Archivo de la etiqueta: Ley de humedales

Don’t look up: mirá a tu alrededor que se prende fuego todo

Mientras nos divertimos con la nueva de Netflix, mientras hacemos análisis sesudos de si es buena o mala, se encienden más y más alarmas a nuestro alrededor. Emergencia ígnea, fuego en la patagonia y en los humedales, olas de calor, temperaturas que rompen record y picos de casos en un diciembre que arde.

El profesor Randall Mindy maneja por una calle cualquiera cuando levanta la mirada y ve por primera vez lo que hace meses trata de que el mundo vea. El cometa Dibiasky aparece como una estrella más en la noche pero se mueve como ninguna otra. Mindy frena el auto, se baja, el resto de los vehículos le toca bocina y él les grita que ahí está, ese es el meteorito que va a destruir la tierra en pocos días.

“Estuvimos tratando de decirles”.

La misma sensación que produce la escena de Don’t look up, la peli de Netflix de la que habla todo el mundo esta semana, deben haber tenido quienes hace 40 años advirtieron sobre el cambio climático cuando salió el informe de la ONU que declaró sus consecuencias irreversibles.

“Estuvimos tratando de decirles”.

La misma sensación que tenemos este diciembre en Argentina.

Porque las similitudes con la realidad no son pura coincidencia. No tendremos un meteorito que en seis meses va a destruir la Tierra pero sí incendios, olas de calor, picos de casos, inundaciones, sequías y un planeta que se pone cada vez más hot.

Mientras nos divertimos con la parodia hollywoodense, mientras hacemos análisis sesudos de si es buena o mala, se encienden más y más alarmas a nuestro alrededor. No es necesario escuchar a Jennifer Lawrence para saber que sí, amigues: todes vamos a morir por el desastre climático.

Tal vez no hoy, ni mañana, ni en 50 años. Pero este planeta así no tiene más chances.

No miremos arriba, basta con mirar a nuestro alrededor. Acá nomás se está prendiendo fuego todo:

En la Patagonia las llamas arrancaron el 7 de diciembre en el Lago Martín, a mitad del camino entre El Bolsón y Bariloche. 22 días después el fuego afectó a tres provincias más: Río Negro, Chubut y Neuquén.

La Navidad se vivió entre humo, ceniza y el miedo a que las llamas se acerquen a las casas. Los focos siguen activos y el fuego avanza. Hace días que se registran temperaturas altas y vientos. ¿Lluvias? Recién se esperan, con suerte, para el fin de semana.

A esta altura ya son siete las provincias afectadas por incendios: a las del sur se sumaron Santa Fe, San Luis, Formosa y Misiones, donde los incendios intencionales están vinculados al agronegocio y proyectos inmobiliarios.

El Gobierno armó el Consejo Federal de Medio Ambiente. Este miércoles, junto al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, declaró la emergencia ígnea en todo el territorio nacional por un año.

Los brigadistas, aviones y helicópteros hidrantes que recorren las zonas críticas no parecen ser suficientes. Hay voluntaries dándolo todo y muchas organizaciones armaron colectas.

El clima no ayuda. Las temperaturas registradas este año en el país estuvieron por encima del promedio, una tendencia que se repite sin parar: desde hace 11 años hay 0.5° grados más de lo normal. Según un informe del Servicio Meteorológico Nacional, si esta semana se mantiene este promedio, 2021 será el año más caluroso en la región patagónica desde que hay registros.

A nivel global este año es el sexto más cálido desde 1961, cuando se hizo el primer registro estadístico.

El cambio climático no sólo implica que haga más calor: incluye sequías, inundaciones y otros desastres.

Este año hablamos mucho de la bajante del río Paraná, la vía de transporte del 80 por ciento de las exportaciones del agro argentino y fuente de agua potable y energía para ciudades y pueblos de siete provincias. En los últimos diez días perdió medio metro. Y cierra el 2021 con una bajante récord: 2,94 metros por debajo de la altura promedio para esta época del año.

Mientras compartimos videos de Greta Thunberg y agitamos el Frente Carpincho de Liberación, seguimos haciendo fueguitos en la montaña, tiramos basura en los bosques y derrochamos agua.

No comemos vidrio: la responsabilidad de los turistas es mínima al lado de las empresas transnacionales y los intereses económicos que destruyen ecosistemas en complicidad con gobiernos de turno. Peeero, pequeñas acciones individuales y concretas, como reciclar, por ejemplo, ya pueden significar algo.

Todes somos el personaje de Jennifer Lawrence que siente que hay que hacer algo ya: ir a la casa de gobierno con antorchas, neutralizar a Elon Musk y Jeff Bezos, o chaparnos a los árboles. Ni idea qué, pero algo. También todes somos el personaje de Merryl Streep, la presidenta Trump a quien le resbala el apocalipsis porque es algo de todos los días. Estamos en medio de una pandemia y un ecocidio pero, ¿qué puede hacer une? Por impotencia o por incapacidad real, ante un posible fin del mundo hacemos memes y challenges en TikTok como en Don´t Look Up en un nivel de inception tremendo.

No todo es pum para abajo: si hay algo de lo que podemos enorgullecernos en Argentina es de nuestra tradición de lucha. En provincias afectadas por las actividades extractivistas como la minería o el agronegocio la pelea ambientalista data de por lo menos dos décadas y en los últimos años tomó fuerza federal. Alcanza con mirar lo que pasó en Mendoza, Chubut, Santa Fe o Catamarca.

En 2020 los humedales tomaron la agenda pública a partir de los incendios en el delta del Paraná. Con movilizaciones en distintas ciudades del país, la presión social llevó a que se presentaran 13 proyectos de ley de protección de humedales entre las dos cámaras (diez en Diputados y tres en Senadores) .

El proyecto que finalmente tuvo dictamen y media sanción en el Senado perdió estado parlamentario el 21 de diciembre. Es la tercera vez en ocho años que queda en la nada. Todavía hay una chance: el Gobierno tiene la oportunidad histórica de incluirlo en sesiones extraordinarias.

El otro proyecto en riesgo de perder estado parlamentario es la ley de envases, que no sólo apunta a reciclar y a que las empresas se hagan cargo de la basura que generan sino a fortalecer las economías populares de las y los cartoneros.

El cambio climático no es nuevo: la ciencia viene alertando sobre el calentamiento global hace por lo menos 35 años, como recordaba la periodista Marina Aizen en esta nota.

Mientras sigamos ninguneando los efectos del calentamiento global y subestimando las voces de les que saben, todo seguirá ardiendo a nuestro alrededor y seguiremos sin oler el humo. Porque mejor no mirar. Ni arriba, ni abajo, ni al costado. Porque si miramos, vemos.

FUENTE: Cosecha Roja

Después de una travesía de 350 kilómetros a puro remo, el petitorio por la Ley de Humedales llega al Congreso

Fue una semana a puro remo. Medio centenar de hombres y mujeres viajaron a bordo de kayaks desde Rosario hasta Tigre, para concentrar esta tarde en Plaza de Mayo y marchar al Congreso, con la meta de entregar un petitorio –que reúne más de 400 firmas de organizaciones ambientalistas y sociales- para exigir que un plenario de comisiones trate el proyecto de Ley de Humedales y llegue, por fin, a recinto.

“Defender el humedal es defender el agua. Y el agua es la fuente de salud. Si contaminamos el agua, tiene un montón de consecuencias en la salud, en un contexto de pandemia a nivel global. Defender el agua es defender la salud”, resumió Juan Camelia, uno de los integrantes de la Multisectorial Humedales (MH) de Rosario que participó de la caravana por agua, mientras otras y otros militantes avanzaban por tierra.

“No somos deportistas y no estamos acostumbrados a esta intensidad de esfuerzo físico. Somos personas comunes haciendo esto por una disputa política. Fue tremendamente exigente a nivel físico, emocional y mental. Uno de los días hicimos 50 kilómetros por agua, una locura”, dijo Camelia, y destacó que el trayecto por agua “permitió un conocimiento mucho más cercano del territorio que estamos defendiendo, el humedal. Ver de primera mano las problemáticas de las que hablamos”. En el camino se toparon con pueblos pesqueros alarmados ante la bajante histórica del Paraná, áreas acechadas por el avance de barrios privados, las inundaciones y las quemas para deforestación, entre otras huellas del arrasamiento de humedales y sus consecuencias.

“Hemos tenido un montón de confirmaciones, hemos visto la cantidad de desechos tóxicos que salen de las empresas, la basura que hay en muchos espacios. Así como en algunas costas no pobladas vimos la exuberancia de los vegetales, la biodiversidad. Es increíble ese contraste”, destacó.

Julia Vélez, también miembro de la MH, consideró que la travesía fue “un éxito y superó las expectativas”. El cierre de la caravana, previo a la llegada al Congreso, fue en una playa isleña de Tigre, frente a un río que reflejaba la luna, en un escenario que sirvió para compartir reflexiones sobre el esfuerzo y la experiencia en caravana.

“Lo que pedimos concretamente es que de manera unificada las tres comisiones que faltan tratar el proyecto de Ley de Humedales lo hagan y que por fin pueda pasar a recinto. Que pase a esa instancia y que se defina con nombre y apellido quién sí y quién no (apoya la iniciativa). Porque ahora se deslindan del costo político de votar en contra”, dijo Vélez, y lo comparó con la militancia y la lucha por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. “Lo veo muy parecido. Estamos hablando territorio, cuerpo, agua. Otra vez”, dijo y recordó la intervención de Nadia, una bióloga que en una de las asambleas realizadas durante la travesía planteó que “es muy probable que perdamos esta lucha. Que no salga la ley este año. Pero aprendamos de las compañeras que llevaron adelante su lucha por ocho años para que la ley del aborto legal, seguro y gratuito salga”.

FUENTE: Tiempo Argentino

Por: Luciana Rosende

Kayaks y piraguas salen este miércoles con proa a Buenos Aires por la cajoneada ley de Humedales

La convocatoria es a las 7.30 en la Rambla Catalunya. Calculan que, tras algunas paradas, llegarán a Tigre el martes próximo. Un día después, habrá marcha desde Plaza de Mayo hasta el Congreso. Son más de 300 kilómetros a remo por ambientes devastados ante la falta de regulación y control estatal

Los recientes incendios en las islas entrerrianas frente a Villa Constitución, la persistencia de la sequía y bajante del río Paraná y el augurio de un próximo verano con poca agua suman amenazas sobre el humedal del Delta y otros en el país que, todavía y pese a las declamaciones, no tienen una ley que los proteja y les fije un marco regulatorio de actividades productivas y uso de suelos. Por eso, ante el peligro de que pierda estado parlamentario el proyecto que unifica 15 textos y fue presentado el año pasado en el Congreso, la Multisectorial Humedales de Rosario (MH) confirmó que este miércoles a las 7.30 arrancará la gran travesía a remo por el “Río Marrón” desde la Rambla Catalunya hasta jurisdicción porteña. Una vez en la ciudad de Buenos Aires, la movida continuará por tierra hasta las sedes de las Cámaras de Diputados y Senadores.

Kayaks y piraguas recorrerán más de 300 kilómetros por el Paraná para hacer visible y revertir la deuda legislativa. Los organizadores tienen previsto, luego de varias paradas ya pautadas, llegar a Tigre el próximo martes 17 de agosto. Un día después, habrá una marcha desde la Plaza de Mayo hasta la sede del Poder Legislativo nacional.

El esfuerzo es grande. Tanto como la depredación del humedal del Delta del Paraná. Y no sólo por el fuego, que en la mayoría de los casos es fruto del desborde de prácticas productivas insustentables por su escala (quema para renovación de pastizales destinados a la ganadería). También, por la intervención con terraplenes para instalaciones pecuarias y agrícolas, que modifican el patrón de escurrimiento de las aguas y ponen en riesgo la fauna ictícola. Y por los desarrollos inmobiliarios que irrumpen en los paisajes frágiles de las islas. Una suma de factores con el común denominador de una exportación de actividades propias de la Pampa Húmeda a un ambiente que no las puede sostener.

Nada cambió, y la ley no sale

“El fuego volvió recargado por la codicia e ilegalidad que desde hace años lo alienta. En 2020 ardió más del 20 por ciento del Delta, casi 40 mil focos y 500 mil hectáreas quemadas. La caída en la biodiversidad está presente aún en áreas no afectadas por los incendios, lo que da cuenta de la modificación profunda que está sufriendo el territorio de
modo íntegro”, pone en contexto un reciente documento de la MH.

El año pasado, los incendios en el Delta del Paraná afectaron alrededor de 400 mil hectáreas, superficie equivalente a más de veinte veces (22,5) lo que ocupa la ciudad de Rosario completa, incluyendo las zonas no urbanizadas. La región es definida como un humedal: con una dinámica dominada por las aguas superficiales y subterráneas, cambiante y frágil, reservorio de biodiversidad, prestadora de servicios ambientales, constructora de identidad geográfica y cultural de sus habitantes.

Partirá de Rosario una remada de 7 días y 350 kilómetros para sacudir cajoneo de la ley de Humedales

Que esos ambientes se vean recurrentemente asolados por intervenciones humanas no es casualidad ni sorprende. No hay normas específicas que regulen su uso, ni agencias estatales con presupuesto y capacidad de control o sanción. El ecocidio de 2020 reavivó a la fuerza el debate: se recuperaron iniciativas anteriores, se presentaron 15 nuevas y se llegó a un texto de consenso con los aportes de todas. Pero quedó ahí.

Largo derrotero, grandes presiones

El primer proyecto normativo en el país que hizo foco en esos territorios en riesgo descritos como humedales data de 2013. Lo presentó la entonces senadora nacional del Frente para la Victoria por Entre Ríos Elsa Ruíz Díaz. La Cámara alta lo aprobó, pero se estancó en Diputados y, tres años después, perdió estado parlamentario. Lo mismo pasó con otro, que llevaba la firma del santafesino Rubén Giustiniani. Tampoco siguió su curso la reinstalación de la iniciativa por parte del fallecido Fernando Pino Solanas, en 2015.

Entre ese año y 2018, hubo ocho nuevos intentos que naufragaron al compás de los lobbies ejercidos por quienes resisten las regulaciones ambientales y la exposición social sobre sus actividades productivas.

Lo que está en danza ahora es el proyecto de ley de “presupuestos mínimos de protección ambiental para el uso racional y sostenible de los Humedales”. Hubo trabajo puesto ahí: se tomaron las 15 iniciativas presentadas y se consiguió una redacción que las contuviera.

La iniciativa obtuvo el 20 de noviembre de 2020 el visto bueno de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de Diputados. Y ahí se terminó el impulso. Falta el tratamiento en las de Agricultura y Ganadería, Presupuesto y Hacienda y la de Intereses Portuarios, Marítimos, Fluviales y Pesqueros para que, si hay dictamen favorable, pase a debate en el recinto. Lo que sigue, de conseguirse la media sanción, es el envío al Senado. La MH pide un tratamiento conjunto de comisiones en la Cámara baja para acelerar el trámite.

No queda tiempo

Los incendios más recientes, frente a Villa Constitución. Foto: @ProfetaReynaldo.

Numerosas organizaciones y colectivos ambientales, instituciones académicas e investigadores destacan la urgencia de dar esos pasos. En el Delta, por ejemplo, las quemas –según declaraciones oficiales, el 95 por ciento es producto de acciones humanas– continuaron este 2021. No importaron las acciones judiciales en trámite contra los presuntos responsables, ni la instalación de “faros” de conservación, ni la promesa de controles más intensos.

No sólo son los ganaderos o empresarios inmobiliarios, que ponen sus fichas de negocios en las islas del Paraná sin consideraciones ambientales, los que obturan una ley. Los humedales reconocidos internacionalmente en el país incluyen, por ejemplo, las lagunas y esteros del Iberá en Corrientes, la región protegida Jaaukanigás en el departamento santafesino de General Obligado y las zonas de salares en la Puna en las que se realiza minería. Todos, ambientes regidos por las dinámicas de las aguas superficiales y subterráneas, cambiantes y frágiles.

El daño causado por el fuego en el Delta, como uno de los tipos de humedal que pretende proteger la ley, está siendo documentado y estudiado. Entre otros, por la Plataforma Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario, que trabaja en la Isla de Los Mástiles y ya comprobó pérdida de calidad de suelos y alteración del equilibrio de especies de insectos terrestres por las quemas.

FUENTE: El Ciudadano

Corte y acampe en el puente Rosario – Victoria

La Multisectorial por los Humedales continuará hoy con el corte parcial y acampe en el puente Rosario-Victoria para reclamar por el tratamiento y sanción de la ley en el Congreso de la Nación. Si bien la jornada de lucha había sido anunciada por una noche, en asamblea abierta los manifestantes resolvieron extenderla por una noche más. De esa manera, la interrupción de la circulación vehicular continuará en uno de los tramos, al menos hasta las 12 del mediodía. 

Acampe en el puente Rosario-Victoria. 

La movida comenzó el sábado a las 16 cuando una multitud se convocó en la cabecera del puente para iniciar con el acampe mediante un corte total de la traza que va desde Rosario a Victoria, pero permitiendo que la otra mano quede liberada para que el tránsito pueda circular de forma reducida y con cortes intermitentes en ambos sentidos.

De esa manera, los activistas instalaron unas 25 carpas, cocina, baños y paneles solares para pasar la noche en el lugar en reclamo de la sanción de la Ley de Humedales.

Concretamente, desde la Multisectorial piden que el Congreso convoque a sesiones extraordinarias para que los diputados traten de manera urgente los proyectos relacionados con la protección de los humedales.

«Luego de cuatro meses de intensa lucha y no encontrando respuestas por parte del Estado, nos vemos obligados a esta medida de fuerza”

En ese marco, cerca de 150 ambientalistas pasaron la noche del sábado para visibilizar esta situación y muchas personas más se sumaron durante la tarde del domingo para apoyar el reclamo.

A pesar de tratarse de una manifestación pacífica y debidamente notificada a las autoridades, los activistas pasaron momentos de cierta tensión.

Por un lado, tuvieron que soportar algunos insultos y reproches de camioneros que se mostraban irritados por el corte. Incluso uno de ellos lanzó una botella de plástico llena que le impactó en el brazo de uno de los manifestantes pero sin lesionarlo, según contó a este diario Julia Gracia, una de las autoconvocadas que participó del acampe.

“No queremos generar rechazos ni conflicto porque necesitamos el apoyo de toda la sociedad ya que en definitiva esto es un reclamo que nos compete a todos”, aclaró.

Además, durante la noche del sábado la Multisectorial visibilizó en redes sociales que Gendarmería amagó con retirarse del lugar, dejándolos desprotegidos, a pesar de que la medida de fuerza había sido anticipada y notificada previamente en la justicia. Finalmente, luego del reclamo público, el Ministerio de Seguridad provincial les garantizó la permanencia de los gendarmes en el lugar. 

FUENTE: Página 12

Por Elena Llorente

Ley de Humedales: «El Delta del Paraná hay que pensarlo integralmente»

La investigadora Sofía Astelarra explicó que es necesaria la ley porque permitiría regular en términos interjurisdiccionales las actividades en todo el Delta del Paraná, donde el Delta del Tigre es el tramo final, donde se reciben todos los efectos de los modos de uso de todo el delta, como por ejemplo los contaminantes sin tratar que vienen de Entre Ríos.

Agrupaciones ambientalistas y vecinos de Tigre, Escobar, San Fernando y Dique Luján.

El Delta del Paraná hay que pensarlo «de manera integral, porque acá recibimos todos los impactos humanos y ambientales río arriba», dijo hoy a Télam la especialista Sofía Astelarra, en el contexto de los reclamos sobre la necesidad de una Ley de Humedales.

Astelarra, becaria posdoctoral de Conicet, integrante del Grupo de Estudios Ambientales del Instituto Gino Germani y parte del Observatorio de Humedales del Delta, sostuvo que «es necesaria la ley porque permitiría regular en términos interjurisdiccionales las actividades en todo el Delta del Paraná, donde el Delta del Tigre es el tramo final.

Acá recibimos todos los efectos de los modos de uso de todo el delta, como por ejemplo los contaminantes sin tratar que vienen de Entre Ríos»

«Es necesario monitorear las problemáticas; hay que empezar a pensar el delta de una manera integral porque acá recibimos todos los impactos humanos y ambientales de río arriba», explicó.

Astelarra manifestó la preocupación de los isleños por la vuelta del turismo en la zona tras el aislamiento social preventivo y obligatorio por el coronavirus.

«Buscamos visibilizar las problemáticas del territorio, principalmente en la navegación porque con la vuelta del turismo ‘depredador’, que es un tipo invasivo, poco respetuoso de la vida isleña y sobre todo de la navegabilidad, las embarcaciones de gran porte y motos de agua circulan por todos lados y a gran velocidad. Se degradan las costas y empieza a haber accidentes de tránsito, es un poco violento», indicó.

«Queremos concientizar a la gente que venga a las islas»

La caravana llegó a remo a la estación de tren de Tigre Centro.

Astelarra también se refirió a la marcha de agrupaciones ambientalistas y vecinos de Tigre, Escobar, San Fernando y Dique Luján que se realizó este sábado, en reclamo de una Ley de Humedales.

«Esta manifestación surgió de un encuentro transfeminista que hicimos en el Delta del Tigre para empezar a adelantarnos a la vuelta del turismo y la llegada del verano, donde armamos la campaña ‘Cuidando el humedal en vísperas de un verano ardiente'», describió.

Los vecinos y organizaciones se convocaron en una caravana náutica en el arroyo Gambado y río Luján para visibilizar la «urgente necesidad» de una Ley de Humedales.

La caravana llegó a remo a la estación de tren de Tigre Centro y concentró en la fluvial, donde se manifestaron artísticamente y reclamaron por la sanción del proyecto.

Los manifestantes protestaron por «la pérdida de miles de hectáreas de monte por las quemas y por el agrocultivo con agroquímicos que contaminan los ríos, proliferando las cianobacterias, tóxicas para todos los seres vivientes del humedal, contaminando el agua para el consumo humano y de animales», según manifestaron los organizadores.

FUENTE: Télam

Ley de Humedales: se logró el dictamen unificado

21 noviembre, 2020dn

“Hoy fue un día importante porque se debatió en la Comisión de Ambiente y Recursos Naturales (de la Cámara de Diputados), donde salió dictamen unificado al proyecto de Ley de Humedales que se logró tras un trabajo interdisciplinario que incorpora los aporte de los 15 proyectos presentados anteriormente”, dijo Sofía Astelarra, Socióloga y Doctora de Ciencias Sociales de la UBA, parte del Instituto Gino Germani, becaria del Conicet, docente de la UBA y la UTN. 

Astelarra, que es isleña e integra el Observatorio de Humedales Delta, trabaja principalmente problemáticas vinculadas a conflictos ambientales en humedales. Desde ese lugar remarca la importancia de que se haya formado la Red Nacional de Humedales (Renahu) que articula con muchas organizaciones y comunidades de todo el país que habitan y defienden humedales. Desde ese espacio se organizó la “Semana de los Humedales” que se extiende hasta este sábado 21 con charlas, manifestaciones y festivales.

El proyecto ahora tiene que pasar por otras cuatro comisiones: Fluviales, Agricultura, Presupuesto y Legales. 

“Por supuesto hay un fuerte lobby por parte del Agronegocio y del sector inmobiliario para que esta ley no salga” 

Luciana de la Serna

“Porque sus intereses económicos están comprometidos pero vamos a seguir de cerca a estas comisiones, porque queremos que la ley finalmente se sancione y que una vez por todas los intereses económicos no se sobrepongan por sobre el derecho a la salud y a un ambiente sano para todas las personas”, le dijo a Tierra Viva Luciana de la Serna, de Jóvenes por el Clima.

“Necesitamos voluntad política real de proteger un 20 por ciento del territorio argentino que está íntimamente ligado al agua y a la supervivencia no solo nuestra sino de otros seres vivos y especies amenazadas”

dice César Massi, naturalista y viverista de especies nativas, desde Bigand, Santa Fe, desde donde siguió el debate de la Comisión de Ambiente y Recursos Naturales, que a última hora de este viernes dio dictamen unificado al proyecto de Ley consensuado por organizaciones socioambientales y comunidades de todo el país.

“El texto presentado hoy es un texto que tiene consenso social. Después a la ley le queda un camino bastante ríspido, por comisiones que no son muy afectas a las cuestiones medioambientales. Pero esperamos que se trate la ley de manera urgente, porque los tiempos del humedal no son los tiempos de la política”.  

Massi, que en una exposición anterior en la comisión de Ambiente en el Senado expresó que “si no les importa la biodiversidad, que al menos les importe el agua que es un elemento íntimamente ligado a la vida”, destacó que no se dimensiona el daño que se produce “porque no se ha mostrado por televisión lo que ha quedado en el territorio después de las quemas. Se han desmontado 50.000 hectáreas de bosques en lo que va del año, y se han quemado, solo en el sur del Paraná, 500.000 hectáreas de humedales y pastizales.”https://www.youtube.com/embed/rasu_a2Me40?feature=oembed

En el marco de la “Semana de los Humedales”, en la tarde del viernes se realizaron actividades artísticas en diferentes puntos del país (que continuarán el sábado), incluso frente a la puerta del Congreso, donde organizaciones socioambientales le presentaron a un grupo diputados y senadores 615.000 firmas que apoyan la sanción de la ley. Posteriormente se lanzó una campaña para alcanzar el millón de firmas antes de fin de año.

FUENTE: Agencia de noticias Tierra Viva

INICIO

Ley de Humedales: se logró el dictamen unificado

“Hoy fue un día importante porque se debatió en la Comisión de Ambiente y Recursos Naturales (de la Cámara de Diputados), donde salió dictamen unificado al proyecto de Ley de Humedales que se logró tras un trabajo interdisciplinario que incorpora los aporte de los 15 proyectos presentados anteriormente”, dijo Sofía Astelarra, Socióloga y Doctora de Ciencias Sociales de la UBA, parte del Instituto Gino Germani, becaria del Conicet, docente de la UBA y la UTN.

Astelarra, que es isleña e integra el Observatorio de Humedales Delta, trabaja principalmente problemáticas vinculadas a conflictos ambientales en humedales. Desde ese lugar remarca la importancia de que se haya formado la Red Nacional de Humedales (Renahu) que articula con muchas organizaciones y comunidades de todo el país que habitan y defienden humedales. Desde ese espacio se organizó la “Semana de los Humedales” que se extiende hasta este sábado 21 con charlas, manifestaciones y festivales.

El proyecto ahora tiene que pasar por otras cuatro comisiones: Fluviales, Agricultura, Presupuesto y Legales.

“Por supuesto hay un fuerte lobby por parte del Agronegocio y del sector inmobiliario para que esta ley no salga»

Luciana de la Serna

«Porque sus intereses económicos están comprometidos pero vamos a seguir de cerca a estas comisiones, porque queremos que la ley finalmente se sancione y que una vez por todas los intereses económicos no se sobrepongan por sobre el derecho a la salud y a un ambiente sano para todas las personas”, le dijo a Tierra Viva Luciana de la Serna, de Jóvenes por el Clima.

“Necesitamos voluntad política real de proteger un 20 por ciento del territorio argentino que está íntimamente ligado al agua y a la supervivencia no solo nuestra sino de otros seres vivos y especies amenazadas”

dice César Massi, naturalista y viverista de especies nativas, desde Bigand, Santa Fe, desde donde siguió el debate de la Comisión de Ambiente y Recursos Naturales, que a última hora de este viernes dio dictamen unificado al proyecto de Ley consensuado por organizaciones socioambientales y comunidades de todo el país.

“El texto presentado hoy es un texto que tiene consenso social. Después a la ley le queda un camino bastante ríspido, por comisiones que no son muy afectas a las cuestiones medioambientales. Pero esperamos que se trate la ley de manera urgente, porque los tiempos del humedal no son los tiempos de la política”.  

Massi, que en una exposición anterior en la comisión de Ambiente en el Senado expresó que «si no les importa la biodiversidad, que al menos les importe el agua que es un elemento íntimamente ligado a la vida”, destacó que no se dimensiona el daño que se produce “porque no se ha mostrado por televisión lo que ha quedado en el territorio después de las quemas. Se han desmontado 50.000 hectáreas de bosques en lo que va del año, y se han quemado, solo en el sur del Paraná, 500.000 hectáreas de humedales y pastizales.”

En el marco de la “Semana de los Humedales”, en la tarde del viernes se realizaron actividades artísticas en diferentes puntos del país (que continuarán el sábado), incluso frente a la puerta del Congreso, donde organizaciones socioambientales le presentaron a un grupo diputados y senadores 615.000 firmas que apoyan la sanción de la ley. Posteriormente se lanzó una campaña para alcanzar el millón de firmas antes de fin de año.

FUENTE: Agencia de noticias Tierra Viva

El “virus inmobiliario” ataca al humedal por su lado mas sensible. Apoyo del C.A.P.I. a las acciones del Municipio de Tigre en el Delta

El Consejo Asesor Permanente Isleño (C.A.P.I.) emitió hoy un comunicado apoyando las acciones del Municipio de Tigre por el avance inmobiliario ilegal en el frente de avance del Delta, zona protegida por el Plan de Manejo Integral del Delta de Tigre. (PMIDT)

Tras la batalla para frenar el “Colony Park” una nueva forma de invasión inmobiliaria se desarrollo en la misma zona, aún mas al sur, mas hacia la zona endeble del humedal. La zona mas protegida por el PMIDT.

Aproximadamente se han detectado medio centenar de emprendimientos “pseudo-ecológicos”, muchos de ellos bautizados como “reserva ambiental” y utilizando falsamente el adjetivo “sustentable” se han construido muelles y casas en alto teniendo en cuenta cada recomendación del PMIDT excepto una muy importante:

AHÍ, JUSTAMENTE, NO! 

La primer acta de clausura del Municipio de Tigre tiene ya 3 años y fue obrada por “Obras Particulares” cuando aún no se había creado la Dirección General del Plan de Manejo Delta a cargo de Luis Cancelo que desde enero del 2019 lleva adelante mas de 30 clausuras y se ha llegado a la instancia de la intimación al desarme de las construcciones o “serán asumidas por el mismo Municipio con cargo a los responsables.”

Ante éste ultimátum municipal, los intimados se hicieron presentes, a modo de manifestación, en el municipio el pasado viernes 25 de septiembre, casualmente, 25 personas (algunos con representante legal) y se propondrían presentar un recurso de amparo en la justicia para “frenar” el desarme de las construcciones ilegales.

imágenes obtenidas de publicaciones en Google Maps donde se promocionan como “sustentables”

Las organizaciones que conforman el C.A.P.I. han participado y acompañado la lucha por el cuidado del humedal desde hace muchos años y entre algunos logros, justamente, se destaca el desarrollo del Plan de Manejo Integral del Delta de Tigre donde se destaca el trabajo de la Asamblea Delta y Río de la Plata como así también haber frenado el atropello y crimen ambiental que significa el proyecto conocido com “Colony Park” (del empresario Hugo Schwartz) Un logro liderado por la Cooperativa Junquera “Isla Esperanza” del Aº Anguilas. 

Es en esa zona tan endeble del Delta como lo es el frente de avance donde se están formando esas nuevas islas que los especuladores inmobiliarios ven como “un regalo del cielo” para sus especulativos negociados millonarios a costa de un patrimonio ambiental fundamental.

Así es que la respuesta de la comunidad no se hizo esperar y el C.A.P.I. con mas de 50 adhesiones tanto de organizaciones vecinales y ambientales, de agrupaciones políticas, de destacadas personalidades emitió el siguiente comunicado

NO AL NEGOCIADO DEL FRENTE DE AVANCE DEL DELTA DEFENDAMOS LOS HUMEDALES !

El CAPI (Consejo Asesor Permanente Isleño) declara su apoyo frente a las gestiones realizadas por el Municipio de Tigre, a través de la Dirección General del Plan de Manejo del Delta y la Dirección de Inspección de Obras Particulares, en lo relacionado con el negociado inmobiliario en el frente de avance del Delta.

¿Por qué?

La zona de frente de avance del Delta, en la desembocadura al Río de la Plata, es el área más frágil del humedal porque es la zona en formación y crecimiento de las islas. Son pajonales, juncales y montes en formación.

Esta zona es reconocida por el Plan de Manejo Integral del Delta como zona de protección ambiental, parte del patrimonio natural y cultural de las islas y sus habitantes históricos.

Sus servicios ecosistémicos: reserva de biodiversidad; regulación de inundaciones; purificación del agua entre otros, se ven amenazados por el avance inmobiliario ilegal de loteo y construcción de residencias particulares que destruyen esta zona frágil mediante la alteración del ecosistema: loteos mínimos, canalización y antropización del pajonal.

Así caracteriza ésta área el Plan de Manejo: “El Frente aluvional de constitución reciente, menor antropización y mayor preservación del sistema ambiental original. Es el área que demanda protección más rigurosa.”

“En la Zona de Protección (Aluvional reciente contigua al Río de la Plata) las pautas poseen niveles aún más altos de rigurosidad [que en otras zonas del Delta de Tigre]. No se permitirán las subdivisiones ni las construcciones para residencia” (Ordenanza Municipal 3343-13).

Para detener esta privatización del bien común y revertir los daños ambientales ocasionados, la Dirección del Plan de Manejo está desarrollando un operativo de investigación, inspección y clausura. 

Hasta el momento se realizaron 30 clausuras a obras clandestinas en Río San Antonio y Arroyo Anguilas. La medida se determinó de acuerdo con la ordenanza 1101/90 en la aplicación del código contravencional municipal. La clausura se efectuó a instancias de la Secretaría de Gobierno, la Dirección General de Plan de Manejo del Delta, Inspección de Obras Particulares; en conjunto con el Centro de Operaciones Tigre (COT) y Policía de Islas de la sección de Arroyo Capitán.

Desde el CAPI (Consejo Asesor Permanente Isleño) y las organizaciones y personas abajo firmantes:

~Apoyamos esta medida que protege el humedal como bien común natural, así como las formas isleñas de hábitat y producción que coexisten con los ritmos del humedal.

~ Denunciamos este negociado del sector inmobiliario que privatiza un área que es patrimonio natural y cultural isleño.

Adhieren:

Asamblea Delta y Río de la Plata 
Biblioteca Popular Seamos Libres 
Centro Comunitario Casa Puente 
Control Ciudadano Delta 
Cooperativa Isla Esperanza
Cooperativa Isleñxs en Lucha 
Igarapé Delta 
Observatorio de Humedales 
Origen Delta
Plaza La Paloma
Unidad Isleña
Unión Islera Vecinal

A.J.A.M. Asociación por la Justicia Ambiental
Amigos de la Tierra Argentina
Asamblea No a la entrega de Costa de Quilmes y Avellaneda
Asamblea Villa La Ñata y Dique Luján
Casa del Delta
Casa Rio
Casa Rodolfo Walsh Delta de Tigre
Comunidad Indígena Punta Querandí
Comunidad Qom- Cacique Ramón Chara
Consejo Asesor Vecinal Río Luján
Espacio Cultural El Astillero
Espacio Intercuencas
Experiencia Iberá- Esteros del Iberá Corrientes
Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)
Foro en Defensa del Río de la Plata de la Salud y el Ambiente
Fundación ECOSUR. Ecología, Cultura y Educación desde los Pueblos del Sur Fundación Humedales
Guardianes del Yverá Corrientes
Itekoa Asociación Civil
Liberpueblo DDHH
Red del Río Luján
Pluma de Río
360 Digital Noticias

Mesa Política Frente de Todos, Tigre Movimiento Evita Tigre
Frente Grande Tigre
M.A.P. Nacional

M.A.P. Tigre
CCC-Tigre
PTP-Tigre
Peronismo 26 de Julio
Partido Intransigente Tigre
Partido Verde Tigre
Unidad Popular Nacional
Unidad Popular Provincia de Buenos Aires Unidad Popular Tigre

Marta Maffei, Diputada Nacional (MC)
Silvia Bonomi, Diputada Nacional (MC)
Pablo Bergel, Senador (MC)
Jose Ballesteros, Senador Provincial (MC) UCR Mario Fabris, Diputado Provincial (MC) Tigre Jorge Villarruel, Concejal Tigre (MC)
Arturo Curatola – Arcasu (CCI)

Consejo Asesor Permanente Isleño (C.A.P.I.)
Bartolomé Mitre 345 – 1o Piso Estación Fluvial de Tigre

360 Digital Noticias

El «virus inmobiliario» ataca al humedal por su lado mas sensible. Apoyo del C.A.P.I. a las acciones del Municipio de Tigre en el Delta

El Consejo Asesor Permanente Isleño (C.A.P.I.) emitió hoy un comunicado apoyando las acciones del Municipio de Tigre por el avance inmobiliario ilegal en el frente de avance del Delta, zona protegida por el Plan de Manejo Integral del Delta de Tigre. (PMIDT)

Tras la batalla para frenar el «Colony Park» una nueva forma de invasión inmobiliaria se desarrollo en la misma zona, aún mas al sur, mas hacia la zona endeble del humedal. La zona mas protegida por el PMIDT.

Aproximadamente se han detectado medio centenar de emprendimientos «pseudo-ecológicos», muchos de ellos bautizados como «reserva ambiental» y utilizando falsamente el adjetivo «sustentable» se han construido muelles y casas en alto teniendo en cuenta cada recomendación del PMIDT excepto una muy importante:

AHÍ, JUSTAMENTE, NO!


La primer acta de clausura del Municipio de Tigre tiene ya 3 años y fue obrada por «Obras Particulares» cuando aún no se había creado la Dirección General del Plan de Manejo Delta a cargo de Luis Cancelo que desde enero del 2019 lleva adelante mas de 30 clausuras y se ha llegado a la instancia de la intimación al desarme de las construcciones o «serán asumidas por el mismo Municipio con cargo a los responsables.»

Ante éste ultimátum municipal, los intimados se hicieron presentes, a modo de manifestación, en el municipio el pasado viernes 25 de septiembre, casualmente, 25 personas (algunos con representante legal) y se propondrían presentar un recurso de amparo en la justicia para «frenar» el desarme de las construcciones ilegales.

Las organizaciones que conforman el C.A.P.I. han participado y acompañado la lucha por el cuidado del humedal desde hace muchos años y entre algunos logros, justamente, se destaca el desarrollo del Plan de Manejo Integral del Delta de Tigre donde se destaca el trabajo de la Asamblea Delta y Río de la Plata como así también haber frenado el atropello y crimen ambiental que significa el proyecto conocido com «Colony Park» (del empresario Hugo Schwartz) Un logro liderado por la Cooperativa Junquera «Isla Esperanza» del Aº Anguilas.

Es en esa zona tan endeble del Delta como lo es el frente de avance donde se están formando esas nuevas islas que los especuladores inmobiliarios ven como «un regalo del cielo» para sus especulativos negociados millonarios a costa de un patrimonio ambiental fundamental.

Así es que la respuesta de la comunidad no se hizo esperar y el C.A.P.I. con mas de 50 adhesiones tanto de organizaciones vecinales y ambientales, de agrupaciones políticas, de destacadas personalidades emitió el siguiente comunicado

NO AL NEGOCIADO DEL FRENTE DE AVANCE DEL DELTA DEFENDAMOS LOS HUMEDALES !

El CAPI (Consejo Asesor Permanente Isleño) declara su apoyo frente a las gestiones realizadas por el Municipio de Tigre, a través de la Dirección General del Plan de Manejo del Delta y la Dirección de Inspección de Obras Particulares, en lo relacionado con el negociado inmobiliario en el frente de avance del Delta.

¿Por qué?

La zona de frente de avance del Delta, en la desembocadura al Río de la Plata, es el área más frágil del humedal porque es la zona en formación y crecimiento de las islas. Son pajonales, juncales y montes en formación.

Esta zona es reconocida por el Plan de Manejo Integral del Delta como zona de protección ambiental, parte del patrimonio natural y cultural de las islas y sus habitantes históricos.

Sus servicios ecosistémicos: reserva de biodiversidad; regulación de inundaciones; purificación del agua entre otros, se ven amenazados por el avance inmobiliario ilegal de loteo y construcción de residencias particulares que destruyen esta zona frágil mediante la alteración del ecosistema: loteos mínimos, canalización y antropización del pajonal.

Así caracteriza ésta área el Plan de Manejo: «El Frente aluvional de constitución reciente, menor antropización y mayor preservación del sistema ambiental original. Es el área que demanda protección más rigurosa.”

“En la Zona de Protección (Aluvional reciente contigua al Río de la Plata) las pautas poseen niveles aún más altos de rigurosidad [que en otras zonas del Delta de Tigre]. No se permitirán las subdivisiones ni las construcciones para residencia” (Ordenanza Municipal 3343-13).

Para detener esta privatización del bien común y revertir los daños ambientales ocasionados, la Dirección del Plan de Manejo está desarrollando un operativo de investigación, inspección y clausura.

Hasta el momento se realizaron 30 clausuras a obras clandestinas en Río San Antonio y Arroyo Anguilas. La medida se determinó de acuerdo con la ordenanza 1101/90 en la aplicación del código contravencional municipal. La clausura se efectuó a instancias de la Secretaría de Gobierno, la Dirección General de Plan de Manejo del Delta, Inspección de Obras Particulares; en conjunto con el Centro de Operaciones Tigre (COT) y Policía de Islas de la sección de Arroyo Capitán.

Desde el CAPI (Consejo Asesor Permanente Isleño) y las organizaciones y personas abajo firmantes:

~Apoyamos esta medida que protege el humedal como bien común natural, así como las formas isleñas de hábitat y producción que coexisten con los ritmos del humedal.

~ Denunciamos este negociado del sector inmobiliario que privatiza un área que es patrimonio natural y cultural isleño.

Adhieren:

Asamblea Delta y Río de la Plata
Biblioteca Popular Seamos Libres
Centro Comunitario Casa Puente
Control Ciudadano Delta
Cooperativa Isla Esperanza
Cooperativa Isleñxs en Lucha
Igarapé Delta
Observatorio de Humedales
Origen Delta
Plaza La Paloma
Unidad Isleña
Unión Islera Vecinal

A.J.A.M. Asociación por la Justicia Ambiental
Amigos de la Tierra Argentina
Asamblea No a la entrega de Costa de Quilmes y Avellaneda
Asamblea Villa La Ñata y Dique Luján
Casa del Delta
Casa Rio
Casa Rodolfo Walsh Delta de Tigre
Comunidad Indígena Punta Querandí
Comunidad Qom- Cacique Ramón Chara
Consejo Asesor Vecinal Río Luján
Espacio Cultural El Astillero
Espacio Intercuencas
Experiencia Iberá- Esteros del Iberá Corrientes
Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)
Foro en Defensa del Río de la Plata de la Salud y el Ambiente
Fundación ECOSUR. Ecología, Cultura y Educación desde los Pueblos del Sur Fundación Humedales
Guardianes del Yverá Corrientes
Itekoa Asociación Civil
Liberpueblo DDHH
Red del Río Luján
Pluma de Río
360 Digital Noticias

Mesa Política Frente de Todos, Tigre Movimiento Evita Tigre
Frente Grande Tigre
M.A.P. Nacional

M.A.P. Tigre
CCC-Tigre
PTP-Tigre
Peronismo 26 de Julio
Partido Intransigente Tigre
Partido Verde Tigre
Unidad Popular Nacional
Unidad Popular Provincia de Buenos Aires Unidad Popular Tigre

Marta Maffei, Diputada Nacional (MC)
Silvia Bonomi, Diputada Nacional (MC)
Pablo Bergel, Senador (MC)
Jose Ballesteros, Senador Provincial (MC) UCR Mario Fabris, Diputado Provincial (MC) Tigre Jorge Villarruel, Concejal Tigre (MC)
Arturo Curatola – Arcasu (CCI)

Consejo Asesor Permanente Isleño (C.A.P.I.)
Bartolomé Mitre 345 – 1o Piso Estación Fluvial de Tigre

360 Digital Noticias

«Lo que pasa en el humedal lo reconocemos porque somos las que tenemos esta memoria de dolor en el cuerpo»

La expansión del agronegocio llevó vacas a unas islas que se queman para mejorar las pasturas. La especulación inmobiliaria se cuela con pedidos de excepción en el Concejo de Victoria. Los incendios que hoy provocan una catástrofe ambiental en uno de los humedales más biodiversos del planeta tienen poblaciones hasta ahora poco escuchadas, y con mucho para decir sobre su ambiente: las mujeres del Paraná empiezan a organizarse para amplificar sus voces. «Queremos respirar» es el grito común.

Imágenes del Proyectorazo realizado el 15 de julio en Victoria, Entre Ríos Imágenes, foto y edición: Orilleras – Taller Flotante

El río Paraná: sus isleros, los pescadores, los ganaderos. Los que pagan el fuego, quienes queman para mejorar las pasturas para el ganado. Los desarrolladores inmobiliarios que empiezan a aparecer en el horizonte. Todo en masculino, todo en singular. Y todo lo que se incendia, vidas humanas y no humanas, están ahí, sosteniéndose en las redes comunitarias que trazan las mujeres.

Así, en la urgencia de nombrar lo que estaba invisibilizado nació Río Feminista, una colectiva que forma parte de la asociación civil Taller Flotante, donde participan también el grupo feminista Orilleras. Son de Victoria, del lado entrerriano de ese río nombrado siempre como un Paraná, pero que lleva en sus aguas las vidas de mujeres, las vidas diversas que forjan comunidades.

“Esas vidas están cercadas por el fuego, distanciadas más aún en el marco de lo que es esta pandemia, lo que pasa en el humedal lo reconocemos como mujeres porque somos las que tenemos esta memoria de dolor en el cuerpo y es lo que le está pasando hoy a la tierra.

Sabemos muy bien lo que está pasando, y lo que le está pasando al humedal como objeto violado, como objeto lacerado, como espacio tajeado, por así decirlo, porque el cuerpo de las mujeres lo ha vivido permanentemente desde diferentes situaciones a este marco de dolor.

Entonces, justamente, en este momento que nosotras tenemos esta red de contactos con mujeres del humedal, las dulceras, las cocineras del delta, es donde más nos comunicamos, para brindarnos apoyo, para saber cómo la están pasando, qué información circula, qué están necesitando y reforzar esa red, más aún en este momento”, cuenta Diana Campos, artista del río y sus arcillas, docente, integrante de Río Feminista y también de Arte in Situ.

El miércoles había 247 focos activos de incendio, sólo en la zona del sur de Santa Fe y su orilla entrerriana desde Diamante. El director de Parques Nacionales, Daniel Somma, les dijo a las organizaciones ambientalistas que vienen trabajando por una ley de humedales, que hay 300.000 hectáreas con fuego activo, de las cuales 70.000 estaban bajo control.

La sospecha de muchxs pobladorxs de las islas tuvo una evidencia el jueves, con el ingreso en el Concejo Deliberante de Victoria de un pedido de excepción de la empresa Carolina SA, cuyo titular es Esteban Hernández, para realizar un loteo en una parcela ubicada en la zona de islas. El Concejo de esa ciudad entrerriana tiene once integrantes: cinco del Frente de Todos y seis de Juntos por el Cambio.

Entre las actividades, además de ganaderas, esta sociedad anónima está inscripta para «servicios inmobiliarios realizados por cuenta propia, con bienes urbanos propios o arrendados».

Lenguas de fuego se levantan en las costas frente a Rosario, en las islas del Delta del Paraná. El humo se mete en cada inspiración, seca los ojos. Es parte de la conversación cotidiana, la idea generalizada es que si ocurriera en la Capital Federal, sería el tema excluyente.

La ley de Humedales es el reclamo unánime de las organizaciones, que han visto fracasar dos veces proyectos con media sanción en Senadores que no pudieron pasar por Diputados. Hay una Multisectorial en Defensa de los Humedales en cada orilla.

Los sábados a la tarde hay protesta en el puente Rosario-Victoria. “Queremos respirar”, es el grito común.

El humedal que se quema es un ecosistema de gran variedad de flora y fauna: decenas de especies están sufriendo los embates incendiarios. Se cruzan de orilla animales salvajes, a nado o volando. Huyen del fuego. Una grulla vuela y, ya en la ciudad, la mata un disparo.

La catástrofe ecológica está a la vista, las brigadas del Plan Nacional de Manejo del Fuego logran apagar algunos focos, pero enseguida hay nuevos.

La bajante del río es histórica, la mayor de los últimos 50 años: a falta de agua, no hay cortafuegos naturales. La sequía es prolongada. Cada respiración es la evidencia de una catástrofe ambiental.

El problema es estructural. A principios de este siglo, el Puente Rosario Victoria y la Hidrovía convirtieron la zona en un gran corredor de extracción de recursos naturales.

La ampliación de la frontera de la soja expulsó a las vacas del continente, que ahora pueden ser llevadas en camiones por el Puente, hacia las islas.

“Desde el Taller Ecologista habíamos detectado uno o dos feed lot, a la vera de la conexión vial, pero todo el resto de la producción que se hace es ganadería extensiva, la que casi en el continente no se hace.

En realidad, en la isla viven los pequeños productores pero la propiedad de la tierra es de propietarios ausentistas, de Entre Ríos, de Santa Fe, de Buenos Aires y de otras zonas del país.

Cuando estudiamos este proceso de expansión ganadera, vimos que a los propietarios tradicionales que habían heredado o comprado la tierra, en las primeras décadas del 2000 ingresaron otros actores vinculados a esta modalidad del agronegocio, en cuanto a hacer una inversión en un área de tierras baratas en relación al continente para invertir en el sector agropecuario, muchos con dividendos de la soja, que aprovecharon la apertura del territorio isleño al territorio ganadero”, cuenta Laura Prol, antropóloga, integrante del Área de Humedales del Taller Ecologista de Rosario.

Siete de esos propietarios fueron imputados a mediados de julio por la Justicia federal de Entre Ríos, la provincia que tiene jurisdicción sobre la mayoría de las islas del delta en esa zona.

“Hubo frigoríficos, consignatarios de hacienda, distintos actores y, en general, los isleros que son pequeños productores, tienen animales o cuidan animales de otro, no tienen la propiedad de la tierra. Trabajan para otros”, agregó Prol.

La cantidad de hacienda es menor actualmente de lo que supo haber. “Si se hubiese mantenido el stock, lo que nosotros sosteníamos es que el Gobierno debía establecer cuánta cantidad de ganado podía estar en isla de manera que conservara los ambientes, que no los alterara y no los transformara.

Eso nunca se hizo. Ahora, en teoría hay poca hacienda. Lo que nosotros planteamos es que si se va a seguir desarrollando la ganadería, se haga de manera sustentable, que sea adaptada a las características ecológicas de los ambientes de humedal, que requiere que los productores incorporen una serie de criterios, eso incluye el uso de fuegos y el manejo de los pastizales.

Debería tener una menor carga ganadera y un manejo de las pasturas que permita la conservación de los ecosistemas”, sostiene Prol, quien se muestra sorprendida porque “también lo llamativo es que en este contexto de gran bajante hayan quemado”.

Fotos y Edición: Orilleras, Taller Flotante

“Ganadería igual ecocidio”

Así decía un cartel de los tantos que se pudieron ver el sábado 1° de agosto, día de la Pachamama. A pesar del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, protestan miles de personas, muchas llegan en una caravana de bicicletas desde el Monumento a la Bandera.

Una movilización histórica. Los incendios son provocados. En Victoria, en la otra orilla, también se movilizan. Planifican alguna acción colectiva que permita unir lo que el río conecta, las luchas que no se separan por el curso de agua.

Entre las manifestantes están les integrantes de Río Feminista, un colectivo que puso el foco en voces silenciadas: las mujeres de las islas, las de las costas. Viajaron por las islas de todo el delta para conocer sus historias, escuchar cómo sus vidas siempre han fluido al ritmo del río.

Las islas son muchas y variadas, y cualquier política pública debe atender a la diversidad de sus poblaciones.

“Concretamente estoy trabajando con la gente de El Espinillo, que pertenece a la provincia de Santa Fe. Hay distintas aristas: por un lado está la cuestión de una preocupación por ser incluidos en la ley de humedal, hay mucha invisibilización por parte de los medios de comunicación de esas poblaciones.

Algunos grupos ambientalistas configuraron que se ve afectada la salud de los rosarinos, la flora y la fauna en la isla, pero el fuego está cerca de la casa de los estudiantes. Depende en qué zona de islas estés, te dicen, el fuego está cerca de la escuela, de las casas, madres y familias preocupadas porque si cambia el viento puede llegar el fuego a la casa, y después están preocupados por la culpabilización de quiénes prenden los fuegos, ellos son los que están desde siempre en las islas”, cuenta Macarena Romero Acuña, licenciada en Antropología e investigadora del Conicet.

La otra sospecha es la de un proyecto inmobiliario frente a Rosario, un “nordelta”, nunca presentado en los organismos competentes, pero un fantasma siempre vigente en esa zona.

“Un pescador y una directora de escuela de isla me han dicho que para ellos esto tiene que ver con el avance inmobiliario que se está buscando en la isla, porque estas quemas no se justifican por la ganadería. Son focos muy extendidos en territorios. Hay otros intereses en juego”, plantea Romero Acuña y recuerda que en 1935 hubo un proyecto de urbanización de la isla, que incluía un aeropuerto en El Espinillo.

El miércoles, el mismo día que el viento norte llevó el humo hasta la ciudad de Buenos Aires, la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados de la Nación, que preside Leonardo Grosso, se reunió para empezar a tratar los cinco proyectos con estado parlamentario de Ley de Humedales.

Una ley que plantee presupuestos mínimos para los humedales.

“Vamos a escuchar a especialistas, a las organizaciones, a productores, desarrollistas inmobiliarios, queremos que hablen todos los sectores involucrados. Se hace necesario establecer una ley de presupuestos mínimos, queremos que el Estado regule.

El artículo más conflictivo de las anteriores leyes tenía que ver con la moratoria, porque todas las leyes prevén hacer un inventario y un reordenamiento territorial; la moratoria es la suspensión de todas las actividades hasta que se termine ese proceso.

En mi proyecto no estoy promoviendo una prohibición, lo que hay que hacer es establecer criterios, lograr ese inventario y el reordenamiento territorial. Si hay un productor agropecuario con práctica nociva para el ambiente, va a tener que modificarlo, pero va a tener que hablar con el productor”, expresó Grosso en diálogo con Las12.

Fue el lobby del agronegocio el que impidió que en 2013 y en 2015 la Ley de Humedales fuera sancionada.

El Estado ausente permite en realidad que las actividades extractivistas sigan dañando un ecosistema irremplazable. “Nos interesa enfocar la responsabilidad del Estado sobre la gestión en estos territorios, a veces la discusión va solamente a la parte privada del mercado y del modelo extractivo del capital, pero se desconoce y no se responsabiliza al Estado, porque muchas de las personas individuales y las empresas que alquilan y tienen responsabilidad sobre el territorio están vinculadas con el poder político de turno”, sostiene Ana Julia Bustos, de Río Feminista y Orilleras.

La posibilidad de generar una reserva natural sin tener en cuenta a las poblaciones es una trampa. “Algo que hizo inexistente la presencia del Estado viene a caer con toda la fuerza de una ley para construir un territorio como reserva, y oculta que hay muchos habitantes que producen y viven en la isla todavía, que su vida depende de pescar o lo que sea que produzca”, advierte Bustos.

Muy en otra dirección va la iniciativa Ley de Humedales ya , que integran Taller Ecologista de Rosario, Cauce de Paraná, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y Casa Río.

La propuesta es, justamente, proteger el ecosistema y a las poblaciones que allí pertenecen. “Primero, hay que resaltar porque hay mucha gente que todavía no sabe, e incluye a quienes nos representan en el Congreso, cómo se vincula la agenda de derechos en general, que incluye el enfoque de género, con la temática ambiental, particularmente para poner en valor las contribuciones puntuales que hacen las mujeres al cuidado del ambiente, que muchas veces son grandes protagonistas como defensoras del ambiente y los derechos humanos, de sus comunidades”, señala Ana Di Pangracio, de FARN.

Para la abogada, en cualquier proyecto de ley –y el presentado por el socialista santafesino Enrique Estévez incluye algunas sugerencias de las organizaciones—debe “poner en valor las contribuciones que las mismas mujeres hacen en la vida diaria y los conocimientos diferenciados que tienen respecto de los hombres, sobre todo enfocado en cuestiones que tienen que ver con la biodiversidad, las distintas fuentes de medicina o nutrición, particularmente la agroecológica, que permite hacer una gestión sostenible del ambiente, en contraposición a la agricultura industrial.

Resaltamos particularmente las contribuciones que las mujeres hacen a la gestión y más cuando el elemento central es el agua. Cómo las mujeres contribuyen a mantener ese elemento esencial de los humedales, la cultura que está allí presente y tradiciones y conocimientos internacionales”.

Por eso, la ley que salga del Congreso Nacional –y han trabajado mucho para que ésta sí se convierta en realidad—tiene que promover la participación de mujeres, pueblos indígenas, comunidades locales y jóvenes. Subraya que sólo un uno por ciento de la Ley de Bosques se destina a organizaciones de pueblos indígenas, cuando deberían ser los principales destinatarios.

“Pedimos que se escuche la voz de las personas y comunidades que habitan y que conocen a los humedales»

«Ya en dos ocasiones en que se evaluó una ley de humedales, la voz de la población que vive ahí estuvo muy invisibilizada. Hubo miembros del parlamento que hicieron caso omiso de los pedidos de reunión de esas poblaciones.

Pedimos que sea una ley que desde ya no se apruebe a libro cerrado, que se escuche la diversidad de voces y que se pueda hacer llegar la voz desde los territorios”, subrayó Di Pangracio.

Argentina tiene casi un 21 % del territorio de humedales, hay zonas que tienen más humedal que otros. Tiene una gran diversidad de paisajes de humedal.

La Convención internacional Ramsar, creada para proteger los Humedales, estimó que en el mundo desapareció el 87 % de estos ecosistemas, que son destruidos con más rapidez que los bosques, aunque capturan más carbono. Y mitigan inundaciones, estabilizan costas. En la Argentina no existe esa estimación.

Cualquier ley, considera Laura Prol, del Taller Ecologista, debería tener una mirada ecocéntrica.

“Venimos insistiendo, porque todo el discurso ambiental y la visión ambiental que se vuelca en las normativas y leyes de presupuestos mínimos están orientados a una visión antropocéntrica donde el valor de los sistemas está dado por los bienes y servicios que prestan a las sociedades humanas, y creemos que estos sistemas tienen un valor intrínseco.

Esto es interesante porque tratamos de pensarnos como un integrante más que debe mantener los equilibrios y la integridad de estos ambientes. Esta visión ecocéntrica nos aporta conceptos que nos permite desmercantilizar la visión de la naturaleza como servicios o recursos”, suma al análisis.

No son servicios y recursos tampoco para quienes habitan a la vera del río, entre las islas y la costa. Así lo vivieron las activistas de Río Feminista al entrevistar a las pobladoras. “Vicentín compró tierras arriba de Las Masitas, que es un barrio de Las Cuevas, en el límite entre Victoria y Diamante, un lugar olvidado, que es barranca y humedal.

Allá arriba Vicentín plantó soja, echó glifosato y se les murió el tipo de junco que usaba para hacer cestería.

Marcela, que les había enseñado al marido y a los hijos esa artesanía, agarró sus petates y se fue de empleada doméstica al campo de una estancia, ahora”, cuenta Ana Fiol, periodista que vivió en diferentes lugares del mundo y en la actualidad activa desde Victoria, en Orilleras.

Bustos agrega: “Es mirar y mapear todas esas historias que hacen a la vida sufrida y resistida en las lógicas extractivas del capital”. “Ese descubrimiento es Río Feminista”, suma Fiol.

Los relatos de las pobladoras del río, el encuentro para contarse las historias, las llevó a armar whatsapp, y producir una serie de podcast que pronto serán públicos

“para contar cómo las mujeres de las islas y de la costa del Paraná viven las subidas y las bajadas del río, la producción agrícola ganadera, la violencia, los hijos, las escuelas”.

La metodología feminista antipatriarcal les permite “generar esa voz colectiva que viene del escuchar, del tratar de conectar”. Por eso proponen “acciones que conecten las dos orillas y las islas, no que separen y corten el puente.

Queremos que esa lectura de que todas somos el humedal, todas formamos parte y construimos el humedal, sea más fuerte que las jurisdicciones”, sostiene Bustos.

Eso no quiere decir renunciar a las reivindicaciones y reclamos que se hagan a los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y de Santa Fe, Omar Perotti. “Pero queremos que la metodología y la lógica vaya por otro lado, la del encuentro, de la asamblea, de la discusión, del estar en el territorio conectado más que separado”.

Bustos trae un relato recogido en los viajes a Aguas Negras. “Íbamos charlando con las compañeras isleñas y de la costa, sobre la vida comunitaria de la isla antes de la Hidrovía, antes que se expandiera tanto la ganadería en la isla, lo que hizo que se corrieran mucho más las mujeres, obligadas por la crianza de los niños, hacia el pueblo que sería Victoria.

Tuvieron que irse para el tema de la salud, la educación, la cantidad de escuelas de las islas se fue despoblando, el Estado no garantizó que pudieran seguir existiendo, porque tampoco garantizó que se pudieran seguir navegando los arroyos y los riachos del interior del delta”, cuenta cómo pudo conocer un antes que ella no vivió, porque no es de la zona.

“Toda esa vida también la narran las mujeres de una manera muy particular».

«Pareciera que no existen las mujeres en las islas, porque es el pescador, el lanchero, el que te lleva, el que produce, el que… pero en realidad son ellas con sus familias, con sus maridos, las que están ahí sosteniendo la vida como en todas las comunidades, construyendo redes comunitarias de cuidado que hacen a la vida del territorio.

Una vez que las mujeres fueron corridas de la isla con sus hijos y demás, ahí avanza el extractivismo, queda despoblado el territorio, despojados de esa vida colectiva y comunitaria que la garantizan las mujeres. Es esa posibilidad de avance del capital sobre esos territorios.

Parte de recuperar esa voz de las mujeres es recuperar esa vida, recuperar que hay otras historias de la vida del delta que no están siendo nombradas que fueron muy potentes y tienden a ser cada vez menos.»

FUENTE: Página 12
Por Sonia Tessa

INICIO