, fruto seguramente de las contradicciones que siempre emergen entre los piratas, uno de los actores importantes de la propuesta (Molinos Agro), acaba de bajarse de la movida. Si la expropiación anunciada en 2020 se frustró por sus propias debilidades, hoy es tiempo de revancha.

Es hora de que el Estado Nacional juegue, de manera inteligente sus fichas y dar un corte a las asociaciones cuasi delictivas entre el Poder Económico y el Poder Político, que de manera impune estafan al conjunto de la sociedad.

Claudio Lozano
Director del Banco Nación y Presidente de Unidad Popular en el FdT.

Cómo se precipitaron los acontecimientos

• El 2 de diciembre de 2019, la sociedad VICENTÍN SAIC cedió a la firma Renaisco B.V. controlada por Glencore Agriculture el 16,67% de su tenencia accionaria en RENOVA S.A. (un tercio de su participación en esa empresa) con el objeto de saldar deudas comerciales. Como resultado de la operación, Glencore Agriculture pasó a ser el accionista mayoritario de RENOVA S.A. con el 66,67% de las acciones, detentando del control de la firma. Esta operación se mantuvo oculta y se dio a conocer a través de un comunicado oficial de RENOVA S.A., más de diez días después que VICENTÍN SAIC entrara en cesación de pagos.
• El 4 de diciembre de 2019, la sociedad VICENTÍN SAIC S.A.I.C anunció públicamente a sus acreedores que se encontraba en una situación de estrés financiero que no le permitiría hacer frente a sus obligaciones, incurriendo técnicamente en cesación de pagos. El pasivo total era de un monto aproximado a US$ 1.500.000.000.
• El 24 de enero de 2020 la empresa presentó un acuerdo preventivo extrajudicial (APE) que no consiguió el acuerdo de los acreedores.
• El 27 de enero de 2020 el presidente de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático presentó una denuncia por eventual perjuicio al Estado Nacional a través del otorgamiento irregular de préstamos por parte del Banco de la Nación Argentina a favor de la firma VICENTÍN S.A. La deuda con el banco era de $ 18.500 millones en estado de cesación de pagos.
• El 6 de febrero de 2020, la firma “Gagliardo Agrícola Ganadera SA”, que pertenece al grupo de la Constructora Obring, ingresó por Mesa de Entrada de los Tribunales de Rosario el primer pedido de quiebra de la empresa Vicentín y derivado al Juzgado Civil y Comercial N° 14, a cargo de Marcelo Qaglia.
• El 10 de febrero de 2020, la empresa presentó su concurso preventivo y en su presentación denunció tener una deuda que asciende $ 99.345.263.086,50. El mismo se encuentra radicado en el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial 2da, Nominación de la ciudad de Reconquista, Santa Fe.
VICENTÍN Y LA CAUSA 50 POR VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

La Causa 50 sobre los hechos de genocidio en el norte de Santa Fe, reabrió la investigación sobre la responsabilidad empresaria en la represión ilegal. De la investigación se desprende que un grupo de trabajadores fue secuestrado dentro de la fábrica de Vicentín, en la localidad de Avellaneda, mientras cumplían su turno de trabajo, entre enero y noviembre de 1976.

Otros fueron detenidos ilegalmente en sus domicilios y hasta en la vía pública, en la ciudad de Reconquista. No se sabe cuantas personas participaron de esos operativos ni tampoco a qué fuerzas de seguridad reportaban, aunque allí actuaban la Policía, el Ejército y la Fuerza Aérea.

En la Causa 50 fue aceptada como querellante la Liga Argentina por los DD.HH, que reclama investigar la responsabilidad del Directorio de la firma Vicentín y de la línea gerencial al momento de los hechos a fin de establecer si sus conductas configuran delitos de lesa humanidad.

El abogado de la Liga, Pedro Dinani, explicó a http://www.purochamuyo.com que está en etapa de toma testimonial, a cargo del Juez Federal de Reconquista Dr. Aldo Mario Alurralde.

LOS HECHOS

Los secuestros se enmarcan dentro de una serie de hostigamientos y persecución laboral que por su desempeño gremial venían sufriendo los trabajadores de la empresa. A Efrén Venturini, delegado general, lo señaló el jefe de personal de Vicentín, el señor Tonietti. También se llevaron a Adelqui Gavirondo, Estanislao Zunini, Eldo Zorat, entre otros. Los detenidos integraban la Comisión Directiva y el cuerpo de delegados.

Los primeros en ser secuestrados fueron Oscar Zarza, Anibal Gall y Oscar Ortiz, en enero de 1976. Los 3 pertenecían al gremio Aceitero de Reconquista.

Zarza relata que “la detención vino de adentro de la fábrica. Nos llevaron a la Jefatura de Reconquista, de ahí a la Brigada Aérea y esa noche, junto a unas 40 personas – hombres y mujeres- nos metieron a patadas y bastonazos en un colectivo que nos dejó en la Guardia de Infantería Reforzada de Santa Fe”. Allí fueron golpeados, torturados con picanas y liberados luego de unos 15 días. Anibal Gall, en cambio, estuvo detenido hasta que finalizó la dictadura.

En noviembre, ya entronizado el golpe del 76, la situación se volvió más complicada y se produjeron nuevos secuestros.

Entre el 2 y el 4 de ese mes, camino a la fábrica, en su entrada o dentro de la misma, secuestraron nuevamente a Zarza, y además también a Venturini, Gavirondo, entre otros varios trabajadores de Vicentin.

Oscar Zarza, Anibal Gall y Efrén Venturini recuerdan cómo la fábrica los denunció antes de ser secuestrados y la policía los encarceló luego de haber organizado una huelga, ya a principios de la década del 70. Una vez libres, los trabajadores continuaron con su lucha. Efrén Venturini y Oscar Zarza recuerdan cómo Vicentin realizaba inteligencia sobre ellos: “Nos reuníamos en el salón de la parroquia, organizándonos para ganar el gremio de los aceiteros y desmotadores. Las policía de civil nos espiaba por los techos, nos espiaban en nuestras casas y se infiltraban”.

Venturini cuenta que estaba trabajando en la embocada de semillas de algodón, con barbijo, en short y en cuero. Eran las 11 de la mañana cuando lo chuparon para meterlo en el circuito del terror que empezaba en Avellaneda y terminaba en Coronda. Estuvo 10 días desaparecido. Primero, lo llevaron a la comisaría de Avellaneda, donde le pegaron y le robaron su primer reloj. Después, encapuchado, lo llevaron a la Jefatura de Reconquista. Ahí los ataron a todos y, en la madrugada, los metieron a patadas en un camión y los llevaron a la ciudad de Santa Fe.

El 5 de noviembre, un día después del secuestro de los trabajadores y representantes gremiales, Vicentín les envió un telegrama para que se presentaran a trabajar en 24 horas, so pena de ser despedidos. Esta estrategia fue usada por otras empresas que trabajaron con la dictadura para eliminar la resistencia obrera a la explotación.

“Ellos sabían que estábamos desaparecidos, nos llevaron de la fábrica misma”, dice Efrén, que fue denunciante en la CONADEP.

Se trató de una estrategia patronal para librarse de los obreros “problemáticos” y, a la vez, ahorrarse una fortuna en indemnizaciones.

La Liga Argentina por los Derechos Humanos puso a disposición de la Justicia los testimonios de José Ernesto Schulman y Carlos Del Frade. Schulman compartió cautiverio con los detenidos de la empresa, y del Frade es Diputado Provincial de Santa Fe y autor de decenas de libros sobre la historia económica social de la provincia.

Escribe Claudio Lozano

FUENTE: www.purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis pertenece al Colectivo Editorial Crisis Asociación Civil.

Encontraron muerto a uno de los dueños de Vicentin

El cuerpo sin vida de Nicolás Nardelli, integrante de unas de las familias propietarias de la cerealera Vicentin, fue hallado en la madrugada de en una vivienda de Campo Timbó de la localidad santafesina de Oliveros, y la justicia de la provincia investiga las causas de la muerte, informaron voceros policiales y judiciales.

Nardelli, de 37 años, es hijo de Gustavo Nardelli, quien se desempeñó como gerente de Terminal Puerto Rosario como representante de Vicentin.

La policía de la comisaría 9na. de Timbúes informó que pasadas las 23 de anoche recibieron un llamado alertando sobre la presencia de un cadáver en una vivienda de Campo Timbó, en la localidad de Oliveros.

El hallazgo estuvo a cargo de un amigo de Nardelli, que concurrió a visitarlo alrededor de las 21.

Allí comprobaron que yacía sin vida Nicolás Nardelli, con domicilio en una finca de calle Urquiza, de la ciudad de San Lorenzo.

El cuerpo fue trasladado hacia el Instituto Médico Legal de la ciudad de Rosario, donde se le iba a practicar la correspondiente autopsia.

Voceros judiciales indicaron a Télam que, en principio, la causa de muerte fue suicidio por ahorcamiento.

FUENTE: Télam

Claudio Lozano: «Hay que evitar que se consume el fraude de Vicentin»

El economista y director del Banco Nación, Claudio Lozano, volvió a poner sobre la mesa la necesidad de una intervención estatal en la cerealera

El economista y director del Banco Nación, Claudio Lozano, fue el primero en advertir a fines de 2019 que el “estrés financiero” de Vicentin era en realidad un enorme pagadiós fraudulento que tuvo entre sus principales víctimas a la entidad financiera oficial. A casi dos años de esa disrupción y poco después de la oferta “testimonial” que la empresa realizó a sus acreedores para pagar el 25% de la deuda de u$s 1.400 millones, insiste con la necesidad de tomar “una decisión política para evitar la consumación del fraude”. En ese sentido, vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de una acción estatal, consensuada con el resto de los acreedores comerciales y financieros, para evitar el desguace, poner en marcha la empresa y asegurar la recuperación de las acreencias por parte de bancos, productores y cooperativas. “No nos resignamos a mandar a pérdida todo, muchos de los que confrontaron de manera absurda contra la expropiación, hoy están planteando otras cosas porque cambió la situación”, dijo.

-¿Qué opina de la última propuesta que Vicentin le hizo a los acreedores?

-La propuesta que presentó Vicentin a los acreedores es una tomadura de pelo, aunque en realidad es un globo de ensayo que tiene como único objetivo lograr lo que le vienen pidiendo al juez, que es pasar a marzo el plazo para presentar un plan de pagos. En septiembre se termina el período de exclusividad y, en tanto no exista una propuesta concreta, tienen que empezar a hablar los acreedores acerca de qué quieren hacer con la empresa. Vicentin quiere ganar tiempo para terminar de consumar los acuerdos que vienen llevando adelante con su viejo socio histórico, Glencore. Lo que está claro es que si no media una intervención estatal nueva, una decisión política de evitar la consumación de un fraude, lo que vamos a tener es un proceso doble. Por un lado, el lugar que deja Vicentin en el mercado de granos va a ser ocupado por Glencore, en sociedad con Pérez Companc. Va a haber mayor extranjerización y concentración del comercio exterior. Acompañada de un desguace de la empresa, con sus efectos laborales negativos. Y por otro lado, tendrá un efecto negativo sobre los acreedores, que ya pueden tener con esta propuesta una medida de la intención de la empresa, que es no pagarles prácticamente nada. En nuestra opinión, hay que tratar de que, finalizado el periodo de exclusividad, el Estado argentino, a través de los derechos que tiene mediante el Banco Nación, el Bapro, el Banco Ciudad, el Bice, la Afip y demás, acuerde una estrategia con otros acreedores comerciales, productores y cooperativas, para quedarse con la empresa y transformarla en una empresa testigo de nuestro comercio exterior.

«Se puede armar una estrategia de salida, que nos devuelva un mecanismo de contralor sobre un negocio muy opaco”

-¿Sería una estrategia distinta a la que se intentó el año pasado a través del proyecto de expropiación?

-Si uno reúne la masa de acreedores necesaria para llevar adelante el cram down, y el Estado argentino tiene una capacidad importante porque el principal acreedor es el Banco Nación, hay margen para establecer acuerdos sobre la base de poner en marcha la empresa y recuperar las acreencias. Si el Estado argentino le emite un bono al Nación por la deuda que Vicentin tiene con la entidad, ya con ese bono puede liberar las previsiones e incrementar su capacidad financiera. Y el Estado tiene el derecho accionario que le corresponde al banco. Hay condiciones para establecer una estrategia que permita recuperar esta empresa. Si uno combina el financiamiento de productores para entregar materia prima a Vicentin, lo que requiere primero cambiar los dueños, con los buenos precios internacionales, la empresa tiene viabilidad, se garantiza el trabajo y se consiguen los recursos para afrontar las deudas que se tienen. Porque la verdad es que sólo el fraude consumado explica lo que pasó con la empresa. La auditoría forense que se hizo muestra a las claras que Vicentin derivó todo el financiamiento que obtenía por fuera del negocio, que utilizó las operaciones de compra venta entre sus propias empresas para sacar dinero de la circulación del negocio de exportación de granos y que, además, fue acumulando deudas que ocultó a sus acreedores durante años. Claramente hubo un comportamiento que produjo este resultado. No es que la empresa no fuera viable. Era el sexto exportador de granos de la Argentina. En este sentido, se puede armar una estrategia de salida, que además nos devuelva un mecanismo de contralor sobre un negocio muy opaco. Con una empresa testigo como Vicentin las otras nueve van a saber que el Estado puede saber cuando están declarando lo que debería.

-¿Está propuesta se está analizando en otros niveles del gobierno nacional?

-Hay distintos sectores que impulsan esto. Está el planteo de los legisladores que integran la comisión del seguimiento del caso Vicentin en Santa Fe, hay productores que reclaman la intervención de provincia y Nación. Desde el Banco Nación estamos tratando de evitar que esto quede en aguas de borrajas. No nos resignamos a mandar a pérdida todo. Trabajamos para ir construyendo consenso. Muchos de los que confrontaron de manera absurda contra la expropiación, hoy están planteando otras cosas, porque cambió la situación. Hay causas por todos lados que dan cuenta del fraude que Vicentin llevó adelante y hay que crear los consensos para dar una salida distinta. Es un tema que debe preocuparnos, sobre todo cuando el tema de los dólares que deben ingresar al país es de primer orden. En 2020, comparando con 2019, las exportaciones de Vicentin se redujeron en u$s 1.800 millones. ¿Y quien sube? Glencore, que expande exportaciones en u$s 700 millones de dólares y el grupo santafesino Olio, a través de Díaz y Forti, que “casualmente” estaba alquilando la planta, y pasó de exportar u$s 4 millones en 2019 a u$s 838 millones en 2020. Es decir que entre quien operaba la planta de Vicentin y su socio histórico se quedaron con u$s 1.500 millones de los u$s 1.800 millones de la porción del negocio que dejó. Es difícil pensar que Vicentin no esté enganchado en esa “salida”.

“Macri dejó al BNA con la mitad del patrimonio”

El director del Banco Nación Claudio Lozano destacó que la entidad oficial se transformó en “un agente de la recuperación económica del país”, con más de $ 320 mil millones de créditos volcados a la producción. Como economista, ve señales de reactivación pero pidió “una estrategia más potente de distribución del ingreso”.

“El Banco Nación era la mitad, en patrimonio, que el que recibió Macri en 2015”, recordó Lozano, quien describió que, en paralelo a ese achicamiento, su crédito se concentró en grandes empresas, “o muertos como Vicentin”, y en “la trampa que le hicieron a tanta gente como los créditos UVA”.

Dijo que la actual conducción está “tratando de resolver esa mochila” y al mismo tiempo cambiando la asignación del crédito para dinamizar a las pymes. Señaló que se creó un consejo consultivo que incluye a esos actores económicos y que se abrieron centros de atención pyme en todo el país. “El banco se transformó en un agente de la política económica, con múltiples iniciativas y proyectos de financiamiento articulados con el Ministerio de Desarrollo Productivo”, contó.

Subrayó que el BNA es la entidad con mayor cartera crediticia en el mercado y recordó que hizo punta en la asistencia, en el marco de Covid, con los créditos del 24%. En materia patrimonial, resaltó que se recuperó la “rentabilidad, la solvencia y la liquidez”. En 2020 fue la empresa con mejor resultado en materia de utilidades de la Argentina. “Estamos comprometidos con el proceso de acompañar con financiamiento a la actividad económica”, dijo.

Al respecto, destacó que la economía empezó a recomponerse en junio, aunque advirtió que el mercado interno “está anémico y necesita una inyección de fondos en el bolsillo de la gente para expandir el consumo”.

“Desde junio para acá se han dado un conjunto de políticas para acompañar ese proceso, como Ahora 30, pero hace falta una estrategia más potente de distribución del ingreso”, señaló, al abogar por un apolítica de ingreso “más firme”, que “recompongan salarios y jubilaciones, y asegure un ingreso universal a población de menores ingresos, que es la mitad del país”.

FUENTE: La Capital

Vicentín: una ex empleada de la AFIP declaró que fue removida de su cargo cuando empezó a investigar irregularidades de la empresa

Una ex empleada de la AFIP en Reconquista, Provincia de Santa Fe, declaró ante la Justicia que fue removida de su cargo cuando comenzó a investigar irregularidades tributarias por parte de la empresa Vicentín.

La decisión de trasladarla desde Reconquista hasta una sucursal de la Capital Federal y restringirle el acceso a los expedientes que había trabajado sobre la multinacional cerealera fue tomada por sus superiores, entre ellos una pariente de los dueños de Vicentín. 

La mujer, cuya identidad permanecerá en reserva, ya fue increpada vía Whatsapp por su ex jefa, quien le reprochó “esa sarta de mentiras” y le preguntó: “¿Cuánto te pagaron para salir de testigo en una causa de Vicentín?, ¿Qué te está pasando?”.

“Fui ‘trasladada’ en 2016 por marcar las irregularidades de la empresa Vicentín SAIC. (…) Elda Manuela Vicentín, le firma el pase a Buenos Aires. La obligan a entregar todo el material colectado, hasta los sellos de nombre, recepción de trámite, cargo y legajo”, explicó mediante un documento en el que pidió ser oída como testigo.

Con el patrocinio de la abogada Valeria Carreras, la ex agente de la AFIP Reconquista describió a qué información accedió y qué consecuencias le acarreó.

En ese sentido, explicó que “tomó contacto con agropecuarios que le referían su situación frente a Vicentín SAIC. Tomó estas denuncias en los formularios F288, provistos por la AFIP. Pronto, sus jefas Roxana Marchetti, y la jefa de esta, Manuela Vicentín, le prohibieron tomar ese tipo de denuncias”.

Según el relato, “en septiembre de 2016 detecta en el sistema que hay 20 empresas ‘usinas’, cuyos presidentes eran personas físicas domiciliadas en los barrios más humildes de Santiago del Estero”.

En la constitución de esas sociedades que denominó “usinas” intervenían “siempre las mismas escribanías”, que confeccionaban los contratos sociales y los certificados de domicilio fiscales.

“El modus operandi era reiterado. Todo esto lo informa a su jefa y esta le dice que coloque las denuncias en sobre cerrado que lo van a enviar a Buenos Aires”, pero el trámite quedó frenado en Reconquista.

La testigo fue separada de su cargo y enviada a Buenos Aires, donde quedó “sola y aislada en un hotel; le asignan tareas de calle y no pudo ingresar con su clave a los trabajos realizados en su agencia de Reconquista”. 

“No es un dato menor el parentesco de Manuela Vicentín con los principales involucrados en la causa que aquí se investiga”, resumió la presentación.

El pedido para declarar como testigo fue presentado ante el fiscal Gerardo Pollicita, en el marco de la causa que recayó en el juzgado de Julián Ercolini.

Se trata de la denuncia que promovió el titular del Banco Nación, Claudio Lozano, a principios de 2020. 

La testigo adjuntó a su presentación la designación de Elda Manuela Vicentín como alta ejecutiva de la AFIP en Reconquista, mediante una resolución adoptada el 16 de agosto de 2018, en fechas concomitantes con el otorgamiento de los créditos que la cerealera no restituyó a la banca oficial. 

Además, describió que a raíz de confusas situaciones personales y gremiales decidió cambiar su afiliación sindical y actualmente encontró cobijo en la Unión del Personal Superior de AFIP (UPSAFIP). 

FUENTE: Tiempo Argentino

Lozano: “En la Argentina hay una verdadera rebelión fiscal de los ricos”

El Director del Banco Nación, Claudio Lozano, habla sobre el dólar, Vicentín, el impuesto a los ricos y la situación política del Gobierno
Claudio Lozano

La economía desplazó a la pandemia del centro de la agenda pública en las últimas semanas, a pesar que los muertos siguen contándose de a cientos. El Gobierno, la oposición y la propia sociedad parecen haber puesto el foco en la salida a una situación que aún sigue resultando incierta en sus alcances. El tratamiento parlamentario del impuesto a los ricos, la presentación del presupuesto y las medidas restrictivas sobre el dólar coparon la discusión por la recuperación económica, y empiezan a prefigurar el año electoral que se acerca cada vez más rápido. 

Claudio Lozano viene hablando de estos temas mucho antes de haberse convertido en una de las principales referencias del intento de expropiación de Vicentín. En diálogo exclusivo con Diagonales, analizó a fondo la coyuntura económica, el “comportamiento lamentable” de la oposición, y la situación del Gobierno que aún no ha logrado constituirse en “una fuerza política que discuta el rumbo” del país, y que deberá hacerlo para sostener la unidad de cara a lo que viene.

Hace poco escribiste que en la Argentina no hay falta de dólares, a pesar que BCRA esté con los niveles de reservas más bajos en muchísimo tiempo, ¿cómo se explica esto?

-Tanto en 2019 como en lo que va de 2020 Argentina acumula dólares con un saldo comercial positivo, porque la economía está en recesión y parálisis productiva, y consecuentemente no importa vienes del exterior. 

El País tuvo 15.900 millones de dólares de saldo positivo en 2019 y en proyección en 2020 va a superar esa marca, con más de 17000 millones de dólares de saldo comercial. En los primeros 7 meses este año entraron 9000 millones, por lo tanto no es el problema que se suele señalar siempre de la falta de dólares asociada a la restricción estructural histórica en materia externa. 

Dólares hay, el problema es que el Banco Central no los tiene, no ha podido transformar esa acumulación de divisas comerciales en la acumulación de reservas. Y esto tiene que ver con las políticas aplicadas.

“Dólares hay, el problema es que el Banco Central no los tiene”.

En 2019, los pagos de deuda de Macri más la fuga monumental de capitales se llevaron ese saldo comercial. La etapa actual es diferente y las razones son otras. No lo es el dólar ahorro, ya que en lo que va del año por ese concepto salieron solamente 1826 millones de dólares, y en el mismo período se fueron 9000 millones de dólares en pago de deuda: 3000 millones por el pago de la deuda pública en el marco de la decisión que el Gobierno tomó de pagar mientras negociaba, pero casi 6000 millones se fueron por cancelación de deuda privada, en muchos casos por empresas que son parte de corporaciones transnacionales y que implicaban pagos de la subsidiaria local a las casas matrices o a otra sucursales del exterior.

¿Se podría haber evitado entonces la restricción para el dólar ahorro?

-Si se hubiese establecido un control tanto para que los exportadores liquiden como para que las empresas no saquen dólares al exterior por cancelación de deuda privada, la coyuntura no sería la que es hoy. Y hoy no digo que no se establezcan restricciones, pero se podría haber sido mucho más preciso y firme en lo que hace a la restricción para futuras cancelaciones de deuda privada, que ahora se va a otorgar en un 40%. Yo creo que la situación obligaría a una revisión caso por caso y que se debería tender a no reconocerles nada, que tengan que utilizar sus fondos propios o que reesctruturen la deuda. 

Además quedan muy pocas empresas, que tienen vencimientos de acá a marzo, y son todas empresas muy importantes, no creo que ninguna de ellas necesite la asistencia del Estado con un dólar a un precio de $78-80 como está hoy el dólar comercial. Por otro lado es urgente obligar a que los exportadores liquiden. Sólo con el ingreso de esos 3300 millones de los exportadores ya resolverías el problema coyuntural, y además faltan ingresar unos 8000 millones más en lo que queda del año.

“Es urgente obligar a que los exportadores liquiden”.

¿Deberíamos esperar una suba inflacionaria por estas medidas?

-Cuando hay una diferencia importante entre el dólar comercial y el dólar financiero es importante que el Gobierno refuerce el sistema de control de precios, porque las posibilidades de remarcaciones por expectativa de devaluación efectivamente existen. 

Pero la principal decisión es mostrar que el Gobierno va a ir a fondo para controlar el mercado cambiario, obligando a los exportadores y siendo mucho más firme con los que quieren cancelar deuda privada. Dar esa señal implicaría mostrar un Gobierno que tiene la decisión de administrar el tipo de cambio con mucha rigurosidad.

“La principal decisión es mostrar que el Gobierno va a ir a fondo para controlar el mercado cambiario”.

En este contexto de necesidad de dólares para la reactivación industrial y económica, ¿en qué quedó el caso Vicentín?

-La verdad que en este contexto nos vendría muy bien que el Estado estuviera en Vicentín, porque tendríamos una fiscalización del ingreso de divisas mucho más firme. 

El mercado de exportación de granos hace mucho tiempo dejó de tener contralor por parte de la administración pública, porque están privatizados los puertos, porque no tenemos flota y porque además desapareció la junta de granos. Eso agiganta la capacidad que tienen las empresas exportadoras parasubfacturar exportaciones y pagar menos retenciones. Y esa fue la razón por la cual la campaña opositora y de medios de comunicación hegemónicos frente a la decisión de expropiar fue tan importante. 

El tema no era solamente Vicentín, sino que las grandes empresas exportadoras de granos y derivados estaban preocupadas de que el Estado pudiera poner un ojo en un mercado en el que están acostumbradas a hacer lo que les plazca. Por eso el poder económico reaccionó con tanta fuerza y los medios hegemónicos construyeron una campaña de manipulación y de tergiversación de la información de niveles impresionantes.

Avanza el proyecto de aporte extraordinario para las grandes fortunas, en medio de permanentes embates de la oposición, los principales medios y sectores empresarios ¿Por qué pensás es tan difícil en la Argentina dar esa discusión, y eventualmente llevar adelante una medida como esa?

-Es lo mismo que pasó con Vicentín, hay un poder económico que resiste bajo todas las modalidades habidas y por haber cualquier intento de regulación que los obligue a tener un comportamiento económico y social compatible con una estrategia de desarrollo. 

En Argentina desde que se recuperó el proceso democrático se viene hablando de la necesidad de una reforma impositiva que implique mayor justicia tributaria, y pasan uno y otros gobiernos y esto nunca ocurre. 

La importancia del impuesto a las grandes fortunas es que comienza a visibilizar el tema de fondo de la discusión tributaria, y que es que en la Argentina hay una verdadera rebelión fiscal de los ricos, o sea, los ricos no quieren pagar.

“Los ricos no quieren pagar”.

Cuando uno mira la estructura tributaria nacional y provincial, los impuestos al patrimonio y la riqueza son apenas el 1,22% del total del producto y representa poco más del 4% de la recaudación, mientras que los impuestos sobre el consumo y el trabajo representan el 70% de la recaudación.

El impuesto a las rentas representa apenas el 21%. Argentina invierte en la práctica lo que es el esquema de recaudación de los países más desarrollados, donde los impuestos a la renta y al patrimonio representan más del 50% de la recaudación y los impuestos al consumo no pasan del 30%.

¿Ves posible que la post pandemia habilite una discusión profunda sobre la matriz tributaria argentina, y su posible modificación en un sentido progresivo?

-Yo creo que esa es la discusión que se está dando con este impuesto, y por eso lo discuten tanto. De hecho el impuesto es sumamente moderado, porque los millonarios en Argentina registrados por la AFIP son aproximadamente 32.000, y acá sólo se está cobrando a 12.000, se está dejando afuera 20.000 que tiene más de un palo verde de patrimonio y que no habría ninguna razón para dejarlos afuera.

“Se está dejando afuera 20 mil que tienen más de un palo verde de patrimonio y que no habría ninguna razón para dejarlos afuera”.

Tampoco se hizo un contralor entre los registros que la AFIP tiene y las empresas que el BCR investigó y que fugaron divisas durante los últimos 4 años, cuando todos sabemos que el tema de la fuga incluye el ocultamiento de rentas y patrimonios para evitar el pago de impuestos por parte de las grandes empresas que son las que alimentan las grandes fortunas. 

Además, la información internacional disponible en las consultoras especializadas muestra que en la argentina hay prácticamente 114 mil personas que tienen más de un palo verde. Otro elemento, el informe del BCRA dice que el 1% de las personas físicas son las que fugaron la mayor cantidad de guita, unas 66 mil personas que tiene identificadas el BCRA como que sacaron dólares al exterior. 

El impuesto es moderado en cuánto a su alcance, pero lo resisten porque puede ser un paso en dirección al debate sobre la reforma tributaria que la Argentina necesita, y eso es lo que quieren evitar.

Se presentó el presupuesto 2021 con una perspectiva de caída del PBI este año del 12,1%, y un crecimiento 5,5% para el año que viene ¿Cómo ves la coyuntura económica actual y las perspectivas para los meses que vienen?

-El problema para hacer una perspectiva seria es la pandemia, que no está claro cuando termina y cuándo vamos a poder manejar en plenitud la recuperación de la capacidad económica. Habría que evaluar seriamente tener proyecciones que hacen de cuenta que estamos en la post pandemia cuando no lo estamos. 

El presupuesto que se está presentando tiene más que ver con una idea de post pandemia que todavía no tenemos claro cuando comienza, para ser precisos. La pandemia tenía que transitarse con la puesta en marcha de un salario universal que garantizara a todos los trabajadores desocupados y en situación de informalidad un salario mínimo vital y móvil. El IFE en alguna medida se quedó corto. En magnitud, porque $ 10 mil es muy poco, y menos todavía si se lo otorga de manera bimensual, porque solo se entregaron tres IFES en seis meses. Y en tercer lugar, porque quedaron afuera entre 2 y 3 millones de personas que deberían haberlo recibido.

¿Cuáles son para vos los pilares por los que debería pasar la recuperación económica?

-Recomponer poder adquisitivo y consumo, la utilización de la capacidad ociosa, y financiamiento del capital de trabajo. El estímulo principal hoy para desarrollo de la actividad económica es más demanda, y consecuentemente hay que levantar el poder de compra de los distintos sectores. 

También necesitamos abordar el déficit habitacional con un plan de un millón de viviendas que es algo fácil de hacer y que tiene un impacto descomunal en términos de empleo. Y también salud pública y educación pública como prioridades. 

Hay que salir de la pandemia con una reactivación que privilegie los consumos colectivos, y atienda la situación de manera de contener la conflictividad social de un país que va a tener casi la mitad de su población bajo la línea de pobreza. Esta debería ser la orientación preponderante en materia presupuestaria.

“La oposición y el poder económico están tratando que el Gobierno siga el camino del ajuste”.

Y no se nos escapa el hecho de que estamos en un escenario en el que buena parte del poder económico y la oposición política articulados están tratando de que el gobierno siga el camino del ajuste. 

La problemática del mercado cambiario que está mostrando con claridad que se pretende que la Argentina camine en dirección a un ajuste mayor vía una devaluación, que en el contexto actual sería un problema muy serio. 

Por eso me parece importante que el Gobierno refuerce la regulación para evitar esa devaluación brusca, que creo que ese es el objetivo de las medidas que se tomaron y creo que deben ser profundizadas y fortalecidas.

Fuiste diputado 12 años, conocés el paño. ¿Cómo ves la actitud JxC de judicializar las sesiones de ambas cámaras por cuestiones de protocolo, dificultando el funcionamiento de uno de los poderes de la República , en medio de la pandemia?

-Toda la actitud de oposición, desde un comienzo, fue boicotear la cuarentena temprana que puso en marcha el Gobierno Nacional y que fue la mejor iniciativa que se tomó, privilegiando la defensa de la salud por encima de cualquier otro interés sectorial. 

La oposición articulada además con la actitud del poder económico, materializada ni bien comenzó la pandemia en la decisión del grupo Techint de declararle la guerra al gobierno despidiendo a 1450 trabajadores en el sur de la Argentina. 

Los planteos sobre las sesiones que no tienen ni pies ni cabeza, no hay ninguna razón para poner en cuestión el funcionamiento de las sesiones virtuales. Es un verdadero disparate decir que no se puede discutir porque las sesiones son virtuales, y proponer como alternativa violentar todos los protocolos sanitarios exponiendo a los trabajadores del parlamento nacional en este contexto. Es un disparate total. Son excusas de forma, sin contenido, porque no pueden argumentar nada frente a los debates que está proponiendo el Gobierno.

“La oposición no puede argumentar nada frente a los debates que está proponiendo el Gobierno”.

Fuiste siempre un defensor de la idea de las investigaciones sobre las deudas públicas asumidas y utilizadas de forma beneficiosa para el país. ¿Qué pensás del acuerdo con los acreedores externos?

-Pienso que el Gobierno se autolimitó, en primer lugar al tomar la decisión de pagar mientras negociaba. En segundo lugar, creo que también debilitó la negociación el hecho de no haber avanzado con una investigación en profundidad sobre el proceso de endeudamiento, básicamente partiendo de los cuatro años de Macri. Las irregularidades que tuvo el acuerdo con el fondo, tanto desde la perspectiva administrativa, jurídica y legal de la Argentina como desde la violación de los propios estatutos del Fondo brindaba los elementos para plantear esto. 

Todas estas cosas que no se hicieron debilitaron la capacidad de negociación, y en ese marco lo que se tuvo fue una negociación bastante parecida a las históricas, en donde lo único positivo que uno encuentra acá es que se despejaron los vencimientos inmediatos y eso brinda oxígeno para avanzar en la recuperación económica.

¿Cómo ves hacia adelante la negociación con el Fondo, después de que asumieron haber otorgado los préstamos al país para ayudar a Macri a ganar las elecciones?

-Me parece que el tema acá es que si la Argentina no fortalece la intervención estatal en el proceso de recuperación de la actividad económica, si el papel del Estado en la recomposición del poder de compra y en elfinanciamiento del capital de trabajo no es central no es central, lo que va a pasar es que la recuperación de la actividad no va a tener los contenidos de mayor igualdad y mayor democratización que debería tener. 

Y ahí se juega mucho la capacidad que tengamos de limitar la intervención del Fondo reclamando mayor ajuste de las cuentas públicas, el acelerar los términos y los tiempos del equilibrio fiscal y las consiguientes y ya conocidas propuestas de reforma estructural que han estado siempre en la boca del Fondo: la reforma previsional, la reforma laboral y la reforma fiscal, en todos los casos dirigidas a bajar el gasto en seguridad social, bajar el costo laboral, todas premisas que ya sabemos que no conducen a nada. 

Mi preocupación es que no sigamos los pasos del ajuste fiscal y la limitación monetaria, que son las que podrían limitar al Estado como herramienta de redistribución del ingreso para levantar el poder de compra y de financiamiento del capital de trabajo, imprescindible en el marco de la recuperación de la recuperación económica.

El Frente de Todos logró unificar a sectores muy amplios. Vos fuiste crítico de la última etapa del kirchnerismo. ¿Qué cambió para que se lograra la conformación de esta nueva alternativa política?

-Lo primero es Macri. El hecho de que Macri y todo lo que él representa como una expresión de las principales corporaciones de la Argentina apropiándose del Estado por el voto fue una señal de alarma para todas las organizaciones del movimiento popular en la Argentina, y un desafío de construcción de unidad para frenar un rumbo de ajuste y exclusión monumental. Eso obligó a una autocrítica de las organizaciones populares y a privilegiar un espacio de unidad que el FDT de alguna manera logró.

“Macri obligó a una autocrítica y a privilegiar un espacio de unidad que el FdT de alguna manera logró”.

A partir de allí se abre otro desafío. Hoy se funciona sobre la base de las posiciones que cada uno tiene en el diseño institucional y el aparato estatal, pero no hemos logrado transformar al frente en una fuerza política que discuta el rumbo, y creo que es algo imprescindible por la presión explícita que tanto la oposición política como el poder económico, en el marco de apriete, desestabilización y corrida de mercado, viene haciendo para tratar de condicionar el rumbo del Gobierno. 

Y la única manera de evitar ese condicionamiento es que el FDT se fortalezca a sí mismo sobre la base del respaldo pleno del conjunto de los actores que efectivamente lo constituyen.

Si te nombro dos apellidos: Vicentín y Macri, ¿Cómo los vinculás?

-Ambos son parte de las 50 fortunas más grandes de la Argentina, que tienen que pagar el impuesto a las grandes fortunas, y son los que han venido resistiendo las mejores decisiones de este Gobierno, desde la cuarentena temprana y el ASPO, no olvidemos a uno de los dueños de Vicentín navegando en su Yate por el Paraná. Son los que se cagan en todo, y los que resisten todos los intentos que podamos priorizar la salud y el desarrollo de nuestra gente.

“Los Vicentín y Macri son los que se cagan en todos”.

FUENTE: Diagonales

Por Nicolás Baccaro

INICIO

Mujer maravilla: Miryam Gorban y la Soberanía Alimentaria

Es símbolo y maestra de cómo pensar el país partir de la alimentación. Tiene 88 diciembres. Trabajó con Ramón Carrillo y con René Favaloro. Estuvo desaparecida. Participó en las ollas populares durante las crisis. Sus experiencias, y la apuesta por el optimismo. Vicentín, AF, la soja, los chanchos chinos, el comunismo, la agroecología, la sensibilidad para comprender la época. Y un detalle misterioso: ¿qué es la Soberanía Alimentaria? 

«Vos decís algo, y no te dan pelota. Lo dice el Presidente, y entonces ya es noticia”,
protesta y ríe.

Miryam Kurganoff de Gorban

Miryam Kurganoff de Gorban –Kita para la familia y la gente amiga, clase 1931, criada en Añatuya, nutricionista de cuando nadie hablaba de eso, dos veces Doctora Honoris Causa, marxista “de comunión diaria”, cocinera de empanadas antológicas y timonel de una vida que es una travesía asombrosa– es injusta consigo misma.

Hace 24 años está hablando de Soberanía Alimentaria. Desde la soledad absoluta ha sido tan insistente, clara, convincente y cabeza dura (o sea, cabeza abierta) que le han terminado por dar tanta pelota, que hasta el Presidente amplificó el tema. Se puede sospechar, al revés, que es a él a quien no le dieron la pelota que esperaba al relacionar, acaso desacompasadamente, Soberanía Alimentaria con su proyecto de expropiación o salida a la situación empresario/delictiva del grupo Vicentín.

Aclara Miryam: “Creo que él lo pensó bien pero después, por las presiones, el gobierno se achicó. Expropiar esa empresa no era la Soberanía Alimentaria, pero sí un avance, y principalmente una forma de recuperar herramientas para el país. 

Vicentín te daba dos puertos cuando hoy casi todos los puertos del país son privados. Googlealo, y es de terror. 


O nos daría herramientas para la exportación. No hay flota mercante, línea de bandera que comercialice, ferrocarriles, el neoliberalismo se llevó puesto todo. ¿De qué corno estamos hablando?”

Se enoja Miryam pero enseguida se pone contenta porque está viviendo en casa de su hija y están allí una de sus nietas, con bisnieta en brazos. Cuatro generaciones de mujeres. Miryam fue mamá 5 veces, desde1953. Dos hijas (Silvia y Claudia), luego un varón, Sergio, que murió a los 3 meses en medio de la epidemia de polio. El segundo varón, Jorge, fue víctima a los 35 años de otra pandemia: accidente automovilístico. A Miryam la templanza le viene de lejos. El quinto hijo es Marcos, que hoy está preparando un libro sobre su madre. Tiene 9 nietxs y 8 bisnietxs.

La cuarentena la hizo ducha en el manejo de las plataformas para participar en toda clase de seminarios, conversatorios, encuentros, reuniones de su CALISA (Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Facultad de Medicina) o del Diplomado Andrés Carrasco de Comunicación Ambiental. “Tengo dos o tres reuniones por día. Estoy en todas partes”.

Se ha reunido virtualmente con ministros, legisladores y funcionarios que tratan con afecto y respeto a una mujer cálida, que no se olvida de ser volcánica cuando hace falta. El día de la noticia de la expropiación de Vicentín, en junio, se permitió ilusionarse con el proyecto, pero envió dos señales: 

1) “Si no hablan del acceso a la tierra y de agroecología, señor Presidente, no es Soberanía Alimentaria” y
2) “no le firmo un cheque en blanco a nadie”.

La bisabuela me mira por la pantalla y recuerda que en 1996 viajó a Roma a una cumbre mundial sobre alimentación organizada por la FAO, en la que conoció al hondureño Rafael Alegría: “No me olvido más. Es uno de los fundadores de Vía Campesina. Hoy está perseguido en su país. Se sentó horas a explicarme lo que significa la alimentación como un tema político y no técnico. Me enganché totalmente”.

¿Qué es la Soberanía Alimentaria? Miryam propone las palabras de Vía Campesina: 

“El derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo.” 


“Esto pone a aquellos que producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas. Defiende los intereses de, e incluye a, las futuras generaciones. Nos ofrece una estrategia para resistir y desmantelar el comercio libre y corporativo y el régimen alimentario actual”.

La definición reivindica luego la producción local, la agricultura familiar, la sostenibilidad ambiental, social y económica, el comercio transparente, los derechos de los consumidores, el derecho de acceso a la tierra, al agua, a las semillas, a la biodiversidad. Plantea finalmente: “La soberanía alimentaria supone nuevas relaciones sociales libres de opresión y desigualdades entre los hombres y mujeres, pueblos, grupos raciales, clases sociales y generaciones”.

Mongo Pirulo

¿Esa definición tiene puntos de contacto o de choque con el actual gobierno? “Vos ves que hay debates internos, es un gobierno heterogéneo y con el marco económico, social, sanitario, cultural, es difícil avanzar. Hay pasos que parecen tímidos, pero son importantes. Un ministro como (Juan) Cabandié que en vez de disfrazarse de planta y hacer pavadas, habla del glifosato y se mete con los incendios. O la creación de la Dirección de Agroecología. Esas cosas las destaco porque si no, ¿para qué lo hacen?” “Por cosmética, puede pensar la gente desconfiada, si no se les da poder para actuar realmente: “Pero siento que ahora nos están escuchando. Eso lo valoro”.

Miryam & los chanchos:

“Lo que pasa es que el gobierno se reúne con el Consejo Empresario Mongo Pirulo para sembrar más soja o poner megagranjas de chanchos, y tendrían que recibirnos también a nosotros que estamos planteando que no podemos seguir agravando la situación
social y sanitaria. 

Es como me enseñaron las mujeres peruanas en una marcha: ‘No estamos en la protesta, sino que tenemos propuestas, y entonces exigimos respuestas’. En el caso argentino, esto no se arregla con más soja o con armar un gran chiquero. Por eso proponemos la agroecología. Y en el caso de los chanchos, como dice siempre Remo Vénica (de la granja Naturaleza Viva), que haya miles de pequeñas granjas, producción local que estimule la agricultura familiar sin afectar el medio ambiente, y no pocas megagranjas con miles de vientres cada una, abuso de antibióticos para el rápido crecimiento, animales chapoteando en su propio estiércol, contaminación de la tierra, el agua y el aire”.

Dato: En el siglo pasado los cerdos fueron el símbolo para la izquierda de capitalismo y opresión. Hoy el sistema alimentario coloca a dichos animales como uno de los emblemas del hacinamiento y la muerte. 

China viene de una peste anterior a la del Covid-19 que mató a más de 200 millones de cerdos de sus megagranjas (¿el coronavirus masivo será culpa solo de murciélagos o pangolines?) y está entusiasmada con sacarse parte del problema de encima, criando porcinos en Argentina. Allí está el origen del negocio.

La concentración parece justamente la clave en la que coinciden los negociadores
chinos y argentinos.


Claro, solo ven las divisas de la soja. Y más teniendo ahí a Felipe Solá. Metió el monocultivo sojero (al aprobar los transgénicos en 1996) y ahora va a querer meter el rmonocultivo de cerdos. Por eso proponemos hacerlo, pero de otro modo. Y es un dato que hayan postergado el acuerdo con China hasta noviembre, diciendo que quieren incluir un artículo de cuidado ambiental. Eso es porque escucharon las movilizaciones y reclamos. Habrá que seguir insistiendo.

¿Qué le dirías a Solá si te lo cruzás?

Lo que le digo a todos. Que me expliquen cuál es el beneficio del modelo sojero. Enriqueció a unos pocos, envenenó la tierra, la gente, y nos contaminó la vida. Están los pueblos fumigados como testigos de las consecuencias del modelo. Que se hayan desmontado miles de hectáreas de bosques para la soja es un atentado total a la naturaleza. Y encima seguir haciéndolo en plena pandemia, ¿qué es? Te lo digo como changuita santiagueña: 

no podemos salir a andar, pero ellos siguen fumigando y dicen que es “tarea esencial”. 

Increíble. Sobre todo cuando tenés la agroecología que te está demostrando que se puede producir en campos grandes, a gran escala, y exportar alimentos. 

Hay más de 80.000 hectáreas agroecológicas para cereales, oleaginosas y ganadería, y cada vez más producción intensiva de verduras y frutas sanas. 


Nos siguen vendiendo el modelo de agrotóxicos porque es el negocio de las corporaciones. Así que con esas cosas yo voy a seguir siempre igual con los funcionarios: rompiéndoles la paciencia.

Una mocosa con Carrillo

Las charlas con Miryam nunca son lineales, se pueden ir por las ramas o por las raíces para dejar ver el árbol y los bosques. Mezclan entusiasmo y ganas de contar aventuras (y algunas desventuras): la experiencia como riqueza que se comparte.

Dice: “Habría que fijar una política alimentaria. Yo quiero exportar. Pero si estamos en un plan contra el hambre, primero resolvamos el problema interno. No es un tema de Cancillería. Es un tema de Hacienda, Salud Pública, Medio Ambiente.” 

“Me gustaría que haya una Dirección de Alimentación como quiso hacer Ramón Carrillo, con el que
alcancé a trabajar”.


Salto repentino de 70 años. Para ubicarnos antes de llegar a Carrillo: Miryam creció en Añatuya, Santiago del Estero, donde se habían instalado los Kurganoff: “Un lugar de mucha miseria, veías las viudas jóvenes de negro que no tenían jubilación ni un carajo, mucha penuria de la gente, incluso de mis compañeros de escuela que se quedaban a comer en casa porque vivían a leguas y estudiaban magisterio como salida laboral”.

Su padre vendió máquinas de coser Singer y luego fue corredor de toda clase de productos, desde perfumes hasta discos, a lo Melquíades en Cien años de soledad, y su madre instaló una librería escolar. “Veníamos de estar sin comer, pero las cosas mejoraron. Igual, me dolía la penuria que había alrededor: eso te queda pegado en la piel”.

Conoció al conscripto Luis Gorban que tenía 20 años y vivía en Córdoba. Ella tenía 17. “Luis era comunista, militaba en la Universidad de Córdoba. Yo tenía la sensibilidad social, él me dio el marco teórico que entendí totalmente”. Se enamoraron, hubo años de noviazgo con mucha carta y poco encuentro. No existían los mails ni Facebook, entre otras antigüedades.

Miryam marchó a Buenos Aires a casa de unas tías: “Quería estudiar Medicina pero tenía que dar como 14 reválidas porque era maestra y no bachiller. Supe que existía la tecnicatura de dietista. Por lo menos tenía que ver con la salud, y me anoté”. Luis se mudó a Buenos Aires, terminó Medicina en La Plata, y se casaron en 1951. 

“Ese mismo año me recibí de dietista, y Ramón Carrillo que era el ministro de Salud nombró director de Alimentación a mi profesor Horacio Storni, y a mí”.

Storni la tenía como alumna predilecta, y casi la lleva a atender a Evita. ¿Cuál fue el problema? “No quise afiliarme al Partido Peronista. Yo no era antiperonista. Había visto en Añatuya la alegría de la gente, la diferencia entre beneficencia y solidaridad, que es lo que transmitía el peronismo. Pero no aceptaba afiliarme”. Luego Storni cambió de puesto, la Dirección quedó desarticulada pero Carrillo ordenó armar un plan de alimentación para todos los hospitales del país. Solo quedaba Miryam como dietista, que organizó el plan. Carrillo la convocó y cuando la vio le preguntó a la secretaria: “¿Quién es esta mocosa?” Mejoró todo cuando le dijeron que la joven venía de Santiago del Estero, como él. El programa de la veinteañera empezó a implementarse, luego tuvo a su primera hija (1953) y se mudó hacia otras zonas de la vida.

La cosmetóloga y Favaloro

Miryam habla de las posibilidades productivas argentinas: moras, higos, granadas, tunas mejores que el kiwi, mangos antológicos que se tiran en Formosa, paltas, espárragos, arándanos, aceite de oliva, producciones no transgénicas de la RENAMA (Red de Municipios y comunidades que apoyan la Agroecología) y la UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra). Cuenta de la centolla y los langostinos en medio saqueo de la riqueza pesquera y menciona el caso de una niña estaba asombrada porque vio en una granja gallinas vestidas: “Claro, tenían plumas. Nunca había visto”.

Recuerda que en 2015 el ministerio de Salud de Daniel Gollán la invitó a dar una charla con miles de trabajadoras de esa cartera: “Les voy a cobrar esta charla. Me van a tener que pagar con un aviso, una publicidad oficial que hable de la salud, porque no hay ni una”. Recibió un aplauso, pero ninguna publicidad.

¿Qué aviso lanzaría Miryam?
“Uno que diga: ‘dale la teta a tu hijo para que crezca sano y feliz. 


Basta de darle cocacola y comida chatarra pensando que así va a ser rubio y de ojos celestes: así va a ser un enfermo. Y hay que hablar de la teta. Porque van y hacen encuestas en los barrios sobre la ‘lactancia materna’ y las mujeres no saben de qué les están hablando” dice Miryam, alérgica a los lenguajes vacíos de las burocracias estatales y oenegeísticas. Agrega: 

“Es que no estamos teniendo una política comunicacional que nos cambie la cabeza colonizada que tenemos. Tendría que haber mensajes que digan: tome agua, la bebida de los pueblos fuertes”.

Paralela a su experiencia con Carrillo, la militancia en el Partido Comunista la había llevado a estar en la creación de la Unión de Mujeres Argentinas. 

“Ya en aquella época reclamábamos igual salario por igual tarea. No se hablaba de feminismo,
eso vino después”. 


Miryam pasó de Salud Pública al Instituto de Nutrición que funcionaba en el Pasteur, con el doctor Pedro Stramesi: “Un gran maestro de cocina”. En 1953 comenzó su seguidilla de partos y a fines de los 50 fue convocada al Sanatorio Güemes para encargarse de la alimentación. El trabajo y la crianza en simultáneo la obligaron a renunciar. “Ya estábamos en Lomas de Zamora, y puse en casa un consultorio de Dietética y Cosmética. Me tenía que ganar mis ingresos” dice como justificándose. “Ahí me aparecían todos los trastornos alimentarios, desnutrición, obesidad, diabetes”. Empezaba a intuir en qué medida la alimentación era un tema personal, y a la vez social y político, mientras saltaba de su consultorio a militar en reclamos contra el despido de ferroviarios durante el frondicismo. “Siempre fue así, haciendo de todo. Balconear, nunca jamás –cuenta, y cita a Pablo Neruda-. Confieso que he vivido”.

Desde el Sanatorio Güemes volvieron a llamarla en 1972 para acompañar una hazaña científica: el doctor René Favaloro había desarrollado en los Estados Unidos la técnica del by-pass coronario, pero había decidido reinstalarse en el país y trabajar en el Güemes. “Me hice cargo del Departamento de Alimentación para profesionalizarlo al máximo: había 3.000 empleados, enfermeras y médicos, la guardería con más de 100 hijos de trabajadores y 1.000 camas, incluyendo a los pacientes de alta complejidad. Fue una experiencia impresionante” dice sobre su rol como directora de esa especie de industria destinada a nutrir y salvar vidas.

Miryam desaparecida

La nada se resolvía con sopa, puré y compota. “Teníamos 15 nutricionistas. Armábamos las comidas según los pacientes, no eran un número sino un nombre. Investigábamos los alimentos y hacíamos encuentros con los médicos, incluido Favaloro que nos escuchaba asombrado. Presentábamos las tablas nutricionales. Me acuerdo que no sabían cuánta sal tenían los grisines y decían: ‘¿nosotros estamos comiendo eso?’ Hasta el agua mineral estudiamos”.

Memoria: “Favaloro era un tipo sencillísimo, el médico rural de Jacinto Aráuz, su pueblo. A las 7 de la mañana estaba operando. Al mediodía daba una vuelta y comía algo sencillito, un sándwich y agua. A las 7 de la tarde seguía ahí adentro. Cuando podía, recorría el país para enseñar y transmitir lo que sabía. Era esa cosa del científico de verdad, generoso, que piensa en lo social y no en el lucimiento o en el escalafón de su carrera. Lo que después conocí en Andrés Carrasco (ex presidente del CONICET, quien descubrió los efectos del glifosato), y lo que antes había sido el propio Carrillo”.

Llegó el golpe de Estado de 1976 y a fines de ese año sus dos hijas fueron secuestradas por participar en centros estudiantiles universitarios. Silvia (hoy médica) estaba embarazada. “No sabíamos en esa época lo de los robos de bebés. La nena nació después, le pusieron Marcela pero siempre decimos que tendría que llamarse Milagros”.

Las patotas militares se llevaron del Güemes a la propia Miryam y su Citroën celeste en 1978.


“Yo nunca dejé de militar, y además con mi marido éramos gente muy conocida. Vos imagínate que se atendían con Luis y venían a casa Mercedes Sosa, Álvaro Yunque, Horacio Guaraní, Juan Carlos Castagnino, Ramón Ayala, Cesar Isella, Armando Tejada Gómez. Osvaldo Pugliese no, pero lo recibimos en un acto en Lomas. Yo digo que lo mío habrá sido una delación mal barajada: en el Güemes habían secuestrado a la comisión gremial y Jorge Tanco y otras cinco compañeras siguen desaparecidas”.

La llevaron al centro clandestino El Banco, en La Matanza, donde organizaba secuestros, torturas y desapariciones Julio Simón, más conocido el “Turco Julián”, policía de cruz esvástica en el llavero, que sigue cumpliendo condena por múltiples delitos de lesa humanidad. “Me tenían encapuchada y encadenada a un cubil para perros. El que me torturaba era otro. 

“El Turco daba las órdenes y, ¿sabés qué hacía?: Tomaba anfetaminas para aguantar y quedarse todo el día ahí, el guacho.”

Como robaban los discos de los secuestrados un día pusieron uno y era de César Isella, sobre Salvador Allende. Se ve que yo me sonreí. El Turco dijo: “Mirá la bolche, cómo ser ríe”, y rompió el disco. Estaba totalmente pichicateado”.

Reconoce Miryam que pese al miedo siempre intentó estar tranquila: “Vino un coronel a interrogarme, a jugar de policía bueno. Me dijo: “Usted tendrá mucho odio, pero tiene que comprender lo que hacemos porque de muchos camaradas son una lápida en el cementerio’. Le contesté: ‘Lo felicito. Ustedes por lo menos tienen una lápida. ¿Dónde están nuestros compañeros? Ni lápida tienen’. Siguió la discusión y le dije:

 ‘‘Mire, yo estoy muy tranquila porque hubo un Nüremberg’ y el tipo no habló más”. 

En otro momento le dieron lápiz y papel para que delatase nombres de su organización. Miryam hoy estalla en carcajadas al recordarlo: “Les puse a Victorio Codovilla, que ya se había muerto. Ellos querían saber del aparato, pero de esos meollos yo nunca supe nada”. Le secuestraron su agenda. “Creían que había lenguaje cifrado. Vieron ‘Aceite’, llamaron y era Molinos, donde hacíamos los pedidos. Una compañera de hemoterapia me había regalado un libro y me lo dedicó: ‘A la jefa’”, pero estos creían que era una jefa guerrillera y no la jefa de un servicio”.

Mientras ella seguía detenida, su marido Luis habló con Favaloro quien le dio una carta para el comandante del Cuerpo I del Ejército, Guillermo Suárez Mason. “Hubo mucha movida denunciando mi caso, pero creo que es a Favaloro al que le debo la vida”.

Dos semanas después del secuestro, le informaron que iban a liberarla. “Me llevaron a otra habitación y había que esperar bastante. Les pedí algo para leer y me trajeron la novela El día del chacal (de Frederick Forsyth, sobre un intento de asesinar a Charles De Gaulle por parte de la derecha terrorista francesa). Cuando tuvieron todo listo para irnos les dije: ‘Esperen que me faltan dos páginas’. No lo hice para provocarlos. Realmente estaba interesante el libro y no me quería perder el final”.

Es difícil calcular cuánto poder hubo en esa tranquilidad: “Siempre fui así. Hay gente que agacha la cabeza pero para mí somos todos iguales. Estuve con la gente más famosa y la más anónima, y eso te enseña a moverte. No pisoteás, ni rendís pleitesía porque el otro esté en un escalón distinto al tuyo. Pero bueno, lo cierto es que puedo contarla. ¿Cómo no ser optimista”.

Es una optimista de la voluntad y del corazón que puede contar su experiencia en las crisis del 89 y la de 2001: “Estuve en la alta complejidad y también en las ollas populares donde se establecen las relaciones y las resistencias más increíbles”.

Puede contar sus premios infinitos, pero refunfuñar inmediatamente: “¿Cómo me dan a mí dos doctorados Honoris Causa, y a Favaloro no le dieron ninguno ni lo tuvieron como profesor universitario?

«¡Dejame de joder!”


Me envía un video en el que Favaloro dice en los 90: “Esto más que neoliberalismo es un neofeudalismo” y “no concibo a un universitario sin compromiso social. Tiene que contribuir a que la sociedad sea cada vez mejor, más solidaria y más justa”. Ella agrega: 

“Eso es la ciencia digna, como lo que representó Carrasco y hoy toda una camada de gente joven que quiere hacer cosas en serio y no a sueldo de las corporaciones”.

Razonamiento sobre el presente: “El problema es que no podemos articular lo que hacen los pueblos contra la minería, los pueblos fumigados, los que producen agroecología y tantas otras luchas”. 

A la vez, más que buscar grandes articulaciones, lo suyo es el contacto personal, la charla, el viaje,
lo local, la siembra. 


Queda como debate: ¿serán las grandes articulaciones las que funcionan (lo que Miryam piensa), o serán los infinitos gestos pequeños y cotidianos (lo que Miryam hace) los que terminan generando los cambios de cultura, los contagios de sensibilidad, de modos de ser y de actuar? ¿Serán las dos cosas, o cada una según el momento?

La Soberanía Alimentaria abrió a la joven comunista a un territorio que es pura actualidad, juventud, fertilidad, horizontalidad, creación. “Es algo universal, algo que crece no desde arriba sino desde abajo. Son otras palabras, otros lenguajes, otros tiempos. Pero siempre se trata de cambiar el capitalismo”.

Todo lo que hace tal vez no tenga que ver con haber sido militante, dietista, matriarca nutricionista, detenida-desaparecida, referencia internacional, doctora honoris causa y todo lo demás, sino con la sensibilidad para entender la época y hacer el magisterio que imaginaba aquella chiquilina de Añatuya a la que se le pegaba a la piel lo que veía alrededor.

Con esa sensibilidad se la ha pasado ejerciendo como maestra, nutriendo la vida, las ideas y las acciones de mucha gente dispuesta a cambiar la cultura, la mesa, las relaciones y el futuro. Al estilo de la más célebre imagen de Miryam: sonriendo, con el cuchillo entre los dientes. Y aplicando siempre uno de los más saludables oficios en este mundo: romper las paciencias.

FUENTE: La Vaca

Por Sergio Ciancaglini.

INICIO