Archivo de la categoría: Género

Fabián Tablado, femicida de Carolina Aló, fue denunciado por violencia de género y expulsado de su hogar

Fabián Gerardo Tablado, el sujeto que en 1996 asesinó de 113 puñaladas a su por entonces novia Carolina Aló en Tigre y que en diciembre pasado, luego de cumplir un año de condena por violar perimetrales, se había mudado a la casa de una nueva pareja en la localidad cordobesa de Bell Ville, fue excluido de ese hogar luego de ser denunciado por violencia de género.

Fuentes policiales confirmaron a Télam que la nueva denuncia contra Tablado fue realizada el viernes pasado no por su pareja, sino por sus vecinos, quienes aseguraron haber escuchado una «fuerte discusión», por lo que se tomó como medida cautelar excluirlo de la vivienda y alojarlo en un hotel de esa localidad del sur provincial.

Voceros judiciales precisaron que en el caso intervino inicialmente la Fiscalía de 1° Nominación de Bell Ville, a cargo de Nicolás Gambini, quien dispuso la restricción de acercamiento de Tablado a la joven y además asignó una custodia policial en el domicilio. Sin embargo, el caso ya fue derivado a la jueza Noelia Azcona, del Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familia y de Género de la ciudad de Bell Ville.

En paralelo, fuentes judiciales confirmaron a Télam que Tablado ya había pedido hace unos días ante el Juzgado de Familia 5 de Tigre permiso para cambiar su domicilio y mudarse a partir del 13 de agosto a una vivienda de su familia ubicada en la localidad de San Clemente del Tuyú.

A pesar de que Tablado ya cumplió todas sus condenas en causas penales, ese es el juzgado que lo monitorea con tobillera electrónica para que cumpla la prohibición de acercamiento que se le impuso con Edgardo Aló, papá de Carolina.

El 15 de diciembre pasado, Tablado (45) recuperó su libertad al salir de la Unidad 46 del Complejo Penitenciario San Martín, tras cumplir un año de prisión efectiva luego de ser condenado en un juicio por dos hechos de «desobediencia», por haber violado dos perimetrales que tenía con Aló padre y con sus hijas. Ese mismo día, Tablado viajó a Bell Ville para mudarse a la casa de su nueva novia cordobesa, a quien solo había conocido por redes sociales.

Tablado fue protagonista de uno de los casos policiales más resonantes de la historia criminal argentina cuando el 27 de mayo de 1996 asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló en Tigre, caso por el que cumplió una condena de 24 años de cárcel y fue liberado en febrero de 2020.

En noviembre del año pasado, como marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en Tigre centro inaugurado el mural «No me olviden» en homenaje a Carolina

FUENTE: Que Pasa Web

Zaida Mamani, el dolor de una madre migrante, pobre e imputada por el crimen de su hija de 10 años

Zaida Mamani llegó de Bolivia a los 19 años. A los 23 tuvo una beba. La llamó Joselin Nayla. El padre de la nena las abandonó. La mujer trabajaba haciendo changas de costura para mantener a su hija. Vivían juntas en una casa del Barrio 14 de Febrero en Longchamps, zona sur del Gran Buenos Aires. Hasta el 7 de enero de 2019.

Por: Luciana Rosende

Esa mañana, Zaida salió a hacer unas compras. La niña de 10 años quedó sola. Cuando la madre volvió, la encontró agonizando en el piso de la cocina, cubierta de sangre. Le habían dado –se sabría luego- más de 40 puñaladas. La entrada no había sido forzada y no faltaba nada en la vivienda. La causa tuvo pocos avances y no hay detenidos. Pero sí tres imputados. Dos hombres –la ex pareja de Zaida y su hijo-, y una mujer: la mamá de Joselin.

Se enteró el 26 de octubre del año pasado. Recuerda con precisión la fecha y el impacto que le causó el operativo en la puerta de su casa, cuando varios policías llegaron para notificarla. Desde entonces tiene un abogado defensor al que todavía no conoce. Le dijeron que lo podrá ver el lunes próximo, en plena feria judicial.

Aún no tuvo acceso a la causa, pero sí fue sometida a varias pericias, psiquiátricas y psicológicas. La última fue este miércoles. A las tres primeras había asistido sin saber que estaba siendo investigada como sospechosa. Creía que se trataba de encuentros con psicólogas para brindarle contención. Pero no. En la causa interviene la fiscal Fabiola Juanatey, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

“Quiero saber por qué estoy imputada, por qué estas pericias. Me sorprendí totalmente cuando me dieron la noticia. Antes me decían ‘quedate tranquila, es para descartar’. No tengo mucho conocimiento de estos casos, cómo se hacen, y no había nadie que me ayudara a entender”, dice la mujer, en diálogo con Tiempo. Habla por teléfono desde la misma casa donde fue asesinada su nena. La voz se entrecorta, entre la mala señal y el llanto.

Soledad

Zaida está sola. No tiene una red en el barrio. No mantiene contacto con su familia. Sus vínculos son su nueva pareja y la iglesia evangélica a la que asiste. Entre las pocas personas que la acompañan desde que su hija fue asesinada a puñaladas está Yunuem Díaz, socióloga y militante anarquista, quien participa de una agrupación que asiste a “sobrevivientes de abuso y madres protectoras”. Yunuem llegó con Zaida hasta los Tribunales de Lomas de Zamora ante cada pericia. En la última medida, esta semana, también se sumó el vicecónsul del Estado Plurinacional de Bolivia en La Matanza, Mauricio Pinaya Peñaranda. Pero sólo hasta la puerta, nadie pudo entrar con ella.

Para Yunuem, la imputación de Zaida tiene una única explicación: que la mamá de Joselin se casó con el hijo de su ex y uno de los imputados en la causa. “Zaida no ha tenido ningún acompañamiento institucional en estos tres años. Nada que llevara a desentrañar quién es el asesino. La última vuelta de tuerca es que ella contrajo matrimonio con uno de los imputados y la justicia en lugar de hacer las pericias de ADN, investigación de los teléfonos, interrogatorios del imputado -que fue violento con Zaida emocional y sexualmente-, en lugar de todo eso la pasan a considerar sospechosa”, cuestiona la socióloga.

Zaida está embarazada de cinco meses. Ahora sabe que después de las pericias sobre su personalidad puede llegar la elevación a juicio. ¿Y la detención?

Violencia

Cuando se difundió, el crimen de Joselin causó conmoción. Porque era una nena y por la saña con que la apuñalaron –sobre todo, en el rostro-. Entre las primeras notas que se publicaron sobre el caso, algunas apuntaban a las relaciones sentimentales de Zaida, especialmente con padre e hijo sospechosos.

“Mis vecinos, mi familia, todos me hicieron a un lado por lo que se publicó en su momento. El día del entierro me retaban, me trataban como si fuera una prostituta”, dice Zaida y vuelve a llorar. “Mi familia siendo mi sangre me hizo a un lado a pesar de que sabían que yo vivía mal. Muchas veces me fui queriendo separarme. Pero él siempre volvía con su perdón, me hacía vivir en su manipulación. Tenía amenazas. Por todo eso digo ‘qué tonta fui por no denunciar”, dice sobre su vínculo con Carlos Correa, uno de los imputados.

“Ese hombre tiene antecedentes de homicidio, de haber violado y golpeado a exparejas. Zaida no se consideraba víctima a sí misma antes de esto. Vivió un ciclo de violencia muy cruento”, relata Yunuem. Y agrega: “Vos como víctima te unís con un imputado y fuiste. Pasás de víctima a victimaria”, dice sobre el casamiento entre Zaida y Rubén Correa, hijo de Carlos. “Ahora está sentada en el banquillo de los acusados. La revictimizan y violentan mucho. Tiene que contar sus relaciones previas, es demasiado. Y el asesino sigue libre”.

Justicia

“Como mamá yo estoy dispuesta a todo. Quiero que se sepa quién hizo esto. Me dijeron que iban a hacer otro allanamiento a mi casa. Yo dije que sí. Me dijeron ‘vamos a hacer pericias de huellas, de sangre, de celulares’. Pero no hubo ninguna respuesta. Soy una mamá que está pidiendo justicia. A mí me duele como mamá lo que he vivido en todos estos años. La culpa que tengo por no denunciar la violencia que yo sufría. Tienen que investigar bien. Lo único que pido es que se investigue bien. A mi ex pareja una sola vez le tomaron declaración. Para mí es una injusticia que me imputen y voy a luchar porque a mí me duele”, insiste Zaida.

“Mi bebé era todo para mí. La tuve a los 23. A pesar de que su papá me había dejado por otra chica, yo la crié con todo mi corazón. Era una niña cariñosa, que me daba abrazos, que siempre me daba alegría, me hacía reír. Jugábamos. Que de la noche a la mañana me la arrebaten fue muy duro. No quiero que esto quede impune. Por eso pido ayuda. A mi hija no la tengo más en mis brazos, pero el día de mañana la voy a tener allá arriba. Mi hija no tenía la culpa, no tenía por qué morir de esta manera. Yo me preguntaba en qué fallé, no entendía qué me estaba pasando –relata- Que me imputen fue un golpe más”.

FUENTE: Tiempo Argentino

A un año del decreto que garantiza la identidad no binaria, una persona por día accede al derecho

Al menos una persona por día solicita la rectificación de su DNI con la nomenclatura X, para identificar su identidad no binaria, a un año de la implementación del decreto presidencial que dispuso el acceso a este derecho, informó el Ministerio del Interior.

El Decreto 476/2021 dispuso que el Registro Nacional de las Personas (Renaper) “deberá adaptar las características y nomenclaturas de los DNI y de los Pasaportes que emite, con exclusividad, con el fin de dar cumplimiento a lo establecido en la Ley Nº 26.743”, en referencia a la ley de identidad de género aprobada en la Argentina el 24 de mayo de 2012.

De acuerdo a datos difundidos por Interior en su cuenta oficial de Twitter, desde la entrada en vigencia del decreto, 528 personas accedieron a la rectificación de su DNI con la nomenclatura X. Esta cifra representa el 28,8% del total de cambios registrales realizados en el último año.

Otro dato aportado por al organismo es que el 55,5% de las personas que accedieron al derecho tienen entre 19 y 29 años.

La mayoría de las rectificaciones se hicieron en provincia de Buenos Aires (43%), Ciudad de Buenos Aires (20,8%), Mendoza (5,1%), Neuquén (4,2%), Córdoba (3,8%) y Santa Fe (3,4%).

El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, recordó que la nomenclatura X en el campo ´sexo´ que debe completarse en el DNI o pasaporte comprende las acepciones: no binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, autopercibida, no consignada; u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino.

Y recordó cómo debe hacerse el trámite para acceder al derecho, para lo cual es necesario rectificar la partida de nacimiento en el Registro Civil, sacar en turno a través de argentina.gob.ar, y concurrir con DNI y partida rectificada.

“A los 15 días el Correo Argentino envía el nuevo DNI al domicilio”, informó el Ministerio.

Gerónimo Carolina González Devesa y Shanik Lucián Sosa Battisti fueron quienes recibieron los primeros DNI con la nomenclatura X en la país.

En agosto del año pasado, Cy, de 37 años, se convirtió en la primera persona de nacionalidad argentina en recibir su DNI y pasaporte no binarios en el exterior, ya que reside en Alemania.

Instituciones como clubes de fútbol se sumaron a esta política de acceso a derechos. Naimid Cirelli fue la primera persona en acceder a un carnet no binario en su club, Vélez Sarsfield.

FUENTE: Tiempo Argentino

lenguaje inclusivo: «Es un acto de protesta contra nuestra invisibilización»

La medida es para repudiar la resolución de Soledad Acuña que prohíbe hablar en inclusivo dentro de las escuelas.

El cuarto año del Normal 6 esperó la clase con ansias. A las 7:45 de la mañana del miércoles, sus estudiantes estaban expectantes a cada uno de los segmentos en que Cristina dividió la jornada. El tema central fue hablar sobre «la década infame», el período de nuestra historia que comenzó el 6 de septiembre de 1930 con el golpe de estado cívico-militar que derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen y finalizó el 4 de junio de 1943. «Hola chiques», comenzó la clase.

«Vamos a hablar del edicto policial que prohibió a les personas trans, establecido por un teniente Coronel en el año 1932».

El edicto habilitaba una pena de hasta 30 días de arresto a quienes se exhibieren en la calle con ropas del sexo contrario, y recién se derogó en la Ciudad de Buenos Aires en el año 1996.

Cristina Montserrat Hendrickse es docente de historia y abogada trans de la UBA, gran parte de sus 53 años de vida los dedicó a luchar por los derechos humanos, defender aquellos que fueron adquiridos a lo largo de la historia y tratar de conquistar muchos otros. Es profesora de historia en la Escuela Normal Superior Nº 6 «Vicente López y Planes», ubicada en Güemes 3859, en el barrio de Palermo, CABA. La institución educativa cuenta con 113 años de historia y abarca los cuatro niveles de estudio: Inicial, primario, secundario y superior. «Hago uso de mi objeción de conciencia sobre la decisión de esta medida arbitraria», Montserrar Hendrickse señaló en diálogo con Tiempo.

Como forma de protesta y en rechazo a la eliminación del lenguaje inclusivo dentro de las escuelas porteñas, medida adoptada por el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y su ministra de Educación, Soledad Acuña; la abogada y docente trans, dio su clase utilizando el lenguaje inclusivo: «Las potestades disciplinaria de cualquier administración, en este caso de la Ciudad de Buenos Aires, encuentran sus límites en los derechos humanos, y el derecho a la identidad de género y el derecho a la diversidad son DDHH; y la diversidad cultural está reconocida en el artículo 75 de nuestra Constitución Nacional, y el derecho a la identidad de género está reconocido en el artículo 13 de la Ley 26.743», analiza la abogada y profesora.

Ciertamente, esa norma Federal establece en su artículo 13: «Toda clave o código que se utilice, en el sector público o privado, para identificar a las personas debe omitir dentro de sus combinaciones letras, números o signos que hagan referencia al sexo de la misma. Los responsables de las claves o códigos en uso, donde el sexo de la persona es identificable, tendrán un plazo de 365 días para implementar su cambio o modificación».

La medida autoritaria adoptada por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, generó un fuerte rechazo en distintos ámbitos, dentro y fuera del sector educativo; pero especialmente en la comunidad de personas con identidades de género diversas no binarias, que no aceptan que se las invisibilice mediante un decreto autoritario y sin ninguna fundamentación pedagógica que acompañe la polémica medida.

«Como profesora de historia y ciudadana, está claro que, por un lado están intentando invisivilizarme como persona que no responde a ninguna norma binaria; pero también hay una fuerte censura por parte de Acuña y Larreta que están coartando mi libertad de expresión y repito: mi derecho humano a la identidad de género que además de nuestra constitución y leyes federales, está reconocida como tal en la opinión consultiva 24 del año 2017, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). No estamos hablando de caprichos ni de modas, son derechos humanos, punto», agrega Montserrat Hendrickse.

La docente y abogada considerada que la ideología de la ministra de Educación, Soledad Acuña, es retrógrada, oscurantista y de ultraderecha, que replica lo que está ocurriendo en gran parte del mundo.

«En el Estado de Florida el mes pasado prohibieron usar la palabra gay en las escuelas. Acuña se enrola en esa línea pero aquí tenemos un muro de contención frente a estos autoritarismos que son los derechos humanos incorporados a nuestra Constitución».

La docente no se paraliza ante posibles sanciones o represalias

«Es un acto de protesta contra nuestra invisibilización», señala Cristina Montserrat Hendrickse, que no teme a ninguna represalia que pueda llegar a tomar la cartera educativa porteña, luego de que la propia ministra Acuña amenazara con sancionar a las y los docentes que no cumplan con la polémica resolución que elimina el lenguaje inclusivo en las escuelas porteñas, argumentando que: «Lo primero que tiene que hacer la conducción de esa escuela es explicarle al docente que el foco de lo que hace tiene que estar en los derechos de los estudiantes, no en lo que a él o ella como adulto le interese rebelarse en contra. El foco son los chicos».

A esto la docente y abogada trans responde que «dentro de la Escuela Normal 6 hay estudiantes que no se identifican con ninguna identidad binaria, y que con esta medida, Soledad Acuña, también incurre en un acto de discriminación. Es ilógico que una persona deba autocensurarse y evitar nombrarse asimismo por temer a sanciones administrativas», y termina: «El edicto que dictó la dictadura durante la década infame, se dio en el contexto de las teorías del fascismo que hicieron auge en la década del 20 del siglo pasado y del nacismo en la década del 30. Ahora a casi un siglo, con algunas diferencias, se repite el segregacionismo, la exclusión y la discriminación».

FUENTE: Tiempo Argentino

Google deberá pagar US$ 118 millones por discriminación salarial sexista

El acuerdo abarca aproximadamente a 15.500 empleadas que trabajaron en la empresa desde septiembre de 2013, a la que acusan de discriminar a las mujeres a través de su salario y su rango.

Google aceptó pagar 118 millones de dólares para resolver una demanda judicial colectiva que acusa al gigante de internet de discriminar a las mujeres a través de su salario y su rango en California, informaron dos oficinas de abogados. El acuerdo abarca aproximadamente a 15.500 empleadas que trabajaron en California desde septiembre de 2013, detalla un comunicado de prensa publicado viernes en la noche por las firmas Lieff Cabraser Heimann & Bernstein y Altshuler Berzon. La empresa también aceptó que terceros hicieran un análisis de sus prácticas de contratación y remuneración.

«Tras casi cinco años de litigios, ambas partes acordaron que resolver el caso sin admisión (de responsabilidad) o conclusión, es lo mejor para todos. Y estamos muy felices de llegar a este acuerdo»,

dijo a la la agencia de noticias AFP un portavoz de Google. La denuncia la presentaron ex trabajadoras de Google en 2017 ante un tribunal de San Francisco, donde afirmaban que el gigante de internet les pagaba menos a las mujeres respecto a los hombres en los mismos cargos, y que las designaban en puestos de menor rango aunque tenían experiencias y calificaciones equivalentes a los hombres, bajo el pretexto de basarse en sus sueldos anteriores.

Según el texto del acuerdo, revelado por los abogados, Google «niega todas las acusaciones de la denuncia y afirma que (el grupo) ha cumplido en todo momento de manera íntegra con todas las leyes, normas y reglamentos aplicables». El acuerdo todavía debe ser aprobado por un juez.

«Estamos absolutamente comprometidos a remunerar, contratar y nivelar a todos los empleados de manera justa y equitativa», enfatizó el portavoz de la compañía en la publicación. «Si encontráramos alguna diferencia en los salarios, incluso entre hombres y mujeres, ajustaremos al alza para eliminarlos antes de que entre en vigor el nuevo salario, y seguiremos haciéndolo», añadió.

El buscador había hecho un acuerdo en 2021 para pagar 3,8 millones de dólares al Departamento de Trabajo de Estados Unidos luego de acusaciones de discriminación contra mujeres y empleados asiáticos. La mayor parte de este dinero se destinaría a indemnizar a 2.565 mujeres contratadas por Google en cargos de ingeniería, y a 3.000 personas candidatos hombres y mujeres de origen asiático que no fueron seleccionados para esos puestos. Google dijo en su momento que la discriminación había sido detectada durante un análisis interno y que la empresa accedió a pagar ese monto para corregir la situación. Al mismo tiempo negó haber infringido la ley.

FUENTE: Tiempo Argentino

El grito del fútbol femenino: «Cumplimiento de la Ley Micaela en todos los clubes»

Decenas de futbolistas, hinchas y dirigentes se movilizaron en Viamonte al 1300 para expresar su repudio contra el cierre de la investigación sobre Diego Guacci, el entrenador sospechado de acoso sexual y conducta abusiva.

Foto: Gentileza Gonzalo Ciaffone

Las rivalidades quedaron de lado y la puerta de la AFA se llenó con los colores de todos los equipos, acorde a una movilización que fue más allá de goles, resultados y triunfos. Decenas de futbolistas, organizaciones vinculadas al fútbol femenino, integrantes de cuerpos técnicos, hinchas de varios clubes, dirigentes y periodistas se manifestaron esta tarde en Viamonte al 1300 para expresar su repudio contra el cierre de la investigación sobre Diego Guacci, el entrenador sospechado de acoso sexual y conducta abusiva contra jugadoras.

La masiva marcha respondió al pedido “paramos la pelota”, anunciado por la coordinadora Sin Fronteras de Fútbol Feminista (@coorfutfem en Twitter”). “La FIFA anunció, después de un año de un proceso que contó con testimonios contundentes, de abuso y acoso sexual aportados por más de cinco denunciantes, que el Comité de Ética resolvió cerrar la investigación y no aplicar sanción al DT Guacci. Nos unimos para decir: ‘BASTA, NO NOS CALLAMOS MÁS’. Porque si tocan a una, nos tocan a todas”, agregó el comunicado.

Mónica Santino, directora técnica y referenta del fútbol femenino, fue una de las líderes de la marcha y exhibió los carteles que resumían su espíritu: «Cumplimento efectivo de la Ley Micaela en todos los clubes. #SíLoSabían». Las integrantes de River feminista aportaron, como es habitual, sus sombrillas, pero además hubo bombos y colores de casi todos los equipos.

Foto: Gentileza Gonzalo Ciaffone

Así como la FIFA miró para el costado, también la AFA, meses atrás, se había hecho la desentendida tras la denuncia original contra Guacci, que trabajó en el cuerpo técnico de las selecciones sub 17 y sub 15 de Argentina, River, UAI Urquiza y otros clubes, y que en la actualidad coordina a Defensa y Justicia, de la Primera B del fútbol femenino. Durante meses, la causa había trascendido pero sin que se mencionara a Guacci, cuyo nombre recién se hizo público en los últimos días.

“Cinco jugadoras de fútbol presentaron pruebas contundentes y creíbles contra el entrenador. Contaron cómo, a lo largo de varios años, fueron víctimas de impactantes y recurrentes malos tratos por parte del profesional que tenía el deber de salvaguardarlas como adolescentes y jóvenes”, remarcó la semana pasada el sindicato mundial de fútbolistas, FIFPro, en su comunicado donde repudia el accionar de la FIFA, que estudió el caso durante un año.

“La decisión de la Comisión de Ética de la FIFA plantea dudas sobre cuánta evidencia se necesita para la acción disciplinaria y podría evitar que otras jugadoras se enfrenten a los perpetradores de acoso y abuso en el futuro”, agregó la organización mundial cuya sede está en Países Bajos. FIFpro también criticó la “falta de diversidad de género” en la Comisión de Ética (los tres miembros firmantes del fallo son hombres) y “la duración de la investigación” que se inició en 2020.

La marcha de hoy también se realizó bajo el lema «Basta, no nos callamos más», e incluyó una serie de pedidos a la AFA: «La correcta y eficaz aplicación de los protocolos de actuación», «La participación activa y real de su propia área de género», «Capacitaciones permanentes» y «Separar a Diego Guacci de su cargo y alejarlo del ámbito deportivo».

Una de las jugadoras de San Lorenzo, Ludmila Martínez, sostuvo: «“La AFA tiene que investigar porque es su deber, porque ellos contrataron a un entrenador que acosa, abusa y violenta a a sus jugadoras. Estamos hartas de que encubran a estos tipos, de que miren para otro lado, que no nos escuchen que no nos crean, porque hay u montón de mujeres valientes que se animan a contar este tipo de cosas que no son nada fáciles y no les creen o sí pero declaran al abusador inocente”

Durante la fecha del fin de semana, que terminó este lunes, varias jugadoras de los distintos equipos de Primera División salieron al campo de juego con una cinta violeta en sus muñecas como apoyo simbólico por esta situación.

FUENTE: Tiempo Argentino

Campeones del pacto de caballeros

Sebastián Villa denunciado e imputado por abuso sexual. Lo abrazan, lo celebran, lo festejan, lo acompañan, lo apoyan. Se preguntan si estará concentrado, si podrá jugar. Se preocupan por «sus problemas». Lo habilitan a jugar. Los eufemismos, los silencios, las complicidades: todo juega a su favor. 

La dirigencia

El plantel técnico

Los jugadores 

El Consejo de Fútbol 

Los que manejan las redes sociales 

Los periodistas 

Los árbitros

Todos los que avalaron, por acción u omisión, que Sebastián Villa sea convocado para la última fecha del torneo local, como si no estuviera imputado en una causa por abuso sexual e intento de homicidio y procesado en otra por lesiones graves y amenazas contra su ex pareja, son cómplices.  

Villa está en problemas, ¿estará concentrado Villa?, más problemas para Villa, Feliz cumpleaños para Villa, Villa es el mejor jugador, “una cosa es si hablamos de fútbol, el otro tema es diferente”.

¿Cuál es el otro tema? ¿Podemos ponerle palabras? Podemos: abuso sexual.

Villa festeja, Villa abrazado con Riquelme, Villa festejado, Villa sonriente, Villa emocionado . “Vamos a sacar esto adelante, Dios sabe quién soy, mi familia sabe quién soy, el grupo sabe quién soy, el club sabe quién soy”. 

¿Qué sería “esto”? ¿el abuso sexual? ¿la denuncia? ¿la causa? ¿la imputación? Todos, incluso Dios, saben quién es Villa. Sus denunciantes también lo saben. Y la Justicia, en principio, las escucha. Y las pericias las avalan. Hubo golpes, marcas, forcejeos. No hubo consentimiento.  

Estamos hartas del silencio, de la complicidad, de los eufemismos, la falta de empatía. De la soledad, la violencia, la desprotección que significa tomar la decisión de denunciar -porque todos piden, exigen, que denunciemos- ¿para qué? Para después decirnos que no nos creen, que porqué ahora, que cuánto tiempo pasó, qué quién te va a creer, que qué estás buscando, que una cosa es el futbolista y otra el otro tema.

¿Cómo abrazamos a una mujer abusada mientras en las pantallas de todos los televisores, en las fotos de todos los diarios, en las fotos de todas las redes, todo le dice que es mentira que denunciar te empodera, que el poder sigue estando del otro lado, en esa sonrisa de su abusador, en ese abrazo con Riquelme, en ese relato que se pregunta por si estará concentrado o no?

¿Hay que suspender un partido? ¿Hay que desvincular a un jugador? ¿Hay que parar el partido? ¿Hay que decir yo con este tipo no juego? ¿Para qué sirven los protocolos de género de los clubes? ¿Qué dicen, cómo hay que actuar? ¿Hablan de las masculinidades? ¿Hay talleres de masculinidades y de género en los clubes? ¿Hay una intención de cambiar algo, de revolucionar todo? 

Cuando ya no es la primera vez que pasa y se suman jugadores denunciados, imputados, procesados ¿hay que “parar la pelota”? ¿Cómo se empieza de cero? ¿Hay que empezar de cero? ¿Hay que dar Educación Sexual Integral? 

¿Alguien -un dirigente, un DT, un jugador, un hincha, un árbitro, un empleado del club- se está haciendo en este momento estas preguntas?

¿O también estamos solas en esta?

FUENTE: Cosecha Roja

Grave denuncia por abusos en un hogar de menores de Tucumán

Una nena le contó a su abuelo que había sufrido una violación en el hogar Goretti, donde permanece institucionalizada. El hombre realizó la denuncia y comenzó a destaparse una trama con sospechas de prostitución y trata de menores.

Cuando A. tenía 12 años, en octubre del año pasado, decidió hablar. Durante una visita de su abuelo al dispositivo de cuidado institucional (DCI) Santa María Goretti de Tucumán, el hogar de menores donde permanecía institucionalizada, le contó que había sido violada. Y que los maltratos y encierros eran moneda corriente.

Apuntó especialmente contra dos preceptores, pero su relato dio cuenta también de la connivencia de las autoridades. Su abuelo realizó la denuncia judicial y la directora fue desplazada. Pero, según los testimonios de cuidadoras, las violaciones continuaron. Incluso, con sospechas de prostitución de menores y vínculos con redes de trata.

Mientras se investigan abusos, maltratos e incluso una muerte dudosa en hogares de menores en Corrientes, otra alarma se enciende sobre niñas institucionalizadas en Tucumán.

El primer eje del escándalo fue en torno a la colocación de dispositivos anticonceptivos en niñas y adolescentes del instituto Goretti, algo también denunciado por el abuelo de A. Pero la directora de Niñez, Adolescencia y Familia, Myriam Martini, que pertenece a la cartera de Desarrollo Social -a cargo de Lorena Málaga- aseguró los procedimientos fueron legales y consentidos, que se hicieron a través del programa sobre Reproducción y Procreación del Ministerio de Salud de la Nación y que se trabaja en base a lo dispuesto por el Plan de Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA).

Sin embargo, más allá de los anticonceptivos, la denuncia apunta a abusos sexuales por parte de dos cuidadores y alerta sobre el ingreso de personas ajenas al hogar que entregaban dinero a las autoridades a cambio de llevarse niñas. “Una cuidadora y una menor –que pedimos que declare en Cámara Gesell- nos dicen que martes y jueves van dos personas con dinero y se llevaban a chicas para prostituirlas.

Hemos dado nombres de menores que nunca han vuelto. Hemos individualizado media docena de casos que no se sabe dónde están, sospechamos que son más. Sospechamos que, además de prostitución, hay trata”, advirtió el abogado Gustavo Morales, representante del abuelo de la niña que se animó a hablar.

La nena, hoy de 13 años, está en un instituto de salud mental y con órdenes de restricción de acercamiento contra los dos preceptores denunciados y las autoridades del hogar, que hasta diciembre estuvo a cargo de Cecilia González y luego quedó en manos de Verónica Cholffo.

“Ahora recién esto ha tomado estado público. Aquí los grandes responsables y donde debe terminar la investigación son la Corte de Tucumán y el Ministerio de Desarrollo Social. Hemos pedido auditorías, hemos puesto en conocimiento a la Corte, que no hizo nada. Ahora pretenden cortar por lo más delgado, pero es mucho más grave”, expresó el letrado en diálogo con Tiempo.

“Cuando le pasa la violación, mi nieta empieza a contar que era maltratada, que la golpeaban, que la llevaban al fondo por supuestos malos comportamientos para aislarla. Y a las otras chicas también. Quedan solas ahí en manos de preceptores que van con medicamentos.

A mi nieta la mantenían drogada, cuando iba a visitarla me decían que dijera día y horario para prepararla. Algo aberrante”,

lamenta el abuelo de A., que ya ratificó su declaración ante la Justicia. El hombre, a cargo de sus cuatro nietos, se contactó con familiares de otras niñas del hogar Goretti. “Es lo primero que hice, porque había algo muy raro, pero muchos tienen miedo de hablar”, contó.

Desde la Comisión de Familia de la Legislatura de Tucumán, el legislador Ricardo Ascárate también acompaña el reclamo del abuelo de A. «Para que se entienda la gravedad de la situación: son tres las personas denunciadas que trabajan en la institución. Pero, además, personas ajenas a la institución que trasladaban a las niñas a domicilios que ellas no conocían”, remarcó en diálogo con El Tucumano.

El caso es investigado por la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual 2. Pedimos allanamientos, secuestros de preservativos y medicamentos, y que tomen declaraciones en Cámara Gesell. Hemos pedido que las revisen a todas”, detalló Morales.

En el hogar permanecen institucionalizadas nenas de 11 a 14 años. “Son todas chicas pobres. Están institucionalizadas por pobres. Generalmente por informes amañados donde dice que el padre o la madre son alcohólicos o no las pueden cuidar. Hay todo un sistema muy aceitado de jueces y funcionarios”, acusó el abogado.

Muerte dudosa en un hogar de Corrientes

Los hogares Rincón de Luz y María de Nazaret, de Corrientes, también quedaron en el ojo de la tormenta en las últimas semanas a partir de denuncias por presuntos abusos y maltratos y, sobre todo, a partir de la muerte de un adolescente de 14 años.

La primera información apuntó al suicidio de Claudio, pero las investigaciones comenzaron a poner en duda esa versión. Por eso el abogado Eduardo Centeno Etchegaray, querellante en representación de un hermano del adolescente hallado muerto, pidió la exhumación de sus restos.

Este martes, el fiscal de Virasoro confirmó que se realizará la medida el próximo 20 de abril en el cementerio local. Las sospechas sobre lo que pasó con Claudio quedaron plasmadas en el expediente: ninguno de los testigos dijo haberlo visto ahorcado, sino simplemente sentado ya sin vida. Una bufanda naranja, presunto elemento utilizado por el joven, fue movida en la escena, que no se resguardó correctamente. “Cada vez hay más sospechas de que no fue suicidio”, advirtió días atrás el letrado a este medio.

La semana pasada, en Corrientes, hubo una masiva movilización por los derechos de la niñez. Para que se investigue y controle lo que pasa en los hogares, pero también para cuestionar la falta de alternativas a la institucionalización para las infancias y adolescencias con sus derechos vulnerados.

Por: Luciana Rosende

FUENTE: Tiempo Argentino

San Luis 2022: tengo el Encuentro con agujeritos

¿Qué pasó para que por primera vez en 35 años haya dos Encuentros? ¿Hay uno que incluye y otro que excluye? ¿Cómo nos paramos frente a esta ruptura? ¿Vamos por la unidad y discutimos hacia adentro o mejor separades para poner en evidencia que hay diferencias irreconciliables?

Desde el Primer Encuentro Nacional, en 1986, en el que alrededor de mil mujeres de distintos lugares del país se juntaron en el Teatro San Martín de Buenos Aires, hasta el último, en 2019, con 300 mil mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales en las calles de La Plata, territorio querandí, pasaron cosas.

Para empezar, 34 encuentros en 15 provincias de todo el país. Pasó la ley de divorcio, la de patria potestad, la de Matrimonio Igualitario. Pasó el Ni Una Menos. La ley de Identidad de Género, la de Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y la Ley Micaela. Pasaron los paros nacionales e internacionales de Mujeres y LGBT+. Se despenalizó y legalizó el aborto. Se sancionó el cupo laboral travesti trans.

Pasó la historia de la democracia y ellas, elles, nosotres, ustedes fuimos parte de la lucha por la conquista de derechos. Mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales, intersexuales, no binaries. Indígenas, originarias, afro, negras, racializadas, migrantes. Sindicalistas, precarizadas, trabajadoras de la economía popular, amas de casa, cooperativizadas, campesinas, autocultivadoras. Madres, abuelas, hijas. Niñas, adolescentes, jóvenes, adultas. Políticas, militantes, intelectuales, científicas, putas, universitarias, secundarias, músicas, dibujantes, actrices, artesanas, médicas, periodistas, enfermeras, bailarinas. Gordas, diversas, no hegemónicas.

Con debates, talleres cada vez más multitudinarios, marchas, asambleas, broncas, angustias, alegrías, triunfos, con una diversidad cada vez más amplia, año a año, fuimos consolidando un movimiento feminista masivo desde las diferencias, desde la calle, con la mística y la sabiduría de las históricas, el empuje de las jóvenes y la irreverencia de las pibas.

¿Qué pasó, entonces, para que por primera vez en 35 años haya dos encuentros, con distintas fechas y consignas? Uno será en octubre: Plurinacional, de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales y No Binaries. Otro, un mes después: Nacional, sólo de Mujeres.

Ambos serán por primera vez en la provincia de San Luis, territorio Huarpe, Comechingón y Ranquel.

La discusión de nombrar al Encuentro “plurinacional” no es nueva. En la 32° edición en Chaco, las mujeres y disidencias de las naciones originarias propusieron que en 2018 el evento fuera en Chubut. La llegada a las tierras ancestrales mapuches del sur fue el contexto para dar el debate. Así fue que en Trelew la mayoría de los sectores pidió declarar al Encuentro Plurinacional e incluir a todas las disidencias sexuales que participan: lesbianas, travestis, trans, bisexuales, no binaries. El cambio no tuvo quorum y la discusión pasó a La Plata.

En La Plata ya se formaron dos comisiones desde el vamos: la oficial, que se negó a acordar el cambio de nombre y una paralela, la Campaña Somos Plurinacional, que impulsó el debate por el cambio de identidad con distintas actividades.

En el cierre tampoco hubo acuerdo. Y así llegamos a los preparativos de San Luis con dos encuentros.

Para Adriana Carrasco, militante lesbiana feminista y periodista, hay contradicciones antagónicas. “Entiendo que es una señal de que las contradicciones que habitan lo que antiguamente se llamaba movimiento de mujeres, y que está integrado por movimientos sociales, movimientos de liberación feministas, transfeministas, de lesbianas, lesbianes, no binaries, travestis, trans, etcétera, muchos de los cuales participan desde hace décadas en los encuentros, han terminado de alinearse como contradicciones antagónicas”, dijo a Cosecha Roja.

Carrasco también es una histórica: fue parte de la comisión organizadora del Primer Encuentro Nacional de Mujeres de 1986. “El Encuentro siempre ha tenido por objeto ampliar derechos, ampliar el horizonte de luchas, mal podría manifestar ese espíritu un Encuentro paralelo que pretende restringir y recortar derechos, que no reconoce a todes les compañeres que hacen el Encuentro”, opinó.

Para ella, se trata de un encuentro paralelo que se niega a habitar el siglo XXI y promueve permanecer en horizontes que ya hemos sobrepasado y desbordado hace décadas:

“Es como volver al colegio de señoritas. Pasaron muchas cosas. Hay compañeras, compañeros y compañeres que transicionaron. Hay una juventud que no se crió con las restricciones que padecimos nosotras y ve el mundo de otra manera, y tiene derecho a construir el mundo que quiere de aquí a los 50 años o más que van vivir”.

Cosecha Roja habló con integrantes de ambas comisiones. Las dos asumen que la ruptura no es nueva y viene de 2019, cuando se formaron dos comisiones paralelas.

En el medio hay acusaciones varias: quienes organizan el Encuentro Nacional de Mujeres, en su mayoría militantes del Partido Comunista Revolucionario (PCR) y de la Corriente Clasista Combativa (CCC), dicen que sintieron violentadas, canceladas y expulsadas de la primera plenaria que se realizó en el comedor universitario de San Luis.

Las impulsoras del Encuentro Plurinacional aseguran que en esa plenaria “se llegó al consenso de que no podíamos seguir nombrándonos Encuentro Nacional de Mujeres”. “Como perdieron el debate, armaron un espacio paralelo”, dijo a Cosecha Roja Pamela Mackey, de la comisión de comunicación y prensa.

“Cuestionamos la idea de Nacional en el sentido de que el Encuentro lo hacen también las migrantes, las indígenas que cuestionan esta idea de nación que las excluye y que incluso cuestionan el feminismo y se llaman antipatriarcales, las negras que reclaman sus formas de organización y la inclusión de su perspectiva y que se sienten incluidas en lo plurinacional y no en lo nacional que esclavizó a muchas de nuestras ancestras”,

dijo Carrasco. “Plurinacional incluye, no expulsa. El viejo criterio de Encuentro Nacional de Mujeres no incluye a todes, expulsa a muchas, a muches y a muchos”, concluyó.

Además de reconocer la multiplicidad de naciones que nos conforman, el otro punto de debate es la diversidad de identidades que son parte de cada Encuentro.

“Frente a la demanda de muches compañeres, hay otro sector que se sigue parando desde un lugar de biologicismo, en un discurso de que cuando hablamos de mujeres nombramos a todes”,

dicen desde la Comisión Organizadora del Plurinacional. “Creemos que nos paramos desde el lugar de acompañar esa dinámica del movimiento feminista, reconocer la mujer blanca cis hetero clase media no es la única sujeta del feminismo. Tenemos que visibilizarlas, reconocer a esas compañeras que el sistema se encargó de invisibilizar”.

Para la CO del Encuentro Nacional, el concepto de mujeres basta para incluirlas a todas. “Las diversidades estuvieron siempre incluidas, siempre que una sea o se sienta mujer, el encuentro es de todas”, dice.

-Pero al no nombrarlas, se las invisibiliza.

-Pero eso (el cambio de nombre del Encuentro) es algo que no podemos resolver desde la comisión organizadora. Eso tiene que surgir de los talleres, de las plenarias con todas las que asisten a los Encuentros. Nosotras no tenemos la potestad de hacer esos cambios, eso lo tienen que decidir las mujeres protagonistas de los Encuentros.

Otra vez: el debate y la decisión mayoritaria en los talleres y los Encuentros de Chaco hasta acá acordaron cambiar el nombre por uno que incluyera a las diversidades y reconociera el territorio como plurinacional. Y también fue un grito que se escuchó en cada marcha de cierre desde 2017 para acá.

Como sea, en el medio de esta ruptura quedamos cientos de miles de mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries en un contexto visiblemente hostil para todes nosotres, quienes nos sentimos parte del movimiento feminista.

Que los transfeminismos se hayan consolidado como un movimiento diverso, plurinacional y masivo que estuvo al frente de las grandes luchas y reivindicaciones de derechos de la última década no es gratis. El movimiento transfeminista es el foco, en los últimos años, de los ataques de las nuevas derechas fundamentalistas.

Argentina no es ajena al fenómeno antiderechos que se posicionó en varios países de Latinoamérica, como Brasil y Perú. Lo vivimos durante el debate de la ley de aborto, con el financiamiento de la Iglesia Evangélica, y lo vivimos ahora con una avanzada contra todos los derechos ganados.

En nuestro país, particularmente, somos el motivo por cada fracaso o paso en falso de este gobierno: si se pierden las elecciones, la culpa la tenemos las feministas, si aumenta la pobreza, es culpa de las feministas, si hay una crisis habitacional, los privilegios son de las travestis y trans.

Como parte de esa avanzada, un Encuentro sin las diversidades es lo que pregonan desde hace años las llamadas TERF. Las feministas transexcluyentes que siguen una corriente biologicista y que, en ese sentido, también funcionan como antiderechos.

La convocatoria de los dos Encuentros por separado sólo trajo, por ahora, confusión. ¿A cuál vamos? ¿Ya es definitivo? ¿No hay posibilidad de unidad? ¿Es mejor así? Si la gobernación de San Luis y los ministerios nacionales garantizan parte de los recursos y espacios públicos, ¿cómo va a ser esa división? ¿Igualitaria? ¿A unas más que a otras?

Para muchas, el mostrarnos (y sabernos) divididas nunca es positivo y en este contexto quizás es lo peor que puede pasarnos como movimiento. Un movimiento que incluye no sólo a diversidades, sino a compañeres de todas las ideologías político partidarias. Y que nunca fue ajeno a los debates internos. Es más: para eso sirven los Encuentros.

En esa línea coinciden quienes plantean que los debates hay que darlos hacia adentro y que lo fundamental es la unidad. Así lo expresaron en la Carta Abierta a las Comisiones Organizadoras del 35 Encuentro San Luis 2022, que hace unos días comenzó a circular:

“No nos hagan elegir entre participar en uno o en otro, no entreguemos este espacio que supimos construir y sostener por 35 años.»

Los movimientos de mujeres, feministas, de las diversidades somos protagonistas de la transformación social para el futuro y de la disputa de sentidos contra los sectores conservadores, fundamentalistas y de derechas que están más vigentes que nunca. Por eso, nos necesitamos unides, diverses, transversales y sobre todo, sin perder de vista nuestra capacidad de estrategia. Para derrotar a los fascismos no podemos hacerlo de otra forma”.

También hay compañeras que no consideran tan dramática la división. Por el contrario, plantean que es una manera de visibilizar que hay un sector excluyente (el que mantiene el nombre “Nacional de Mujeres”) con el que no se puede dialogar.

Mientras vamos saliendo de la pandemia que nos empobreció, calculando cómo vamos a solventar el viaje a San Luis y la estadía con nuestros sueldos precarios y devaluados, nos mandamos mensajes, participamos de debates y nos preguntamos entre nosotres qué hacer, con quiénes hablar, cuál es la mejor estrategia. Nos acompañamos. Y eso también es el feminismo.

FUENTE: Cosecha Roja

Masculinidades trans e identidades no binaries: el 80% sufrió acoso escolar y el 60%, abuso sexual

El 70% evitó controles médicos por temor a sufrir discriminación. El 58% tuvo al menos un intento de suicidio. Datos que exponen la necesidad de políticas públicas específicas para un colectivo poco estudiado y aún invisibilizado. Surgen de un trabajo de Fundación Huésped y la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina.

Por Luciana Rosende

Un estudio de la Fundación Huésped y la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA) apuntó a echar luz sobre un colectivo que aún permanece bastante invisibilizado: el de las masculinidades trans e identidades no binaries. Los resultados evidenciaron la necesidad de generar políticas públicas específicas para un sector en el que el 80% de las personas consultadas padeció acoso escolar, el 60% sufrió algún tipo de abuso sexual y el 70% relegó consultas médicas por temor a sufrir discriminación.

“Hay menos información sobre este colectivo en general. Ha habido más sobre feminidades trans que sobre masculinidades y no binaries. Creo que tiene que ver con cómo se han dado las luchas: fueron más visibles las feminidades. En algún punto se replica lo que pasó en su momento con las personas gays: primero emergieron los hombres homosexuales y después las lesbianas.

Tiene que ver justamente con el género”, analizó Inés Aristegui, Coordinadora de Investigación Social y Participación Comunitaria de Fundación Huésped e investigadora principal del estudio “Estado de salud y factores asociados en masculinidades trans y personas no binaries de Argentina (ESTHAR)”, del que participaron 415 masculinidades trans e identidades no binaries residentes del Área Metropolitana de Buenos Aires (59%) y del Interior de Argentina (41%).

El relevamiento expuso que el 66% de los participantes vivió situaciones de discriminación o un trato negativo relacionado con su identidad de género en los servicios de salud. “En términos de condiciones sociales y necesidades básicas (cobertura médica, nivel educativo, vivienda estable), el grupo de masculinidades lo veíamos en mejores condiciones (en comparación con el de feminidades trans). Sin embargo, las experiencias de discriminación y acoso son altas. Y esto tiene un efecto muy negativo en la salud de las personas. Además, evitar ir al sistema de salud para evadir episodios discriminatorios (algo que señaló el 70% de las personas encuestadas) posteriormente tiene consecuencias negativas sobre la salud”.

Por otra parte, el 53,5% de los participantes indicó que abandonó su hogar en la adolescencia. Y el 33,7% dejó la escuela en esa etapa. Casi el 60% indicó que sufrió violencia familiar y el 58% por parte de alguna pareja. Además, 6 de cada 10 sufrieron alguna experiencia de abuso sexual alguna vez en su vida. De estos, casi la mitad (48%) durante la niñez, el 42,4% en la adolescencia y el 11,6% en la adultez. Y el 58% reportó haber tenido al menos un intento de suicidio.

“En áreas de salud mental, uno está acostumbrado a ver la violencia ensañada con feminidades trans, pero masculinidades y no binaries también están sufriendo, tal vez de otra forma. Hay que atender eso, hacer las preguntas indicadas, trabajar con pediatras y colegios, desde la ESI. Estamos haciendo encuestas sobre población adulta, pero los intentos de suicidio ocurren en la adolescencia, el acoso escolar en la adolescencia o la niñez. Estamos perdiendo la posibilidad de llegar en ese momento, cuando se pueden hacer cosas más preventivas. Hay que trabajar en etapas tempranas”, remarcó Aristegui como una de las conclusiones del estudio.

La encuesta relevó también que “el uso de protección y la práctica de conductas preventivas en las relaciones sexuales no fueron mayoritarios en esta muestra de participantes”. El estudio advirtió que “esta población exhibe una exposición incrementada a adquirir VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y que esta exposición parecería ser subestimada por la misma población”.

“En términos de prevención tiene que haber programas específicos. Por ejemplo, en todo lo que es infecciones de transmisión sexual (ITS), pensar qué campañas hay que trabajar con la comunidad para entender cómo llegar mejor. Sobre HPV (Virus del Papiloma Humano), si necesito controles pero no incluyo una cara de masculinidad trans en la campaña, la comunidad no se siente interpelada”, señaló Aristegui. La necesidad de políticas públicas específicas para esta comunidad, y elaboradas en conjunto con ella, forman parte de las claves que dejó el relevamiento, uno de los primeros realizados en el país sobre la situación de masculinidades trans e identidades no binaries. Formar profesionales e incrementar la oferta de servicios de salud mental transafirmativos también están entre las recomendaciones que surgieron del estudio.

“El enorme aprendizaje también es la importancia de incluir a la comunidad para entender cómo trabajar. Porque pueden faltar programas y medidas, pero si no se piensa con la comunidad misma es muy difícil llegar, hay una especificidad que se pierde”, destacó la psicóloga e investigadora. En este caso, fue la propia comunidad de masculinidades trans y no binaries la que trabajó en el armado de los cuestionarios y el análisis de las respuestas.

FUENTE: Tiempo Argentino