Archivo de la etiqueta: FMI

El FMI desembolsó US$ 3.980 millones tras aprobar la primera revisión de cuentas públicas

De esta manera, el organismo multilateral cumplió con el compromiso asumido con la Argentina en función del progreso inicial en el frente estructural.

Foto: @Martin_M_Guzman / Twitter


Las reservas del Banco Central sumaron este martes US$ 3.980 millones tras el desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI), correspondiente a la aprobación de la primera revisión del Acuerdo de Facilidades Extendidas firmado con el organismo internacional.

«Tras cumplirse todos los criterios de desempeño durante el primer trimestre de este año, se desembolsaron US$ 3.980 millones que ya ingresaron al Banco Central», confirmaron fuentes oficiales a Télam.

De esta manera, el organismo multilateral cumplió con el compromiso asumido con la Argentina en función del progreso inicial en el frente estructural, en un contexto de mayor incertidumbre mundial.

La propia titular del FMI, Kristalina Georgieva, reconoció en su momento que la Argentina había cumplido «con todos los objetivos cuantitativos a fines de marzo de 2022, avanzando en la implementación de los compromisos estructurales del programa».

El FMI también recibió con beneplácito el compromiso de las autoridades argentinas de implementar políticas en consonancia con los objetivos del programa anual.

“Las autoridades siguen comprometidas con la estrategia multifacética acordada para hacer frente a la alta inflación persistente, incluso continuando con la normalización de las tasas de interés de política de manera consistente con el logro de tasas de interés reales positivas», resaltó la directora gerente del FMI.

El acuerdo a 30 meses de la Argentina fue aprobado por el Directorio del FMI el 25 de marzo pasado.

El mismo busca «contribuir con la recuperación económica que experimenta la Argentina, como así también fortalecer la estabilidad macroeconómica y continuar abordando los desafíos históricos de la Argentina», recordó el FMI.

«Le brinda a Argentina equilibrio en la balanza de pagos y financiamiento presupuestario ligado a medidas específicas para fortalecer las finanzas públicas, abordar la cuestión inflacionaria e incrementar la acumulación de reservas», amplió.

Para Georgieva, en el contexto de «volatilidad del mercado», los esfuerzos para fortalecer y profundizar el mercado de deuda en pesos, que es un pilar esencial del acuerdo de 30 meses, «siguen siendo críticos, junto con la implementación firme de los objetivos fiscales».

Se necesita un «progreso continuo en la implementación de la agenda de reformas estructurales», sostuvo, por lo que consideró que «la implementación decisiva de las políticas del programa será fundamental para apoyar la recuperación económica de Argentina, fortalecer la estabilidad macroeconómica y avanzar más en el abordaje de sus desafíos profundamente arraigados para sentar las bases de un crecimiento más sostenible e inclusivo”.

En un párrafo del documento sobre las amenazas al programa en marcha, el FMI sigue advirtiendo sobre riesgos excepcionales, al señalar que «desde la aprobación del acuerdo, los riesgos globales se han intensificado no sólo por la guerra en Ucrania, sino también por el resurgimiento de la pandemia, un rápido endurecimiento de las condiciones financieras externas y una desaceleración en las principales economías emergentes».

«Mientras tanto, los riesgos de implementación de políticas siguen siendo graves en el contexto de un entorno económico, social y político muy complejo y de presiones salariales y de gastos constantes», advirtió el organismo multilateral.

FUENTE: Télam

El Paraná: dolor y esperanza

El acuerdo con el FMI y la soberanía

Por Mempo Giardinelli

Bueno, hay una película a punto de terminar y que agrada particularmente a minorías con inmenso poder. Que celebran no tanto el convencimiento como la sumisión que logró la habilidad del diputado Sergio Massa en implícita alianza con la menesunda macrista y acaso el mismo Mauricio Macri. Ante los sonoros silencios del Presidente y la Vicepresidenta, la tragedia argentina de la noche del jueves al viernes se completó con el sospechoso y cobarde ataque al despacho de CFK, negado por la oposición y distorsionado por sus medios y telebasura en patético acto de confesión.

En esa Argentina que empezó a parirse el viernes, el duro retroceso de nuestra democracia­ y autonomía se cocinó con habilidad ­digna de mejor causa. Porque la entrega de la Soberanía de nuestro país sobre todas sus riquezas es un hecho feroz que condena a medio país al hambre, la miseria y la ignorancia de un solo golpe y en vil paquete, montado sobre el falso cacareo de que «no había otra salida» y que era «acuerdo o default».

Así, parece equivocado temer el retorno de la derecha en 2023. La derecha ya volvió y su debut fue potente.

Lo cierto es que la sumisión desde ahora es absoluta: no queda asunto alguno en el que la Argentina pueda tomar decisión soberana, o sea sin «acuerdos» (verbigracia: autorizaciones). Ya hay para eso un funcionario británico instalado en el Banco Central para monitorear día a día lo que decida y haga la Argentina. Así procede el arbitrario y habilísimo Fondo y todo el mundo lo sabe.

Quienes han luchado por recuperar la soberanía nacional sobre el emblemático río Paraná, como este columnista, sabían con dolor, esa madrugada, que éste era el fin cantado de la tragedia iniciada hace 67 años por milicos asesinos y civiles cipayos que en el largo andar hasta el presente destruyeron aquel país igualitario, justo, libre y soberano que fue la República Argentina.

Y país que a fines del siglo 20 fue degradado por robo, corrupción, rebatiña de concesiones y hasta un crimen masivo en Río Tercero.

El jueves quedó claro que muchos, demasiados, no aprendieron nada. Ese mismo día se publicó el Decreto 120/22, por el cual una larga sarasa firmada por Juan Manzur y Alexis Guerrera dispone que se transfiera todo a un «Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable» para manejar las futuras concesiones. O sea más de lo mismo, en la línea del repudiado Decreto 949/20 cuya nociva supervivencia garantiza la condena política, económica y ambiental del río Paraná, al que ni se atreven a llamar por su nombre sino con el anónimo «vía navegable».

Ese río maravilloso –uno de los seis más importantes del planeta y que hoy, herido, ya no soporta más dragados criminales– sigue siendo potencialmente la tabla de salvación de la economía argentina. Lo que se concretaría con sólo recuperar el control del comercio exterior. En menos de 10 años se pagaría toda la deuda externa, e incluso la estafa macrista.

Lo peor es que es presumible que todos y todas en la Cámara de Diputados lo sabían. Bastaba, basta y seguirá bastando con renacionalizar el Paraná y el comercio exterior, y con abrir de una vez el Canal Magdalena, para reinstalarnos con potencia y soberanía en el Atlántico Sur. Sólo hace falta patriotismo y coraje. Con sólo eso se traza el camino de recuperación de este país.

Y esas decisiones, cabe decirlo, son de tradición nacional y popular: peronista por donde se mire, pero también radical de buena cepa, y socialista de Palacios y de la mejor izquierda nacional. Basta con recorrer nuestra Historia y nuestra geografía para advertir que la incertidumbre que produce este «acuerdo» de sometimiento con el FMI, en las provincias desata no sólo temor y resignación, sino también resentimiento porque son innumerables los pueblos agobiados y hartos de cierta frivolidad porteña y de sutiles violencias que desde la Capital Federal se ejercen día a día sobre millones de compatriotas que han perdido y pierden empleos, campos, cultivos, casas, industrias, almacenes, comercios, escuelas rurales hoy vacías y pueblos enteros despoblados y fantasmales.

Y todo a cambio de soja y otros granos y agrotóxicos que enriquecen a latifundistas millonarios que descaradamente eluden impuestos y retenciones.

De ahí que la pregunta que campea sin respuesta mientras nuestro gobierno sigue creyendo que todo se resuelve con mansedumbre y retrocesos como el de Vicentín y sonrisas en la Expoagro, es: ¿Cuánto más las dirigencias porteñas y sus lacayos en provincias van a seguir pagando deudas ilegitimas con el hambre popular?

Es sabido que por el complejo hídrico Paraná-Paraguay sale al mundo el 80% de las supuestas exportaciones argentinas.

Y sí, supuestas, porque en realidad no son nuestras sino de un puñado de compañías extranjeras. Dicho sea más claro: hoy el comercio exterior argentino es un incontrolado sistema de evasión porque las que exportan son empresas que no pesan, ni pagan impuestos, y los consorcios graníferos siempre zafan de retenciones.

Y mientras tanto nuestro río, emblema histórico y presente de la soberanía nacional, sigue desangrándose al ritmo de decretos rebuscados y confusos que hasta ahora sólo han hecho daño y cuyas secuelas, si se vuelve a privatizar el río por otros 20 o 25 años, agarrate Catalina…

Y también está a resolverse si la salida al Océano Atlántico será por aguas y puertos argentinos, vía Río de la Plata y Canal Magdalena, o si la Argentina, con los ríos y el mar que tiene, seguirá cautiva de un canal uruguayo que manejan capitales europeos y asiáticos.

Ya hace tiempo que en Santa Fe el diputado Carlos Del Frade hace docencia patriótica, y hace poco elevó un pedido de informes para que el gobierno de su provincia

«explique por qué quiere que los servicios de dragado, balizamiento y peaje del Paraná sigan en manos privadas y que, además, tengan salida al mar por el canal uruguayo de Punta Indio y en qué se basa para tamaña definición de política pública»

toda vez que Punta Indio es el canal adversario, digamos, de nuestro Magdalena, que está en el punto de encuentro del Paraná con el Atlántico y hasta ahora la Argentina desatiende.

Y peor aún: ya hay quienes pretenden que la navegación Paraná arriba sea con mayor calado (o sea dragando más) para que los agroexportadores privados extranjeros tengan más puertos en Santa Fe (Reconquista), en Chaco (Barranqueras) e incluso en Formosa, donde recibir grandes barcos, obviamente de bandera paraguaya, para suplir a las actuales barcazas, también paraguayas.

Para que se entienda de una vez: el Paraná es un eje político y económico que lo remueve todo.

Porque la soberanía no es un plato elegante de las cenas con discursos; es la base de la existencia de una nación como fuimos. Una que no se endeudó cuando gobernaron Yrigoyen, Perón, Illia y Néstor y Cristina Kirchner. Únicos presidentes que no tomaron préstamos infames que hipotecaran el futuro de generaciones. Como ahora sí hará –sarasas aparte– el dizque «acuerdo» que en verdad sólo sirvió para limpiarle la cola sucia a Macri y sus secuaces, y para que perdamos prácticamente la soberanía en todo.

Porque a partir de ahora, y con el Fondo en tu casa y en la mía y en la de cada argentino y argentina, no sólo no seremos soberanos sino ni siquiera dueños de nada: ni petróleo ni litio, ni oro, plata o cobre. Y a este paso ni las aguas de los humedales, si es que quedan humedales.

Es por esto, también, que los poderes económicos e incomunicacionales se oponen a una reforma constitucional, y se espantan cuando se propone una Nueva Constitución, o sea una que discuta todo, enteramente y sin limitaciones parlamentarias que sólo sirven para neutralizar lo que se reforme.

Imposible escribir esta nota sino con dolor y junando, sí que con fondo del maravilloso coro «Va pensiero» del «Nabucco» de Giuseppe Verdi, para cifrar la esperanza.

FUENTE: Página 12

Detuvieron en San Isidro a un sospechoso del ataque contra el despacho de Cristina Fernández de Kirchner

El sujeto, perteneciente a a la agrupación «Teresa Rodríguez», fue atrapado en la localidad de Acassuso. Es el segundo detenido por el hecho.

Un integrante del movimiento social Teresa Rodríguez fue detenido en San Isidro en las últimas horas acusado de ser una de las personas que arrojó piedras contra el despacho de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Congreso el jueves pasado durante la movilización para rechazar el acuerdo del gobierno con el FMI que se trataba en la Cámara de Diputados.

Fuentes policiales informaron que los primeros allanamientos se llevaron a cabo en la calle 519 al 2500 de la localidad de Gobernador Costa, en el partido de Florencio Varela, pero finalmente al sospechoso se lo apresó en la calle Güemes al 500 de la localidad de Acassuso, en San Isidro. El detenido fue identificado como Jaru Alexander Carrero Rodríguez, de nacionalidad venezolana.

El procedimiento fue llevado a cabo por personal de la comisaría Florencio Varela 1° de la Policía Bonaerense, ya que el sujeto tiene residencia en esa jurisdicción, en cuyo domicilio se llevó a cabo un allanamiento con la orden de detención correspondiente.

El pedido fue ordenado por el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas número 23, a cargo de Norberto Circo, quien investiga ese delito. Los operativos están a cargo de la Policía de la Ciudad, pero al ser un distrito bonaerense se pidió la colaboración de la fuerza provincial.

El lunes, ocho sospechosos de haber arrojado las piedras que causaron destrozos en el despacho de la Vicepresidenta habían sido identificados mediante un software de reconocimiento facial utilizado por la Policía Federal. Se trata de personas jóvenes, sin vínculos aparentes entre sí ni militancia política reconocida por las fuerzas que motorizaron la protesta contra el acuerdo del Gobierno con el FMI, con media sanción en Diputados la semana pasada.

Los datos de seis de los identificados fueron cotejados con los registros de domicilios y arrojaron resultado positivo, en tanto que la tarea se prolonga con otros dos. Los reconocimientos se efectuaron a través de las capturas de rostros de los videos aportados por fuerzas de seguridad y otras tomadas directamente de los medios de comunicación que cubrieron los disturbios que se registraron el jueves pasado.

FUENTE: Que Pasa Web

Cristina Fernández mostró imágenes de la cámara de la Policía Federal que registró el ataque a su despacho

Cómo los agresores señalaron desde afuera las ventanas de la oficina de la vicepresidenta.

La vicepresidenta Cristina Fernández publicó un video en el que muestra imágenes del ataque a su despacho, desde dentro y desde afuera, lo que calificó como “grave”, ya que sostuvo que alguien “planificó y mandó a ejecutar” esta acción contra una alta funcionaria.

“El video que vas a ver te muestra en tiempo real, desde el exterior y desde adentro (en este último caso recién a partir de los 12 minutos de haber comenzado la pedrada), el ataque contra la Vicepresidenta de la República Argentina que alguien planificó y mandó a ejecutar. Grave”, posteó Cristina Fernández.

Durante el fin de semana, dirigentes kirchneristas y funcionarios nacionales se cruzaron por la falta de pronunciamiento público del presidente Alberto Fernández. Es que en el kirchnerismo razonan que si no hay una pronunciación contundente desde el gobierno, se naturalizan los hechos de violencia, en especial, los dirigidos de manera selectiva hacia la vicepresidenta.

El que dio cuenta del enojo fue Andrés “Cuervo” Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires y dirigente de La Cámpora, quien dijo: “Aturden el silencio y la parsimonia del gobierno frente al ataque al despacho de la vicepresidenta”. Le respondieron el ministro de Seguridad Aníbal Fernández y la portavoz presidencial Gabriela Cerruti, quienes enfatizaron los intentos por comunicación privada que había hecho el presidente para saber sobre el estado de la vicepresidenta. Pero el pronunciamiento público nunca llegó. De hecho, el presidente sí comunicó su visita de este sábado a un hogar infantil de Punta Indio.

Ahora la vicepresidenta comunica las imágenes a través de las cuales intenta dar cuenta de que fue un hecho planificado contra ella, por lo que refuerza el reclamo de una pronunciación política e institucional contra la violencia. Para ello utiliza el material fílmico de la Policía Federal, ubicada en la esquina de Entre Ríos e Yrigoyen.

Allí se muestran cómo se arrojan bombas de pintura roja para señalar el despacho de la vicepresidenta. Luego se muestra cómo ingresa un empleado del Senado ingresa con un celular para registrar el ataque desde dentro del despacho. Por último, la cámara de la Policía Federal, fuerza que conduce el ministerio que encabeza Aníbal Fernández, como un grupo de varones arrojan piedras con gomeras dirigidas a los ventanales de la presidenta del Senado.

Este lunes, Aníbal Fernández dijo a Radio Diez: “Estoy convencido de que había un grupo específico dedicado a lanzar piedras a la oficina de Cristina Fernández”.

FUENTE: Tiempo Argentino

Claudio Lozano en C5N habla de la presentación del amparo presentado contra el actual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional

Claudio Lozano en C5N habla de la presentación del amparo presentado contra el actual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por sus pésimas características (sin reducción de capital, sin baja de interés y sin alargamiento de plazos) a pesar de haber incurrido en diversas irregularidades en su ultimo préstamo al anterior Gobierno de Mauricio Macri lo cual la hacen ILEGAL.

A su vez comenta el ajuste realizado, la derrota política del gobierno al haber perdido la mitad de su electorado en 2 años y el descuido de las reservas del país.

#FMI #Noalacuerdo #OtroAcuerdoEsPosible

Claudio Lozano: “La negociación con el Fondo Monetario fracasó”

El director del Banco Nación afirmó que “hay que dejar de pagarle al FMI para no rifar las reservas que quedan”. Cuestionó la marcha de la negociación y sostuvo que habría que denunciar como nulo el préstamo stand by otorgado durante las administraciones Trump – Macri

Cada vez se alzan más voces que cuestionan el horizonte de las negociaciones con el FMI, encabezadas desde un primer momento por el ministro de Economía, Martín Guzmán. En diálogo con BAE Negocios, el director del Banco Nación y presidente de Unidad Popular, Claudio Lozano, sostuvo que “deberían suspenderse todos los pagos al organismo” y recurrir a los tribunales internacionales “para denunciar como nulo el crédito stand by”.

“Estamos en una coyuntura que evidencia el fracaso de una negociación que se montó sobre la idea de que era factible armonizar un esquema de acuerdo benévolo con el Fondo, donde el organismo aparecía como un aliado de la Argentina para resolver sus problemas económicos. Este planteo, de un Fondo aliado, hizo que en el período que va de octubre del 2020 hacia el cierre del año pasado, el ajuste fiscal fuera notorio, aun sin acuerdo”, explicó el director del BNA.

“Claramente la negociación fracasó”, agregó Lozano en diálogo con este diario. En esa línea, el titular de Unidad Popular cuestionó que en el tránsito infructuoso de esa negociación se le haya pagado al organismo 6500 millones de dólares.

“Llegamos a una situación donde el FMI mantiene su oferta de siempre y que no ha garantizado ni más plazo, ni mejor tasa, ni eliminado los sobre cargos. Tampoco se hizo cargo de su corresponsabilidad (en el préstamo otorgado a Macri) y sigue apretando en materia fiscal”, reflexionó.

¿Cuáles serían los posibles caminos? La profundización de la vía judicial, por ejemplo, podría haber sido una alternativa. “Este acuerdo tendría que haber sido declarado nulo. Incluso aparecieron estudios internacionales donde se plantea la nulidad jurídica. El caso se debería haber llevado a los estrados internacionales, o al seno de la ONU”, explicó Lozano.

Esta descripción del contexto amerita otra pregunta. ¿Qué hacer con los vencimientos de la semana que viene por 715 millones de dólares? En febrero también vencen otros 380 millones y en marzo, 2900 millones sólo para el Fondo.

“Vamos a una coyuntura donde la negociación debería encararse sobre dos bases: hay que dejar de pagarle al Fondo para no rifar las reservas que quedan. Y, en segundo lugar, avanzar con los planteos en el campo regional e internacional para mejorar los términos de la discusión”, concluyó el director del BNA.

FUENTE: baenegocios.com

Massa en EE UU: «Estamos bien encaminados para resolver el tema con el Fondo Monetario»

Luego de un mes de contactos de alto nivel entre Buenos Aires y Washington, la Casa Blanca ofreció una señal sobre el rol que puede tener Estados Unidos en la negociación de Argentina con el Fondo Monetario Internacional. Lo hizo a través del subsecretario del Tesoro, Wally Adeyemo, que oficializó un diálogo virtual que tuvo con el ministro de Economía, Martín Guzmán, este martes.

El pronunciamiento del número dos de la secretaria Janet Yellen fue a pedido del gobierno argentino y sucedió mientras el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, transita el último tramo de una visita por ese país que concluirá en Nueva York. Según informó el Tesoro, Adeyemo le pidió a Guzmán y al representante argentino ante el Fondo, Sergio Chodos, “un marco sólido de política económica para Argentina” para respaldar al país en la negociación que mantiene con el Club de París, cuando faltan 45 días para el último vencimiento de un pago de 2.400 millones de dólares.

Si no se concreta un diferimiento, el país caería en un virtual default, pero esa decisión está vinculada a las señales que envíe el FMI en el marco de la renegociación de la deuda argentina. La administración del presidente, Alberto Fernández, apunta a conseguir el apoyo de Estados Unidos dentro del directorio del Fondo, que preside Kristalina Georgieva, para reprogramar los pagos de la deuda de 45.000 millones de dólares contraída durante la presidencia de Mauricio Macri. El tema es la principal misión de Guzmán y forma parte de la agenda que llevó Massa en Washington.

“Estamos bien encaminados para resolver el tema Fondo y el tema vacunas”

Swegio Massa

“Estamos bien encaminados para resolver el tema Fondo y el tema vacunas”, le dijo a Tiempo el titular de la Cámara baja desde la capital estadounidense, antes de partir hacia Nueva York, donde este jueves participará de los últimos puntos de la agenda.

La recorrida comenzó el domingo pasado en Washington. Fue con una cena en la casa del consejero Juan González, asesor del presidente Joe Biden para América del sur, del Consejo de Seguridad Nacional. Ambos estuvieron juntos hace un mes, luego del encuentro virtual del funcionario con el presidente Alberto Fernández. Desde entonces comenzó el tramo más caliente para dos pedidos con plazos urgentes. El apoyo en la renegociación con el FMI y en la adquisición de más vacunas para Argentina, tanto para destrabar la negociación con el laboratorio Pfizer como para levantar las restricciones de ese país para exportarlas.

La mención a las vacunas que hizo Massa desliza las expectativas que tiene para destrabar la negociación con la multinacional farmacéutica sin cambiar la ley sancionada por el Congreso para la adquisición de inyectables contra el coronavirus.

La Casa Rosada trabaja con la Cancillería desde hace meses para que Estados Unidos levante los impedimentos para la exportación de vacunas fabricadas en su territorio, una medida que posibilitaría la compra a otros laboratorios.

El lobby desplegado por Massa apuntó también a exhibir que el gobierno argentino está en manos de una coalición peronista. Además busca demostrar que existe una coordinación entre sus socios y por eso habló desde Washington para resaltar el contacto de Guzmán con el Tesoro, poco después de que el ministro reapareciera públicamente en Buenos Aires como invitado principal de un encuentro organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) en Hotel Four Seasons.

”No es nuestra idea un país de impuestos bajos y gasto público bajo”,

Martín Guzmán

”No es nuestra idea un país de impuestos bajos y gasto público bajo”, dijo Guzmán a los empresarios convocados. “El tema de cómo atacar la informalidad es un problema que no se resuelve solamente con cuestiones impositivas. Es un problema macroeconómico”, sostuvo el ministro para sostener la orientación de su política económica. Lo hizo un día después de hablar con el número dos del Tesoro, que le pidió un plan económico “sólido”.

La señal del Tesoro es parte de las expectativas que tiene el gobierno argentino dentro de los contactos que mantiene desde hace un mes cuando el consejero González visitó la Argentina.

Este miércoles Massa también mantuvo una reunión con Bob Menendez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Fue el último contacto realizado en el Capitolio, tras una serie de encuentros que incluyeron a Gregory Meeks, titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes y uno de los firmantes de un proyecto de declaración que le pide a Biden que utilice su peso en el directorio del FMI para apoyar la negociación en medio de la pandemia de la deuda de 30 países en vías de desarrollo.

La última escala de la gira se concretará este jueves en Nueva York, con una charla en el Consejo de las Américas, invitado por su titular, la lobbysta Susan Segal y un encuentro con el expresidente Bill Clinton.

FUENTE: Tiempo Argentino

Por: Claudio Mardones


Deuda: el Gobierno alcanzó un acuerdo con los principales grupos de bonistas

A través de un comunicado, el Palacio de Hacienda dio cuenta también que extenderá hasta el 24 de agosto próximo el plazo de adhesión al canje, cuyo vencimiento estaba previsto hoy.

Desde el Ministério de Economía se emitió un comunicado que explica los detalles del acuerdo.

El Ministerio de Economía anunció hoy que llegó a un acuerdo con los principales grupos de acreedores de la deuda pública, para canjear US$$ 66.300 millones de títulos emitidos en el extranjero.Asimismo, indicó que extendió hasta el 24 de este mes el plazo de adhesión de los acreedores para realizar el canje.

La cartera que conduce Martín Guzmán informó que llegó a un acuerdo con los representantes del Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores.

Esto «les permitirá a los miembros de los tres grupos de acreedores apoyar la propuesta de reestructuración de deuda de Argentina y otorgarle a la República un alivio de deuda significativo», destacó el comunicado.

Para llegar a este acuerdo, el Gobierno «ajustará algunas de las fechas de pago, sin aumentar el monto total de los pagos de capital o los pagos de interés» que el Estado se compromete a realizar, «y mejorando al mismo tiempo el valor de la propuesta para la comunidad acreedora».

Economía explicó que las fechas de pago sobre los nuevos bonos serán el 9 de enero y el 9 de julio de 2021, en lugar del 4 de marzo y el 4 de septiembre del año próximo.

Además, los nuevos títulos a ser emitidos como compensación por intereses devengados y por consentimiento adicional, comenzarán a amortizar en enero de 2025 y vencerán en julio de 2029.

En tanto, los nuevos bonos 2030 en dólares y en euros comenzarán a amortizar en julio de 2024 y vencerán en julio de 2030, y la primera cuota tendrá un monto equivalente a la mitad de cada cuota restante.

También los nuevos títulos 2038 en dólares y en euros a ser emitidos como contraprestación por los bonos de descuento existentes, comenzarán a amortizar en julio de 2027 y vencerán en enero de 2038.

El Gobierno también se comprometió a que «ajustará ciertos aspectos de las cláusulas de acción colectiva de los nuevos bonos para abordar las propuestas presentadas por los miembros de la comunidad acreedora».

Aseguró que “la Argentina no afrontará gasto alguno de los ‘Acreedores que brindan Respaldo’ en relación con la operación, los cuales estarán exclusivamente cubiertos por los bonos recibidos, conforme a la Invitación revisada, tal como se establecerá en la documentación final”.

Para hacer efectivo el acuerdo, el Gobierno extendió hasta el 24 de este mes a las 17, hora de Nueva York, el plazo de adhesión que vencía hoy a la misma hora.

En consecuencia, «la fecha de anuncio de resultados será el 28 de agosto o lo antes posible de allí en adelante, y las fechas de ejecución, de entrada en vigor y de liquidación continuarán siendo el 4 de septiembre o lo antes posible de allí en adelante», especificó el comunicado.

Guzmán anticipó el fin de semana último que, junto con esta operación, el Gobierno encarará otra con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para renegociar unos US$ 44.000 millones que el país le adeuda al organismo, a los que se suman unos US$ 2.100 millones de deuda con el Club de París.

FUENTE: Télam
telam.com.ar

INICIO

Guzmán dio detalles de la negociación por la deuda ante los diputados

El ministro de Economía le advirtió a los bonistas que “sufrirán frustraciones” y destacó la independencia del plan económico. Ante los principales referentes de la industria y el sindicalismo resaltó que la negociación con los acreedores debe ser razonable para que Argentina pueda volver a crecer.

Duro en el diagnóstico, prolijo en el discurso y sin mostrar todos los naipes. El ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso durante poco más de una hora ante los diputados. Si bien no dio detalles sobre la estrategia de negociación con ninguno de los acreedores les advirtió a “los bonistas que se sentirán frustrados” y señaló que no aceptará ninguna negociación que no dé como resultado una posibilidad cierta de sostenibilidad de los compromisos. El bloque de Juntos por el Cambio, preso de sus propias internas, escuchó, guardó silencio y descargó su batería de lugares comunes en una conferencia de prensa que se realizó después que el titular de Economía abandonara el Palacio Legislativo.

Ante la atenta mirada de los legisladores, que en ningún momento abandonaron sus bancas, y de los principales referentes de la industria y el sindicalismo que seguían el debate desdes las galerías Guzmán aseguró que todas «las medidas están pensadas y forman parte de un plan».

Cómo era lógico el ministro no dio detalles precisos de la negociación pero si marcó limites claros respecto de lo que está dispuesta a ceder la Argentina. Luego de detallar tres escenarios posibles y dejar en claro que en el mejor de los casos el equilibrio fiscal se alcanzará en 2022 y que recién una año más tarde Argentina podría mostrar superavit remarcó: «Para poner fin al endeudamiento recurrente tenemos que poner objetivos que podamos cumplir. Está claro que con estos números va a haber frustración por parte de los bonistas pero nos tenemos que sentar en la mesa con la realidad».

En ese marco y en referencia a las distintas especulaciones que se hacen sobre cuál será el tono que el equipo económico elegirá para llevar a cabo la parte final de la negociación, tanto con el FMI como con los tenedores privados, el funcionario sentenció: «No será ni amigable ni agresiva, será sostenible».

A lo largo de su discurso, Guzmán remarcó en varias oportunidades, para dejarlo en claro puertas adentro y puertas afuera, que no se admitirán condicionamientos ni del Fondo Monetario Internacional ni del resto de los acreedores. «Nosotros no vamos a permitir que fondos de inversión extranjeros marquen la pauta de la política macroeconómica», enfatizó el ministro en el medio de su ajustada exposición y luego, al finalizar, reiteró: «Lo que hacemos lo hacemos porque nosotros queremos. Nosotros tenemos el control. Argentina no permite que haya condicionalidades al programa económico. No tengan duda de que este equipo de gobierno defenderá los intereses del pueblo argentino».

Guzmán cumplió con el pedido de Juntos por el Cambio. Evitó las chicanas y no mencionó a ninguno de los funcionarios del gobierno que encabezó Mauricio Macri. Eso no lo privó de comenzar su informe con un crudo diagnóstico del legado cambiemita. El ministro repasó los números de pobreza, desocupación e inflación y enfatizó el crecimiento de la deuda en dólares. También embistió contra el modelo monetarista y de metas de inflación incumplida. En base a ese detalle justificó el cambio de modelo.

Más allá del diagnóstico el ministro también señaló responsables. «Esta es una crisis en la que todas las partes tienen responsabilidad: Argentina; los bonistas –que decidieron apostar cubriéndose de riesgo y cobrando tasas altas por si la cuestión iba mal–; y el FMI, que realizó el préstamo más grande de su historia, que no se utilizó en absoluto para aumentar la capacidad productiva del país, por el contrario, se utilizó para pagar deuda en una situación insostenible, y para financiar la salida de capitales”. El FMI es responsable», enfatizó.


A la hora de puntualizar la responsabilidad del gobierno anterior detalló: «El país tiene una carga de deuda insostenible. Esto es la consecuencia de un esquema económico que estuvo muy lejos de ser exitoso. Argentina accedió al mercado de crédito internacional en 2016 y vendió esta idea de la lluvia de inversiones y la realidad está a la vista: nada de esto ocurrió. Vino deuda pero nunca llegó la inversión productiva».

A lo largo de la su informe el funcionario agradeció en más de una oportunidad a Juntos por el Cambio y al resto de los bloques opositores por el apoyo en la sanción de la ley de renegociación de la sostenibilidad de la deuda externa. En ese contexto, con tono conciliador y la mirada puesta en el futuro afirmó: «Es hora de dar vuelta la página y decirle nunca más a los ciclos de endeudamiento. Hay que acabar con esto para vivir en una Argentina tranquila y con oportunidades. Nunca más a los ciclos de sobreendeudamiento. Nunca más a ciclos que destruyen oportunidades».

Antes de finalizar su informe ante los legisladores el ministro volvió a cargar sobre el FMI. «No se cumplieron los objetivos del programa con el FMI: no ayudó a estabilizar. Pero sí se cumplieron las premisas. El gobierno anterior hizo todo lo que pedía el Fondo», explicó y agregó: «Tenemos que tomar compromisos que sí se puedan cumplir, con senderos fiscales y comerciales que sí podemos cumplir. La sociedad Argentina está primero».

Fuente: Página 12